miércoles, 12 diciembre 2018
03:42
, última actualización
Local

Trabajo de clase: dejar de fumar

Cinco adolescentes de un instituto sevillano ganan un concurso por dejar el hábito.

el 30 may 2012 / 19:50 h.

TAGS:

Ana y Beatriz, de 15 años y alumnas de 4o y 3o de ESO en el IES Luis de Guevara de Écija , llevan dos meses sin fumar, un hábito que adquirieron a los 13 y 12 años respectivamente. Sabían que fumar "es malo" , pero no se habían propuesto nunca dejarlo en serio. El concurso Déjalo y gana que promueven las Consejerías de Salud y Educación dentro del programa A no fumar me apunto dirigido a los más jóvenes les dio el empujón. Si se comprometían a no fumar durante el mes de abril ganarían un vale de 50 euros para material deportivo y académico. Como ellas, este año lo han conseguido 40 estudiantes en Andalucía. Los cinco ganadores de Sevilla son alumnos del IES Luis de Guevara, que lleva tres años participando en el programa, al que se apuntaron unos cien escolares de los 850 alumnos del centro, según explicó el orientador del mismo, José Manuel Campos.

Según la Encuesta Andaluza de Salud de 2011, cuyo avance presentó el martes la consejera de Salud, María Jesús Montero, en el Consejo de Gobierno, la edad media de inicio al consumo de tabaco se sitúa actualmente en los 17,1 años (16,6 los hombres y 17,8 las mujeres), un año más tarde que en 2007. Pero la adolescencia sigue siendo la franja de edad más peligrosa para caer, según recuerda la consejería con motivo del Día Mundial sin Tabaco, que la Organización Mundial de la Salud celebra hoy, 31 de mayo.

"Empecé a los 12 años con una amiga, que si probando y eso", relata Beatriz. La historia de Ana es similar. Fumó los primeros cigarrillos "saliendo" con la pandilla. Su madre fuma aunque no sabía que ella lo hacía. Los de Beatriz nunca han sido fumadores aunque sí sabían que ella lo era. "No fumaba en casa, solo en la calle, pero me decían que lo dejara", relata. Su consumo medio era de cuatro o cinco cigarrillos diarios.

Aseguran que dejarlo les ha costado menos de lo que creían y, aunque para ganar solo les exigían dejar de fumar durante el mes de abril -un médicoiba a los centros para practicar la prueba de la coximetría que permite detectar la presencia de nicotina- hoy siguen sin fumar y no creen que vuelvan a recaer. Se alegran de la decisión porque saben que, como pone en las cajetillas, el tabaco perjudica seriamente la salud. "Notaba que al correr me ahogaba", reconoce Ana. Aunque han echado mano de algún chicle o caramelo para quitarse el mono, una de las principales tácticas que han tenido que seguir es no juntarse con gente que fuma. La presión social del grupo a esta edad es una de las causas del inicio en el tabaco. Su consejo ahora es claro ante las tentaciones para probarlo: "Que no le echen cuenta, que es malo", dice Beatriz.

El concurso, dirigido a alumnos de 14 a 19 años, tiene también una parte preventiva destinada a adolescentes que no han fumado nunca, con el objetivo de que no empiecen. También hay tres alumnos del Luis de Guevara entre los cinco ganadores de esta fase, una de ellas Cristina, de 14 años y estudiante de 3o de ESO. "Lo he probado alguna vez pero no me gusta", reconoce. Curiosamente, sus padres son fumadores aunque no lo hacen delante de ella. "Yo les digo que lo dejen, lo han intentado pero no han podido", dice. Sin embargo, sus amigas no fuman.

Los otros ganadores de esta parte del concurso son del IES Alvareda de Dos Hermanas y del Miguel Servet de la capital, un centro cuyo 1o E de ESO también ha ganado el concurso de Clases sin Humo (hay un ganador en cada provincia) por las actividades de sensibilización y prevención realizadas, porque durante el seguimiento ninguno de sus alumnos comenzó a fumar y por el eslogan antitabaco creado: "Si no fumas tu vida tendrá más años y tus años tendrán más vida".

La vicedirectora del centro y coordinadora del programa, Emilia Rodríguez, destacó que es la primera vez que el centro concurre y participaron dos primeros de ESO y cinco segundos, además de los alumnos de 3o y 4o que concurrieron individualmente al Déjalo y gana. Destacó que durante el seguimiento a los escolares pequeños para el concurso Clases sin Humo -que dura cinco meses y cada 15 o 20 días se comprobaba que no fumaban con tutorías y con pruebas coximétricas- hubo alumnos que registraron valores positivos "porque en su casa fuman". "Se habló con los padres y un grupo se apuntó a un programa para dejarlo en el centro de salud ", explicó la vicedirectora del centro, que llamó la atención sobre los casos de fumadores pasivos entre los adolescentes cuyos padres fuman.

  • 1