viernes, 14 diciembre 2018
08:08
, última actualización
Local

"Sólo he pisado los platós del corazón para defenderme"

el 06 jun 2012 / 20:15 h.

TAGS:

El cantante Al Bano iniciará su gira española el próximo día 21 con el concierto Viva Italia en Fibes.

Aunque Viva Italia bien podría haber significado la última mirada nostálgica de Al Bano (1943) a las canciones que le dieron la gloria, el artista italiano, lejos de cerrar ciclo, inaugura uno nuevo en el que presenta su repertorio de siempre con arreglos distintos. Una manera de quitar el polvo a un ramillete de históricos éxitos que podrán escucharse el próximo jueves 21 de junio en el Auditorio Al-Andalus de Fibes.


-¿Por qué hacer sonar diferente canciones que funcionan tan bien en su formato original?

-Siempre hay que renovarse aunque sea con versiones de legendarios hits de la música italiana. Lo he hecho muchas veces en mi carrera, así que en ese sentido no es novedad. Pero en esta nueva gira la particularidad recae en que toco temas que jamás antes había arreglado como Margarita, de Richard Cocciante, que te pone la piel de gallina, o Y tú, de Claudio Baglioni, con una fuerza musical que nunca antes había sido tal.

-Pero es usted un nostálgico empedernido, siempre regresando a su pasado musical...

-Sí, lo soy. Pero busco quitarle un poquito el polvo a la palabra nostalgia. Mire, tengo 300 canciones en la recámara y algunas son ya tan clásicas como lo es La consagración de la primavera de Stravinsky. Además, personalmente opino que la música de los años 70 y 80 sigue teniendo una vitalidad inmensa, mucho mayor que la de buena parte de la que se compone hoy día.

-Hay quienes le encasillan dentro de la canción melódica, otros le tildan de popero y hasta están los que opinan que representa a la música étnica italiana...

-Todo eso son tonterías. No quiero que me identifiquen exclusivamente con una etiqueta. Se clasifican los quesos, los vinos... pero no las músicas ni a los artistas. No quiero etiquetas. Mi música es el resultado de mi experiencia vital. ¿Cómo podría resumirse en una sola palabra?

-Italia, como España, Portugal o Grecia, atraviesa momentos durísimos en lo económico. Pero usted insiste con las canciones de amor...

-Sé por dónde va. Yo he cantado todo lo que he vivido: el amor, el sufrimiento, la locura, también la política. La vida es un cambio constante y cada nuevo acontecimiento ha tenido su contrapartida en mis canciones.

-¿Se regenera el público de Al Bano con la llegada de las nuevas generaciones?

-Mis fans, los de toda la vida, son evidentemente mayores, como yo. Pero tengo la suerte de continuar enganchando a los jóvenes. Venga a mi concierto y lo comprobará usted mismo.

-Tiene unas bodegas de gran renombre y una cuenta bancaria muy saneada. ¿No le tienta la retirada de la primera línea?

-No. Mi familia es mi público. Yo escogí hace muchos años este estilo de vida y, con sus alegrías y sus tristezas, me debo a él. Es en el teatro donde me siento bien.

-¿No le molesta ser casi tan conocido por su trayectoria artística como por sus frecuentes visitas a los platós de programas del corazón?

-No los he pisado por gusto. Si he pasado por algunos ha sido única y exclusivamente para defenderme de las innumerables calumnias que han vertido contra mí.

-No se arrepiente de nada entonces...

-No. Todo lo que he hecho es parte de mi vida y no se puede cambiar, tampoco quiero hacerlo.

-La polémica que un programa de televisión en España montó sobre su hija Ylenia todavía colea. ¿Algún día se apaciguará?

-Depende de ustedes, los periodistas, lograr que se olvide.

  • 1