miércoles, 19 diciembre 2018
09:55
, última actualización
Local

"Soy un creador humilde, pero con amor propio"

el 03 nov 2011 / 12:07 h.

TAGS:

Los Días Intactos es el quinto álbum de estudio de Manolo García. Catorce nuevas canciones grabadas entre Girona y Los Angeles en las que el músico catalán muestra su parte “más eléctrica y rockera”. Canciones, después de todo, pues como él mismo confiesa, es un “creador humilde” que hace “música pop”, aunque tiene su “amor propio como músico”.

A la venta desde el pasado 25 de octubre, Manolo García explica que tenía “ganas de volver atrás, no al mismo punto, porque es imposible, pero sí a un atrás” en el que se encontrara “como cuando empezaba”. “Quiero recuperar esa inocencia, pensar que una canción era la leche, cuando tienes dieciséis años. Por eso ahora he cogido mi estilo del principio. Cuando empecé a mí me gustaban Deep Purple, luego vino Camarón, el flamenco y las músicas de fuera. Por qué no intentar tocar como ese guitarrista adaptándolo a mi modo de hacer. Al final he conseguido un disco de powerpop”, argumenta.

El músico confiesa que siente “intacta” la necesidad de crear, “buscar nuevas emociones, una nueva ilusión”, y por eso siempre se emociona cuando piensa que va a hacer un nuevo disco. Además, añade que le gusta cambiar para no aburrirse, de manera que se pone “retos”, como grabar en Estados Unidos con gente que no conoce de nada.
Se confiesa Manolo García fan de las “canciones con mensaje”. “Me gusta leer los textos de Dylan, me gustan los textos de Leonard Cohen. La música lúdica o de baile, la que solo tiene una pretensión física de bailar y de fiesta, también me parece importante, pero me gusta más la música que te induce a la reflexión y te produce emoción. Para mí los textos en la canción son vitales. Si además el texto me llena de algo ya me muero. Si una canción tiene buena música y buena letra es una canción que te da el 200%”, defiende.
En esta línea, aclara que en sus canciones está su “visión de la jugada”, pero no sus “vivencias personales”, por lo que puntualiza que las personas que escuchan sus letras y piensan que es de una manera o de otra “están equivocadas”. Al mismo tiempo reconoce, eso sí, que hay “miles de fragmentos” suyos en cada canción. Porque al final, tal y como recalca, él es un “detective de pacotilla de momentos” al que le “encanta” que le “cuenten cuentos”, y que sólo pretende “contar fábulas”.

Sobre el contenido del disco, asegura que ha querido “transmitir una cierta euforia, ciertas ganas de salir adelante”. “Hay muchísima gente pasándolo mal, con problemas de empleo. Y no podemos ser agoreros y poner más piedras para hundirnos. Al contrario, hay que aminar y decir a la gente que vamos a salir adelante entre todos. Tengo fe en la ciudadanía, en la sociedad civil. No tengo tanta fe en el cuerpo político, el empresarial o el económico. Me dan palo porque son egoístas: dinero, dinero, negocios, negocios... Ellos quieren machacar al que se ponga por delante, chuparle la sangre. ¿Eso es un negocio? Eso es una felonía, una villanía”, señala.

Por ello, dice apoyar los movimientos de protesta. “Yo estoy con la gente. Me emociona cuando la gente sale para reivindicar algo. Yo me sumo a ese movimiento que reclama cosas absolutamente justas. Eso es lo que me da euforia y estas ganas de decir: hay que salir, hay que salir, hay que salir... Y si hay no sé cuantos millones de parados, hay que conseguir que baje esa cifra. Pero no pienso en que lo van a conseguir los políticos. Estoy un poquito cansado de su foto, de su royo. No un poquito, estoy completamente harto. Me emociona la gente que sale a la calle y me sumo a las protestas porque, en general, son justas”.

A la pregunta de si existen los días intactos, asegura que “si tienes un buen trabajo y un entorno que funciona, claro que puede empezar el día bien”. “Si llevas cinco años en paro y tienes cuatro hijos, el día empieza fatal. Pero si no tienes trabajo puedes salir a la calle a quejarte. Puedes acudir a alguna puerta junto a otras personas como tú y decir: señores, que esto es injusto”.

En las letras de este álbum vuelven a escucharse cuestiones recurrentes en su carrera, como el rechazo a las prisas, al consumismo o la invención de paisajes. “Trato de luchar contra aquello a lo que se nos somete: prisas, consumo... Aquí ya no es que el de arriba empuje al de abajo. Lo grave para mí es que el de abajo empuja al de al lado. Por ahí lo van consiguiendo. Remar contra corriente siempre me ha parecido un asunto vital”.
Manolo García confiesa que se inspira viviendo el día a día “de una manera bastante callejera”. “Yo soy bastante gato callejero. Me interesa la vida a ras de suelo. No me interesan las alturas. Las canciones van saliendo día a día. Yo soy muy observador, una persona con muchas ganas de escuchar. No me gusta el protagonismo. Ya bastante protagonismo tengo durante unos meses. El resto del tiempo observo y aprendo. Soy aprendiz. En la calle tienes canciones”.

  • 1