martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización

Un vecino de Écija lleva esperando diez meses una prueba de ADN por una herencia

Un vecino de Écija, Rafael Rebollar, lleva desde finales de febrero de 2009 esperando el resultado de una prueba de ADN que le puede hacer millonario. Rebollar afirma ser hijo ilegítimo de Rafael Ostos, un millonario fallecido y espera que la comparación de su material genético le permita heredar parte del legado que dejó éste.

el 02 ene 2010 / 19:16 h.

Momento de la exhumación del cuerto, en febrero de 2009.

Lo curioso del caso es que las pruebas de ADN no se están haciendo a los restos del supuesto padre de Rebollar, sino a los de un hermano de aquel, José Ostos, enterrado hace aproximadamente unos 15 años. "El presunto padre fue incinerado y no sería posible la realización de la prueba biológica para ver si tiene la misma sangre que quien reclama esa filiación", explica Fernando Osuna, abogado de Rebollar.

Para poder comparar el ADN del demandante con el de su supuesto tío, Osuna tuvo que plantear la exhumación de los restos de este último, un trámite al que accedió el juez pese a la oposición de la viuda y que se llevó a cabo en febrero del pasado año.

"Ya han pasado más de 10 meses desde la exhumación del cadáver y todavía no están los resultados del Instituto de Toxicología sobre el ADN en cuestión", se queja Osuna, que considera que "cada trámite es eterno, así se pondrá en más de 7 años sin conseguir la sentencia sobre la filiación que se pretende". La idea del letrado y su cliente es que "luego vendrá otro juicio para reclamar la herencia, ya que este primer juicio es para ver si es hijo o no del millonario ecijano".

Esa herencia ronda los doce millones de euros, según Osuna. Rebollar tiene 68 años, está casado, y "tiene escasos medios de vida", detalla el abogado, que contrapone la situación de su cliente con la de su supuesto padre: "murió hace cuatro años, era un labrador con muchas tierras, tenía un gran capital y se negó a reconocerlo como hijo", en una filiación que "Rebollar seguro va a demostrar", asegura.

La madre de Rebollar trabajaba en casa de su presunto padre. Toda la herencia del fallecido la tiene su presunta hermana "y se niega a compartirla con él, a pesar de las muchas peticiones realizadas por éste frente a aquella", explica Osuna, que asegura que se ha comprobado que al menos hay una valiosa finca rústica en las proximidades de Écija, dos pisos en Sevilla, otros dos pisos en Matalascañas (Huelva) y varias cuentas corrientes. "Es posible que haya más patrimonio, pero puede que esté oculto", aventura.

Esta espera de diez meses es sólo un paso más de las múltiples gestiones de un proceso que está al punto de eternizarse. Y es que Rebollar formuló la reclamación hace ya más de cuatro años, cuando solicitó llevar el apellido de su supuesto padre y poder, acto seguido, reclamar parte de la herencia. Posteriormente llegó la petición de exhumación del cuerpo, que se produjo hace casi dos años, en marzo de 2008. La recogida del ADN se produjo el 20 de febrero pasado y era entendido como "un paso importantísimo" para la defensa. Sin embargo, desde ese día, sólo les queda esperar a saber si la prueba les da o no la razón.

  • 1