sábado, 25 noviembre 2017
05:04
, última actualización

Más de 35 años dando vida

28 oct 2017 / 17:37 h - Actualizado: 28 oct 2017 / 17:39 h.

Un sueño hecho realidad. Eso es lo que ha ocurrido esta semana en la Hermandad del Buen Fin, que ha logrado inaugurar las nuevas instalaciones de su Centro de Estimulación Precoz, desde donde ahora podrán dar atención a 320 niños con trastornos de desarrollo o riesgos de padecerlos. Ayudan y dan vida a estos niños así como a sus familias, que, como es lógico, desesperan cuando se enteran que su hijo o hija tiene algún tipo de trastorno o enfermedad. Padres tenaces que no cesan en su lucha diaria y que encuentran el apoyo de la Hermandad del Buen Fin, los trabajadores y voluntarios de su centro, que no se cansan de llevar a cabo esta gran labor y siempre lo hacen con una sonrisa en la cara. Digno de admirar.

35 años lleva la Hermandad del Buen Fin desarrollando este magnífico trabajo, que merece ser reconocido por todos. Aún recuerdo el primer reportaje que les hice, cuando comencé mi andadura periodística, y es una enorme satisfacción para mí ver su gran evolución, ver cómo han luchado para poder atender cada año a más menores y familias, porque ellos, mejor que nadie, conocían y conocen sus necesidades. Han podido pasar de unas pequeñas instalaciones a un amplio centro donde podrán prestar más y mejor atención. Desde estas breves líneas y humildes palabras: Enhorabuena y seguid en este mismo camino porque es mucho el bien que hacéis y mucha la vida que dais tanto a esos pequeños como a sus familias.

Esto es solo un ejemplo de la labor de caridad y acción social que llevan a cabo las hermandades de Sevilla, una labor impagable, ya que son hermanos voluntarios los que se ocupan de ello. Es decir, dedican su tiempo libre para atender a aquellas personas que, por un problema u otro, así lo requieran. Siempre al lado de quienes más lo necesiten, da igual que sean niños, jóvenes, adultos o mujeres. Siempre hacen todo cuanto esté a su alcance, ya sea más o menos, pero lo hacen. Desde reparto de alimentos, a acogida de niños bielorrusos, a pago de recibos, atención a menores y mayores, ayuda a madres embarazadas... Me faltarían líneas y espacio para poder nombrar todo lo que cada una de las hermandades, de la primera a la última, hace en Sevilla. Estas son las noticias que debe conocer la opinión pública, ya que no se debe olvidar nunca que las hermandades son y deben ser auténticos ejemplos de caridad, formación cristiana, humildad y lealtad, entre otros muchos valores y principios. Nada hace más feliz que ayudar a los demás.

Gracias a mis amigos Manuel, Mario, Pepe y Carmen por darme la oportunidad de compartir con ustedes mi humilde opinión sobre las cofradías.


  • 1