sábado, 20 abril 2019
00:46
, última actualización
Local

¿Votará el Medio Oeste a un negro?

La crisis económica inclina el Medio Oeste, que es el centro geográfico y simbólico de EEUU y la región con mayor número de estados clave de cara al 4 de noviembre, hacia el candidato presidencial demócrata, Barack Obama, pero la gran incógnita es si los votantes blancos quieren a un negro en la Casa Blanca.

el 15 sep 2009 / 16:15 h.

TAGS:

La crisis económica inclina el Medio Oeste, que es el centro geográfico y simbólico de EEUU y la región con mayor número de estados clave de cara al 4 de noviembre, hacia el candidato presidencial demócrata, Barack Obama, pero la gran incógnita es si los votantes blancos quieren a un negro en la Casa Blanca.

El pulso político de EEUU no se siente, ni en Washington, ni en Los Ángeles, ni en Dallas, sino en la tierra central, en las grandes llanuras de maíz y de trigo. Aquí, Obama tiene razón para sonreír, pues mantiene ventaja en todos los estados de la zona que los demócratas ganaron en 2004.

En Michigan, el candidato republicano, John McCain, ya se ha rendido ante la ventaja de su rival y ha sacado a su personal de campaña para usarlo en otras áreas. Una decisión que la candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, ha cuestionado.

Los dos candidatos están en empate técnico en Misuri, Indiana y Ohio, estados que se llevó George W. Bush en la última elección, según RealClearPolitics, una página de internet que compila encuestas. Además, Obama lleva ventaja en Iowa, otro estado que cayó en la columna de los republicanos en 2004.

La razón está en el bolsillo de los votantes, según James McCann, profesor de la Universidad de Purdue, en Indiana. "Todas las historias negativas sobre la economía son verdaderas, especialmente en estados como Indiana, donde se ha hundido la manufactura pesada", indicó.

El Medio Oeste es la región con mayor número de estados clave de cara a los comicios del 4 de noviembre, por la igualdad tradicional de fuerzas entre demócratas y republicanos. "Nosotros estamos en el centro de EEUU y somos un microcosmos del país", dijo a Efe Claire McCaskill, la senadora demócrata de Misuri. Se trata de una región de transición entre el liberalismo del este, la independencia feroz del oeste y el fervor teocrático del sur. Tiene un poco de todos ellos.

El candidato demócrata puede solazarse en las encuestas, pero el color de su piel es el gran interrogante que hace impredecibles las elecciones en el Medio Oeste, según los expertos. El racismo es una carga más pesada en el sur, pero que algunos blancos de Kentucky o Misisipi se nieguen a votar por Obama porque es negro es poco relevante de cara a las elecciones del 4 de noviembre.

El sur "profundo" es territorio republicano, sea quien sea el candidato demócrata. Por ello, es en estados muy disputados, como Misuri y Ohio, donde los prejuicios raciales de unos pueden inclinar la balanza.

El senador Bond no quiso hablar del tema y otros republicanos también lo evitan. En cambio, el campo demócrata cree que la discriminación es real. "Con la economía como está, Obama contaría con un apoyo apabullante si su piel fuera de otro color", opinó Beverly Logan, una investigadora médica negra de 50 años de San Luis que lleva un gran cartel de su candidato sobre el salpicadero de su automóvil. "Estoy segura de que algunas personas no votarán por Obama porque es negro, lo temo, digan lo que ellas digan a los encuestadores", concordó Angela Lindley, una jubilada de 66 años de San Luis que también apoyará a los demócratas.

Según los sociólogos, está demostrado que algunos blancos dicen en los sondeos que apoyarán a un candidato negro, pero luego no lo hacen. El fenómeno se conoce como el efecto Bradley, en referencia a Tom Bradley, un demócrata afroamericano que perdió las elecciones para gobernador de California en 1982, pese a que estaba por delante en las encuestas. De acuerdo con algunos expertos, Obama tendrá que aventajar a McCain en unos 6 puntos en la intención de voto el 4 de noviembre para contrarrestar las papeletas de los que se dejen cegar por el color de la piel, en el Medio Oeste y el resto del país.

  • 1