martes, 18 diciembre 2018
10:07
, última actualización
Cultura

Sola ante el peligro

Lugar: Teatro el Duque, 16 de enero. Obra: Desmontando a Isabel. Compañía: Histrión Teatro. Texto: Luis Felipe Blasco Ibáñez. Dramaturgia y Dirección: Julio Fraga. Composición musical: Javier Viana, de Pipió. Interpretación: Mari Paz Sayago. Calificación: Tres estrellas

el 18 ene 2015 / 13:08 h.

Si algo no falta en Andalucía son buenos intérpretes de teatro, tanto cómicos como dramáticos. Algunos incluso dominan ambos registros. Es el caso de Mari Paz Sayago, quien con este monólogo demuestra que además de una excelente cómica es también una magnífica actriz dramática. La obra aspira a perfilar una singular semblanza de la Reina Isabel la Católica, un personaje tan complejo como interesante que parece estar de moda, sobre todo desde que Televisión Española apostara por él elaborando una serie que cuenta su historia con todo lujo de detalles. De ahí que esta obra intente delimitar una mirada diferente. Tal vez por ello arranca justo después de una disputa de Isabel con Juana, algo que no pasaría de ser el típico desencuentro entre madre e hija si no fuera porque en ello subyace la cuestión de su descendencia. Así, desde el principio Isabel se muestra como una reina firme y apunta un interesante conflicto que, por desgracia, no acaba de concretarse. De la misma manera, el texto señala también otros conflictos subyacentes, como la indignación de la reina por las continuas infidelidades de su marido -que a pesar de su poder debe asumir por su condición femenina- o las miles de vida que tuvo que sacrificar para engrandecer su reino. Cualquiera de estas cuestiones hubiera dado para un solo monólogo, pero por desgracia esta propuesta no profundiza en ninguna de ellas. Tampoco la dramaturgia y la puesta en escena de Julio Fraga facilitan que la actriz pueda transmitir todo el potencial emotivo de su personaje. Tanto la escenografía como el vestuario y la iluminación delimitan un espacio escénico que constriñe las acciones, que ya de por sí son un tanto escasas. El ritmo es irregular y algunas transiciones, a pesar de la hermosura de la música, resultan un tanto bruscas. Todo ello deja a la actriz sola ante el peligro. Pero ella logra cautivarnos con una brillante modulación de la voz y una gestualidad contenida que engrandece a su personaje.

  • 1