viernes, 14 diciembre 2018
20:30
, última actualización
Local

Tres años, dos gobiernos y un pacto sin cumplir

La novena legislatura comenzó con unas elecciones que ganó el PP, lo que obligó a las dos fuerzas de izquierda a alcanzar un acuerdo.

el 27 ene 2015 / 11:00 h.

TAGS:

DEBATE DE INVESTIDURA DE SUSANA DÍAZ Diego Valderas, José Antonio Griñán y Susana Díaz. Por A. Cabello y L. Blanco Cuando vaya a votar al presidente de la Junta el 22 de marzo no habrán pasado ni tres años desde la última vez, pero el Gobierno saliente poco tiene que ver con el que se constituyó entonces, empezando por su jefa, Susana Díaz, que relevó a José Antonio Griñán hace 16 meses. Tampoco los candidatos electorales pues ni Díaz (PSOE) ni Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) ni Antonio Maíllo (IU) concurrieron y Podemos ni existía. La IX legislatura ha tenido un gobierno bipartito de PSOE e IU y dos presidentes, ha estado marcada por recortes combinados con el discurso de que en Andalucía hay líneas rojas, salpicaduras judiciales de los escándalos de corrupción de anteriores gobiernos socialistas o la tensión entre los socios que ha terminado.

ÉXITO SOCIALISTA SIN GANAR Y CONTRA  PRONÓSTICO

Con los sondeos en contra y su decisión personal de no adelantar las elecciones andaluces con las generales, Griñán conservó la Junta para el PSOE. Era presidente desde 2010 pero sin pasar por las urnas, tras la marcha de Manuel Chaves en pleno escándalo de los ERE. No ganó el 25 de marzo de 2012 pero tampoco se pegó el descalabro vaticinado. Los 50 históricos escaños del PP no fueron suficientes y PSOE (47) e IU (12) pactaron gobernar en coalición.

UN PACTO DE 28 LEYES Y 250 MEDIDAS

El pacto de PSOE e IU se concretó en 250 medidas y 28 leyes. En el reparto del Gobierno de Griñán, el entonces líder de IU Diego Valderas asumió la Vicepresidencia y una de las tres carteras que cogió IU, entre ellas la deseada Fomento y Vivienda, que pese a la falta de dinero para inversiones acabó dando a IU la oportunidad de brillar con su ley antidesahucios. Griñán por su parte situó de mano derecha a Susana Díaz en Presidencia, su primer cargo en la Junta.

EL BIPARTITO SE ESTRENA CON RECORTES

En junio de 2012, una de las primeras normas aprobadas fue el plan de ajuste para cumplir el déficit impuesto por el Estado. Había que recortar 2.700 millones y 750 tocaban el bolsillo de los empleados públicos, además de paralizar la inversión. Para IU, aliado de los funcionarios en la defensa de lo público, fue un sapo que tragarse. La Junta incidió en la subida de impuestos a las rentas altas o la reducción de altos cargos pero sobre todo culpó de los recortes al Estado y sacó pecho de evitar despidos en Educación y Sanidad.

COMISIÓN DE  INVESTIGACIÓN DE LOS ERE

Era una de las exigencias de IU. Por primera vez en 17 años, el Parlamento investigó la gestión de anteriores gobiernos, en concreto, el presunto fraude masivo en la concesión sin controles de 885 millones en subvenciones a ERE durante una década. Griñán, Chaves y consejeros actuales y pasados se enfrentan al interrogatorio de PP y, sobre todo, de IU. Pero tras 5 meses, en noviembre de 2012 no hubo dictamen consensuado: el PP quería elevar la responsabilidad hasta Chaves y Griñán, el PSOE dejarla en el exdirector de Trabajo Javier Guerrero, e IU llegar al menos a los exconsejeros de Empleo José Antonio Viera y Antonio Fernández.

PRIMER PRESUPUESTO SIN 3 VOTOS DE IU

El primer presupuesto del bipartito caía en inversión y mantenía los ajustes. Tres de los 12 diputados de IU no lo votaron y se hicieron oír las voces que siempre cuestionaron la conveniencia de gobernar con el PSOE.

IU RENTABILIZA LA LEY ANTIDESAHUCIOS

La norma que más llamó la atención no estaba en el pacto y, aunque fue perfilada por ambos, la impulsó y rentabilizó IU. Permitía expropiar el uso de viviendas vacías a los bancos –aspecto suspendido tras el recurso al Constitucional del Gobierno- y multarles si no las ponían a disposición de los registros de demandantes.

Y EL PSOE, LAS TRES COMIDAS AL DÍA

Celoso de que el socio minoritario parezca llevar la iniciativa, el PSOE impulsó un plan de medidas contra la exclusión social como la garantía de tres comidas al día a los niños en los colegios, un plan de empleo y más dinero para el Salario Social o los dependientes.

GRIÑÁN ABRE EL MELÓN DE LA SUCESIÓN

En el debate del Estado de la Comunidad (junio de 2013) Griñán anuncia que no será candidato a la reelección. La instrucción de los ERE se estrecha a su alrededor. Se abre el debate del adelanto electoral, que niega insistentemente, y de su marcha aún sin urnas, como finalmente ocurrió tras el verano. Susana Díaz es designada sucesora al frente de la Junta y candidata electoral.

E IU HACE SU RELEVO SIN RUIDO

Sin la jauría de grillos acostumbrada, en IU toca renovar la dirección y en junio de 2013 Antonio Maíllo sucede a Valderas. El cambio interno afecta al bipartito porque el interlocutor en éste ya no controla el partido y la nueva dirección de IU es más crítica con el pacto.

SUSANA DÍAZ FORMA UN GOBIERNO ANTI ERE

Mientras tomaba posesión el gobierno de Díaz, el 10 de septiembre de 2013, Alaya lanzó un auto bomba en el que preimputaba a Chaves, Griñán y cinco exconsejeros, algunos relevados en ese nuevo gobierno. Ello precipitó la marcha de Griñán al Senado para seguir aforado. Con un gobierno de perfil bajo y presidencialista, Díaz prometió abrir ventanas contra la corrupción, marcando distancias con sus antecesores. Cerró los segundos presupuestos con IU, también a la baja pero con menos ruido de los diputados de la coalición, no así de la nueva dirección.

CRISIS DE LA CORRALA

El realojo de 22 familias expulsadas de la Corrala Utopía generó la primera crisis de gobierno entre PSOE e IU en abril de 2014. La Consejería de Fomento, dirigida por Elena Cortés, tomó la decisión de dar una nueva vivienda a 10 de estas familias recurriendo al parque público de la Junta, mientras que las 12 restantes se obtendrían recurriendo al mercado privado. Sin embargo, horas después la Consejería de Presidencia decidió poner freno a esta propuesta alegando que se debía de ajustar a la legalidad. Una chispa entre consejerías de distintos partidos se propagó en un incendio feroz en las más altas instancias del gobierno. Díaz decretó la retirada de competencias en la adjudicación de viviendas protegidas a IU. En ese momento, las desavenencias parecían irresolubles y la ruptura del pacto cuestión de horas. Sin embargo, in extremis, ambas fuerzas lograron alcanzar un acuerdo tras 72 horas.

ELECCIONES EUROPEAS

Los comicios europeos del 25 de mayo de 2014 supusieron la primera aparición de Susana Díaz en unas elecciones como líder indiscutible del PSOE-A. Y los resultados refrendaron aún más su mando. A nivel nacional, los socialistas tuvieron unos resultados muy pobres, tanto que Alfredo Pérez Rubalcaba se vio obligado a dimitir como secretario general. Frente a ello, Díaz presumió de ser la fuerza más votada en la comunidad con más de nueve puntos de ventaja sobre el PP. Tras tres derrotas consecutivas, el PSOE andaluz volvía a disfrutar de una noche electoral victoriosa en la comunidad. Las elecciones supusieron un respaldo en las urnas a las dos fuerzas políticas que sustentaban el pacto. IU, con un apoyo del 11 por ciento de los votantes, mejoró también sus resultados, aunque vio limitadas sus expectativas por la aparición de Podemos (7 por ciento de los votos)

APROBACIÓN DE LEYES

El impulso de los buenos resultados electorales empuja al gobierno bipartito a la aprobación de las dos primeras leyes que estaban dentro del pacto de gobierno suscrito dos años antes. El Parlamento Andaluz aprueba en junio, con los votos de PSOE e IU, la Ley de Transparencia, una de las grandes apuestas de Susana Díaz para la legislatura. Sólo dos semanas después, y también por unanimidad, la Cámara da luz verde a la Ley de Transexualidad, otra de las que figuraba en el paquete de 28 que programaron las dos fuerzas de izquierda en su acuerdo de gobierno. En su intento de dar la imagen de un Ejecutivo valiente y distinto a lo que se legislaba en otras regiones, la norma fue definida como “pionera estatal y mundialmente”.

LAS CRÍTICAS DE ALBERTO GARZÓN

La aparición de Podemos supone una amenaza para los partidos tradicionales. En este sentido, IU siente que la formación de Pablo Iglesias le ha arrebatado un segmento de posibles que votantes. Tras las elecciones europeas aparece con fuerza la figura de Alberto Garzón como el hombre destinado a catalizar todas las fuerzas de izquierda, incluida Podemos. Sin embargo, su mensaje, lejos de estrechar lazos con el PSOE los difumina. En este sentido, Garzón reconoce en una entrevista a El Correo de Andalucía, el pasado julio, que la alianza entre PSOE e IU en Andalucía resulta contradictorio con su idea de unificar a las fuerzas de izquierda. Susana Díaz interpreta estas palabras como una radicalización de IU que no está dispuesta a asumir.

LA ASAMBLEA DE BALANCE DE IU

A finales de diciembre de 2014, IU en Andalucía celebra una Asamblea de Balance para calibrar cuál es el sentir de su militancia sobre la estrategia política de su formación. El coordinador regional, Antonio Maíllo, pretende dar un impulso a su coalición cuando todas las encuestas señalan que IU será el principal damnificado por el surgimiento de Podemos. La dirección percibe descontento entre las bases y se ve obligada a incluir en un documento final la celebración de un referéndum en junio de 2015 sobre el mantenimiento del acuerdo con el PSOE. Además, insta a la creación de una comisión de investigación en el Parlamento para investigar la corrupción en todos los partidos. Desde el PSOE estas dos iniciativas se interpretan como parte de la estrategia de radicalización de su socio. Pese a ello, dos días después aprueban los presupuestos para 2015.

BROTES DE INESTABILIDAD

El último desencuentro se produce con la intención de Diego Valderas de viajar al Sahara. La propia Susana Díaz salta de nuevo a la escena para desautorizar a su vicepresidente, que aplaza su decisión. Esta falta de sintonía entre ambos sobre este asunto es aprovechada por Alberto Garzón para volver a atacar a la presidenta a la que califica de “indecente” por su posición en el asunto del Sahara. Es cuando por vez primera la presidenta avisa de que no ve condiciones de estabilidad para mantener el pacto de gobierno, a ello suma el referéndum y la comisión de investigación sobre corrupción. A pesar de los llamamientos de distintos líderes de IU a la calma y a que no hay razones para fulminar la legislatura, los socialistas se sienten atacados y su discurso llega hasta un punto de no retorno. ~

  • 1