viernes, 16 noviembre 2018
03:52
, última actualización
Local

Un destino final que da dinero y vida

el 01 dic 2011 / 17:35 h.

TAGS:

En la frontera de la mayoría de edad, la franquicia NFS despide el año con uno de los títulos más esperados en el mundo de la conducción arcade. La saga ha pasado por este tiempo por diferentes maneras de afrontar el mundo de la velocidad y con esta entrega pretende abrir un nuevo camino y desmarcarse de la simulación que ofrecen los Shift.
Need for Speed : The Run aporta su granito a la saga en un juego que lleva al jugador a cruzar de costa a costa los Estados Unidos, desde el Golden Gate de San Francisco al Empire State de Nueva York,  pasando por diferentes parajes muy conocidos de la geografía norteamericana.  Electronic Arts ha puesto mucho empeño en que el estudio mejore los escenarios, de tal manera que es la primera vez que el juego se asienta al completo en escenarios reales de diferentes estados de EEUU.
De la mano de los escenarios va también un guion sencillo y que lleva al protagonista, Jack, a tener que competir en una carrera ilegal junto a 200 competidores más con el objetivo de ser el primero y alcanzar un premio multimillonario que le pueda salvar de las deudas que tiene en Chicago.
5.000 kilómetros por delante, reducidos a 300 en el juego y que quedan divididas en etapas donde las reglas no existen, en unos escenarios que alternan los espacios más abiertos con el tráfico que pueda haber en cualquier urbe. Unas carreras a las que se han incorporado algunas novedades para no caer en la monotonía del pilotaje, mezclando la conducción clásica e intensa de títulos anteriores de la casa. También aparecen rivales con retos puntuales  y otros como la Policía, que obligará a mantener el grado de fugitivo por las dos vías a las que lleva el juego.
La trama incorpora por primera vez historias fuera del vehículo. Las persecuciones a pie, vía Quick Time Events, sirven para poder engarzar unas carreras con otras y que el jugador pueda sentir cierta fusión en el hilo argumental de la historia y, de camino, dar un descanso al pulgar de las frenéticas carreras que brinda el juego. Una apuesta pionera en la franquicia y que pude que sea el pilar de próximos juegos de la serie y que se han visto permitidos gracias al recorrido que tiene el motor gráfico del juego, el Frostbite 2.
Después de ver su comportamiento en el recién estrenado Battlefield 3, la espectacularidad de las carreras adquiere una dimensión diferente con respecto a cualquier juego de la saga. Lo que sí se comparte es el Autolog que se estrenó en el Hot Pursuit, un sistema que permite competir y comparar tiempos con otros jugadores y que se incorpora en éste  al modo carrera.
El parque móvil alcanza el medio centenar de vehículos con las marcas más preciadas dentro del mundo del motor y un multijugador de ocho jugadores que obligará a rotar los vehículos en cada circuito.
Y por si fuera poco, el estudio Black Box selló una alianza con la revista Sports Illustrated que ha permitido llenar el contenido de caras bonitas dentro del juego, como son las modelos de renombre internacional Chrissy Teigen e Irina Shayk, actual novia del futbolista del Real Madrid Cristiano Ronaldo.

  • 1