domingo, 18 noviembre 2018
02:10
, última actualización

Una ronda con demasiadas curvas

La SE-40 avanza con PSOE y con PP, pero más en los despachos que en kilómetros de asfalto.

el 22 feb 2012 / 22:54 h.

La SE-40 sigue metida en un callejón sin salida. Casi cinco años después de su primera piedra, la ronda que iba a ser la panacea para eludir el colapso de tráfico a la entrada y salida de la capital sólo tiene en servicio diez kilómetros -de 77-, los que conectan la autovía del Sur (A-4) con la autovía Sevilla-Málaga (A-92). En ese trayecto de un lustro, la SE-40 se ha topado con muchas curvas, la más cerrada la irrupción de una crisis ecónimica que enterró toda previsión inicial.

No en vano, los retrasos en los plazos ha sido el látigo que ha utilizado el PP para atizar al Ministerio de Fomento cuando estaba en manos socialistas que, aunque con lentitud, tienen el mérito al menos haber iniciado un macroproyecto que durante años estuvo durmiendo en los cajones. Que la SE-40 no llegaría hasta el año 2025 era el recurso usado con insistencia por el PP cada vez que se paralizaba un tramo en obras, se reducía la inversión -como en los presupuestos de 2011, cuando se recortó a una cuarta parte de lo previsto- o simplemente cuando se pasaba un plazo.

Las tornas han cambiado y el PP ahora es el que está en el Estado y por tanto, el portador del dinero y los plazos. Pero ni uno ni otro se dieron a conocer este miércoles, durante la visita de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a Sevilla. A diferencia de su predecesor en el cargo, el socialista José Blanco, optó por dejar el calendario en Madrid y anunciar el desbloqueo del tercer tramo, parado desde agosto de 2010 por el encarecimiento de la vía que unirá Alcalá y Dos Hermanas, y el replanteamiento del proyecto de los túneles, que el PSOE ya rediseñó -y recortó- por su elevado coste.

Sin embargo, ambos anuncios forman parte de la tramitación de un proyecto con más horas en los despachos que en el terreno. Forma parte de esa SE-40 "virtual" de la que la propia ministra pretendía huir este miércoles. La realidad, en términos de ejecución, se da con plazos y la culminación de los mismos. El último lo dio el PSOE en el gobierno, al anunció que el segundo tramo, el que enlazará la A-92 con la autovía de Utrera (A-376), abriría al tráfico en este primer trimestre. Queda un mes, pero la ministra ayer no se mencionó. No era día de hablar de plazos.

  • 1