sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Economía

Unicaja y Cajasol abren un pulso por tener el control en Cajasur

De trasfondo se sitúa el reparto de poder ante la creación de la futura gran caja andaluza.

el 05 jul 2010 / 21:10 h.

TAGS:

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, junto a Antonio Pulido, en una imagen de archivo.

La maquinaria de las cajas andaluzas Unicaja y Cajasol está a pleno rendimiento. No les queda otra, pues se ha iniciado la cuenta atrás para presentar una oferta conjunta con la que convencer al Banco de España de que la suya es la mejor opción para Cajasur, intervenida por el órgano regulador.

La fecha límite es el próximo jueves, que es cuando se cierra el plazo para los interesados -la cordobesa cuenta con siete novios- y el Banco Nomura, encargado del proceso, abrirá las ofertas ya vinculantes.

Juan José Navarro, director de la División de Planificación y Control de Unicaja, y Lázaro Cepas, director general adjunto de Cajasol, mantuvieron ayer intensas conversaciones para tratar de acercar las posturas y cerrar una propuesta común que, más allá de las dificultades técnicas que entraña, se produce en un momento en el que todos los ojos -empezando por los del presidente andaluz José Antonio Griñán- están puestos en la gran caja andaluza.

Fuentes cercanas a la negociación precisaron que detrás de las discrepancias se encuentra la pugna de ambas por el control de la caja cordobesa. Así, mientras unas fuentes defienden que el reparto de poder debería ser equitativo, al 50%, entre Unicaja y Cajasol, otras fuentes consultadas señalan que es la malagueña la que tendría que contar con una mayor cuota por su fortaleza y su solvencia, y porque nadie como ella conoce los números de Cajasur.

No en vano, estuvo negociando durante casi un año su fusión con la cordobesa sobre el informe elaborado por la consultora Boston Consulting Group, operación que finalmente se frustró.

Pero Cajasol también hizo sus deberes para posicionarse como candidato viable a la puja por Cajasur y para ello encargó un informe a PricewaterhouseCoopers. No obstante, el llamamiento realizado desde la Junta para reforzar el sistema financiero andaluz hizo que ambas entidades se replantearan las sendas emprendidas.

Es precisamente ese trasfondo, la creación de una gran caja andaluza fruto de la unión de Unicaja (que ya absorbió a Caja Jaén) y Cajasol (que ha integrado a Caja Guadalajara) y la suma de Cajasur, el que nadie pierde de vista, pese a que las partes tratan de desvincular la puja conjunta de la cordobesa de un eventual reparto de poder.

Lo que sí parece claro es que existe la voluntad para alcanzar un acuerdo, algo que pone de manifiesto que la entidad sevillana haya decidido apurar los plazos y retrasar un día, hasta mañana, la convocatoria de un consejo de administración extraordinario en el que este asunto centrará toda la atención.

La fecha coincide, además, con el día en que la malagueña tiene previsto celebrar su consejo de administración, y al que deberá llegar el documento perfectamente perfilado con objeto de recibir el sí.

El consejero andaluz de Economía, Antonio Ávila, remarcó ayer que entiende que se trabaja en esa dirección y precisó que el Ejecutivo andaluz "no se puede entrometer" en las fórmulas que las entidades decidan para pujar por Cajasur, opción que corresponde definir a sus respectivos órganos de gobierno. Además, confió en que, en el caso de que existan problemas en encaje, se trate sólo de cuestiones técnicas.

Por su parte, desde el PSOE andaluz, su vicesecretario general, Rafael Velasco, aseguró ayer a este periódico que no le consta que exista "ningún problema" en la elaboración de la oferta conjunta. Velasco precisó, además, que ambas entidades mantienen abiertas las conversaciones y que la propuesta común saldrá adelante.

EL PROCESO. A partir de ahí el reloj seguirá contando, de manera que la intención del Banco de España es adjudicar la cordobesa antes de la primera quincena de este mes.

Pero justo en ese intervalo, el que discurre entre la apertura de las ofertas este jueves y la adjudicación, el organismo regulador se debe dirigir a la Junta de Andalucía, en concreto a su Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, para que ésta le remita un informe preceptivo pero no vinculante en el que se pronuncie sobre cuál es la mejor oferta para Cajasur y por qué razones.

Será la última oportunidad entonces para conseguir que la cordobesa no salga fuera de la comunidad andaluza. Luego habrá que asumir el pronunciamiento del Banco de España.

Además del interés de Unicaja y Cajasol, que podría vehicularse a través del Banco Europeo de Finanzas (BEF), la oferta del Sabadell parte de una buena posición. Además están BBVA, Caja Madrid, BBK y Banca Cívica.

Los sindicatos apelan al esfuerzo común para ‘mantener' a Cajasur
CCOO y UGT hicieron ayer un llamamiento global para anteponer el interés general a los particulares y que Unicaja y Cajasol presenten una oferta conjunta por Cajasur para evitar que ésta sea absorbida por una caja foránea.

Los secretarios regionales de UGT-A, Manuel Pastrana, y de CCOO-A, Francisco Carbonero, confiaron en que las dificultades para presentar una oferta conjunta sean técnicas porque serían "superables" y advirtieron de que "sería muy difícil de explicar a los andaluces" que Cajasur sea absorbida por una entidad de fuera de Andalucía.

Pastrana apeló al Banco de España y al Gobierno, en el marco de la legalidad, para que hagan todos los esfuerzos, así como desde partidos y sectores implicados, para que Cajasur se quede en manos de una entidad andaluza. Y Carbonero reafirmó su apuesta por la fusión de las cajas para contar con una gran caja andaluza.

Arenas llama al orden a los suyos porque «no toca» hablar de la sede
El presidente del PP-A, Javier Arenas, aseguró ayer que comprende las palabras del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y del portavoz popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, sobre la posible ubicación de la sede de la gran caja, fruto de la fusión de Unicaja y Cajasol, aunque consideró que "ahora mismo no es el momento y no toca entrar en esas cuestiones".

Arenas reconoció que no está "sorprendido" por las manifestaciones de ambos dirigentes, toda vez que "defienden con uñas y dientes lo que es mejor para Sevilla y para Málaga, pues deben estar pendientes de la defensa del interés general de sus ciudades y está muy claro tanto el peso de Unicaja en Málaga como el de Cajasol en Sevilla".

No obstante, consideró que en estos momentos "no toca entrar en esas cuestiones, eso sería un momento muy posterior, sino que hace falta hablar de las cajas y sus fusiones".

  • 1