viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Deportes

Un mal día para Mel

Quitando la media hora anterior al descanso, el Betis fue un equipo temeroso que dio la impresión de dar por bueno el empate. Y encima Mel quitó a Emana el día en que era el mejor...

el 03 abr 2011 / 19:24 h.

Pinche en la lupa para ampliar la imagen.
Si Pepe Mel quería ganar de verdad al Celta, sólo lo pareció en la media hora que va desde el minuto 15 al descanso, el único tramo en que su Betis se lanzó a por su rival como lo que es, un equipo sencillamente mejor. Pero la actitud del primer cuarto de hora y sobre todo el bajón de la segunda parte en intensidad, ritmo y todo lo que se requiere para batir al rival que te persigue en la clasificación deben conducir al técnico a la reflexión. Que los futbolistas saliesen al partido más importante del año con esa actitud timorata y vulnerable es un debe que se le tiene que asignar sí o sí. También es culpa suya que el equipo no aprovechase la superioridad numérica ni la euforia por el empate y confundiese paciencia con lentitud y previsibilidad (¿por qué esa fijación por atacar sólo por la izquierda?). Y por supuesto es 100% responsable de transmitir la sensación de que el empate le valía al Betis, porque de otro modo no se entiende que quitase al mejor, a Emana, que en muchas otras ocasiones mereció el castigo pero no ayer. Por un día fue medroso Mel, que ya apuntó maneras el día del Rayo, y su equipo no pudo con el muro que le colocó el Celta. Y menos mal para él que el árbitro expulsó a Aspas, porque la roja a Belenguer descompuso al Betis y el partido empezaba a tener muy mala pinta de verdad.

  • 1