miércoles, 20 marzo 2019
18:21
, última actualización
Local

Siete entidades vecinales critican dejadez municipal ante los ruidos

Siete asociaciones vecinales de Sevilla y de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) han presentado una reclamación al Ayuntamiento por incumplir los plazos para crear el botellódromo y por no haber elaborado los mapas de ruido.

el 15 sep 2009 / 20:13 h.

TAGS:

Siete asociaciones vecinales de Sevilla y de Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) han presentado una reclamación al Ayuntamiento por incumplir los plazos para crear el botellódromo, por no haber elaborado los mapas de ruido según prevé la ley y por no haber renovado la declaración de zonas afectadas.

En su reclamación, facilitada a Efe, los firmantes destacan que los mapas de ruido de Sevilla deberían haberse aprobado antes de junio de 2007, que el botellódromo estaba previsto en una ley de la Junta que entró en vigor hace más de un año y que el Ayuntamiento debería haber adaptado en 2004 sus ordenanzas municipales al Reglamento contra la Contaminación Acústica de la Junta aprobado en 2003.

Después de cinco años de la aprobación de dicho reglamento, dicen los firmantes que el Ayuntamiento de Sevilla no ha comenzado a cumplir sus competencias en cuanto a la comprobación in situ por personal funcionario del cumplimiento de las medidas de estudio acústico, como está previsto.

El escrito está firmado por los representantes de las asociaciones de vecinos Huerta de la Salud, Estación de Córdoba, Guadalquivir, Blanco White, La Florida, Triana-Casco Antiguo y por la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) de la calle Betis.

Entre otros incumplimientos, dicen que la normativa andaluza obliga a "medir cada tres meses las zonas saturadas de ruidos e ir tomando consecutiva y necesariamente medidas correctoras adicionales", lo que en Sevilla "ni se hace ni se ponen los resultados a disposición pública". "Lo que es más grave: el Ayuntamiento viene renovando continuamente las Zonas Saturadas sin tomar las medidas correctoras que marca el decreto andaluz", denuncian.

En la reclamación se lamenta el "incumplimiento" por parte del Consistorio sevillano de su obligación de "resolver y de servir a los ciudadanos con buena fe" y se advierte de que este escrito es previo al planteamiento del caso ante los tribunales según lo previsto en la Ley de lo Contencioso-Administrativo.

Afirman que "los niveles de ruido provocados por la dejadez del Ayuntamiento está provocando daños físicos, psíquicos y en las relaciones laborales y familiares a los afectados, a los que no se permite el disfrute de sus derechos constitucionales a la intimidad del hogar, la salud, la integridad física y un medio ambiente adecuado".

Entre la documentación que piden de nuevo al Consistorio se encuentran todas la reclamaciones patrimoniales por ruidos que hayan presentado los vecinos, ya que el escrito dirigido a la delegación de Medio Ambiente recuerda que el Ayuntamiento "ya ha sido condenado específicamente en tres ocasiones por no controlar estas actividades".

  • 1