sábado, 19 enero 2019
16:39
, última actualización
Cultura

Sevilla celebra por fin la gran exposición que le debía a Carmen Laffón

La muestra, organizada por el CAAC y que se inaugura mañana en la Cartuja, albergará una amplia colección de novedades.

el 07 oct 2014 / 12:00 h.

TAGS:

CARMEN LAFFON.El proyecto de albergar en Sevilla una gran exposición dedicada a la pintora Carmen Laffón (1934) viene acariciándose desde hace dos años. Tras el empeño ya aparcado por parte del Ayuntamiento de Sevilla de acoger una gran retrospectiva en el Espacio Santa Clara –que se debió inaugurar originalmente en octubre de 2012 y que se pospuso hasta en dos ocasiones–, será finalmente el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) la institución que rinda honores a la trayectoria creativa de Laffón.

Desde mañana miércoles y hasta el 8 de febrero de 2015 podrá verse en el Claustrón Norte y en el Patio de Pérgolas del referido espacio la exposición El paisaje y el lugar, comisariada por Juan Bosco Díaz-Urmeneta, que no pretende ser ni una antológica ni una retrospectiva, pero sí una de las grandes exhibiciones consagradas a Laffón realizadas nunca antes en Andalucía.

Podrán verse alrededor de 200 trabajos, un tercio de los cuales son obra reciente en la que la artista ha estado trabajando intensamente durante todo el pasado verano; estando bastantes de estas piezas pensadas para algunos de los lugares específicos del Monasterio de la Cartuja en el que se ubicarán.

Según Díaz-Urmeneta El paisaje y el lugar «puede verse como un prolongado viaje a lo largo del Guadalquivir, desde la ribera de la Cartuja, hasta su llegada al mar en Sanlúcar de Barrameda», uniendo así las dos tierras centrales en la biografía de Laffón, quien asocia sus primeros recuerdos como pintora a los veranos en una casa familiar ubicada en la zona de La Jara de la mencionada localidad costera gaditana. «Paisajes del encuentro inesperado en la Cartuja, de la vitalidad de las márgenes del río en Bonanza, de la mirada que espera y espía el vigor de la luz sobre el Coto desde Sanlúcar, de la inminencia del mar en la Jara», detalla evocadoramente el comisario de la exposición.

Otros paisajes, tan caros al imaginario de Laffón, estarán presentes, caso de la viña y Granada:«La viña ofrece para la artista acogida y fecundidad, bajo cielos que apuntan al incesante ir y venir de la naturaleza;el Generalife opone al esplendor de la vid la reservada sensualidad del jardín árabe», continúa explicando Díaz-Urmeneta.

La milenaria cultura de la cal, el universo del Quijote y la incesante e inestable idea del viaje son otras de las estancias mentales que encontrarán en la muestra su acomodo en forma plástica. Habrá en ella obras de todos los formatos y de muy diversos materiales. También podrán admirarse algunas que no se han contemplado todavía en Sevilla.

Antes de la frustrada empresa de presentar una exposición en Santa Clara, Laffón ya explicó su intención de integrar el edificio en la exposición. Y aunque el proyecto que ahora se presenta en el CAACsea diferente del planteado para Santa Clara, algunas líneas generales, como esta, se mantienen intactas.

«La muestra, vista en su totalidad, completa un gran ciclo: vuelve a la Cartuja, al Jardín de la Prioral, como si la autora trasladara su estudio al enclave que, en 1976, indagaron los dibujos que abren la exposición», concluye el comisario.

incómoda suspensión. La cancelación de la retrospectiva de Carmen Laffón dio al traste con una de las mayores propuestas del Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS)municipal planteadas en el marco de esta legislatura. Después de la mediática exposición de las Santas de Zurbarán, la gran antológica en la que la artista sevillana iba a mostrar su biografía pintada dentro de espacio histórico era el otro pilar expositivo del Instituto.

Problemas estructurales del parcialmente remozado Espacio Santa Clara fueron posponiendo la muestra de Laffón, a la que se le ofreció realizar una versión reducida aprovechando las dos salas ya acondicionadas, idea que la pintora rechazó desde el primer momento.

Con la muestra del CAAC, parece cerrarse la deuda contraída por su tierra con la pintora y escultora figurativa, Premio Nacional de Artes Plásticas y académica de la Real Academia de Bellas Artes de SanF ernando. Hasta el momento actual, la exhibición más grande dedicada a su figura fue la que presentó el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid en 1992. EnSevilla, la última vez que pudo verse obra suya fue en febrero de 2013, cuando la GaleríaR afael Ortiz inauguró una colección dedicada a la obra litográfica de Laffón.

«El Guadalquivir es el río de Sevilla, mi ciudad de nacimiento, que me lleva a Sanlúcar de Barrameda, mi otra ciudad, donde comencé a pintar y a soñar», dice Laffón, laureada retratista y escultora, género que comenzó a abordar en los años 90. La Cartuja abre de par en par sus puertas a su legado vivo.

  • 1