miércoles, 12 diciembre 2018
10:49
, última actualización
Deportes

Una defensa formidable eleva al Caja a una nueva dimensión

el 17 feb 2012 / 20:15 h.

El Banca Cívica consiguió ante Unicaja mucho más que una victoria que le ubica por cuarta vez en su cuarto de siglo de vida en unas semifinales de la Copa del Rey, posiblemente la competición de clubes más atractiva de Europa tras la Final Four de la Euroliga.

Es el resultado de un cambio de mentalidad que durante tres años ha ido macerando como artesano especialista Joan Plaza, en la plantilla y en el club. La perspectiva es muy diferente. Ya no sirve con estar y como tal jugó a ser aspirante ante un Unicaja que jugó a no se sabe bien qué, pero a algo que no tiene que ver con un candidato a la victoria.

Venía el equipo de Chus Mateo trastabillado, desestabilizado en su confianza por siete derrotas en ocho partidos y se encontró a un rival con el peor perfil posible, terriblemente serio y concienciado en convertir su zona en territorio hostil para un Unicaja que arrastra serios problemas ofensivos en el último mes.

Asfixiando líneas de pase, minimizando espacios, atosigando cada movimiento, Banca Cívica consiguió que uno de los mejores pívots de la Liga, Joel Freeland, determinante donde los haya, no realizara ni un solo tiro en toda la primera parte, y que no anotara (de tiro libre), hasta el minuto 27. Para entonces, el equipo del San Pablo ya tenía una renta amplia (36-50), siguiendo al dedillo su propio catecismo: al final del tercer cuarto había logrado forzar 18 pérdidas malagueñas, había recuperado 12 balones (promedia como líder de la liga algo más de 9) y capturado 12 rebotes ofensivos, otra de sus especialidades. Unicaja presentaba un escuálido 37% en tiros de dos y sólo la falta de pericia del BC en ataque, incluso en acciones claras, dejaban por amarrar un triunfo que sólo los sevillanos podían desperdiciar en un ataque de locura. Y pudo llegar.

Con un Paul Davis más que aceptable teniendo en cuenta su falta de entrenamiento, las riendas del liderazgo las tomó Earl Calloway, sublime, tan eléctrico como clarividente, asumiendo la responsabilidad cuando el equipo, que transitaba con cierta comodidad (28-38) se topó con un 3+1 de Garbajosa que aniquiló el jugador estadounidense con pasaporte búlgaro con cinco puntos consecutivos para recomponer la tranquilidad que el marcador reflejaba al final del tercer episodio (42-56). El propio Calloway puso la directa a la semifinal en el arranque del último cuarto (44-61) y en ese momento el Banca Cívica pareció sentir el vértigo de verse cerca de la victoria. Se paró atrás y Freeland lo aprovechó para protagonizar un 12-0 de parcial que puso un nudo en la garganta de los 200 aficionados cajistas presentes en el Sant Jordi (61-65).

Quedaban tres largos minutos. Paul Davis restó presión con un medio gancho salvador pero Freeland volvió a apretar (63-67). Minuto y medio. La cogió Milenko Tepic, campeón de Europa con el Panathinaikos en el Sant Jordi. Debía recordar esa esquina del triple. Voló el balón, voló el Banca Cívica a la semifinal. Como en Treviso, una victoria que sitúa a este club en otra dimensión.

Ficha técnica:

65 - Unicaja (12+16+14+23):
  Rowland (3), Rodríguez (-), Darden (12), Zoric (2), Freeland (8) -cinco inicial-, Valters (12), Fitch (10), Garbajosa (10), Sinanovic (4), Peric (4) y Abrines (-).

77 - Banca Cívica (16+20+20+21): Calloway (16), Tepic (5), Urtasun (12), Rubio (9), Davis (11) -cinco inicial-, Satoransky (6), Triguero (2), Bogdanovic (13), English (-), Jasen (3) e Izquierdo (-).

Árbitros: Redondo, Conde y Guirao. Sin eliminados.

Incidencias: Asistieron al encuentro 11.320 espectadores en el tercer partido de cuartos de final disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

  • 1