martes, 11 diciembre 2018
17:00
, última actualización
Los medios y los días

Bush sénior

05 dic 2018 / 07:52 h - Actualizado: 04 dic 2018 / 19:56 h.
  • Bush sénior

Me enteré el otro día por los medios de comunicación de que se murió George Bush sénior. Fue un presidente especialmente belicoso y muy importante para la historia de nuestros días porque con él nació el orden mundial que nos alumbra y nos ciega a un tiempo. En 1991 se hundió la URSS y tanto él como su propagandista, Francis Fukuyama, afirmaron que la historia había acabado con la victoria del mercado liberal sobre el llamado capitalismo de estado de la URSS. Saddam Hussein consumó su invasión de Kuwait y eso le sirvió de pretexto a Bush senior para empezar a armarla. Echaron a Saddam de Kuwait a base de bombazos. Fue cuando ese aviador estadounidense declaró aquello de: "Era tremendo, Bagdad estaba iluminada como un árbol de Navidad", una frase muy para estos días pero tremendamente desafortunada a menos que apliquemos aquello que decía el Evangelio de que Jesús no vino al mundo a apagar hogueras sino a encenderlas. Muy pocos en EEUU sabían dónde estaba Irak o Kuwait pero Bush sénior necesitaba jugar a la democracia y que su pueblo le diera permiso para tirar bombas sobre una ciudad y que ahí muriera todo el que le tocara metralla. Entonces la empresa de comunicación Hill & Knowlton se inventó una historia que caló entre los norteamericanos. Las tropas de Saddam habrían entrado en hospitales de Kuwait, se habrían dirigido a la sección donde estaban las incubadoras que albergaban a bebés prematuros y supuestamente los asesinaron con sus bayonetas. El periodismo de investigación independiente hizo aquí un gran trabajo elaborando un reportaje llamado Vender la guerra donde demostraba que todo había sido un montaje. El reportaje lo pueden ustedes encontrar en bastantes lugares de YouTube.

Pues ya se murió Bush y ya liquidaron a Saddam. La pregunta es ahora: el nuevo orden que anunció el finado presidente en 1991, ya sin la sombra comunista y sin el líder iraquí, ¿nos ha traído más luces o más sombras? La respuesta es obvia: las personas más de derechas dirán que más luces y las de izquierdas que más sombras. Entonces me surge una nueva interrogante: esto de ser de derechas o de izquierdas, ¿es algo que se adquiere por convencimiento, por necesidad psicológica, por educación, por vejez o por inspiración divina?


  • 1