lunes, 20 noviembre 2017
16:30
, última actualización

El conversor de desafíos y la competitividad decente

La COmpetitividad DEcente se basa en tres pilares que garantizan el juego limpio (para ti y para tus ‘rivales’): ser ‘buena gente’, ser diferente y mantener encendida la llama de lo excelente

16 sep 2017 / 22:58 h - Actualizado: 16 sep 2017 / 22:58 h.
  • El conversor de desafíos y la competitividad decente

Ante un desafío, hay quienes se hacen un lío; quienes, directamente, no dicen ni pío (para que, dado el caso, nadie les diga: «tú, ¡la pata has metío!»); otros que lloran más que un río (es decir, se lamentan, se lamentan... ¡pero ni siquiera lo intentan!); hay a quienes les da por pensar: «a ver si espío...», poniéndose a bichear a ver qué hacen los demás... y finalmente, los hay que tienden la mano y dicen un convencido: «¡Aquí está el tío –o la tía–, no te preocupes que yo te guío!», el emprendedor pertenece a esta última categoría de personas. Y, ¿a quién guía exactamente el emprendedor? a las personas, a la sociedad, a sí mismo, al VALOR... Quien emprende, ¡el progreso enciende! porque el verdadero significado del VALOR, entiende: VAmos a LOgrar Resultados. Con esta actitud como línea de partida, su ánimo y el de su gente habrá activado, teniendo estos la certeza de que no serán dejados de lado porque los problemas, gracias al trabajo en equipo, serán superados. El aporte de VALOR personal, económico, social, humano... es el entrenador del emprendedor y es el que lo convierte en el motor profesional del país, es un entrenador exigente pues requiere esfuerzo y dedicación diarios, pero si el discípulo lo escucha... ¡obtendrá resultados extraordinarios! (y los ciudadanos, en general, tendrán la fortuna de ser los beneficiarios).

La adversidad –compañera del emprendedor– tiene pocos amigos mientras que la felicidad es la chica más popular, sin embargo, esta es hija de aquella. Como lo oyes, el problema (la adversidad) puede transformarse en gema (la felicidad) porque cuando encaras una situación desagradecida, tu actitud toma nota, para la próxima ir con la lección aprendida, así lo harás mejor, y ¿quién es ese magnífico conversor de problemas en gemas? ¡exacto! el emprendedor, un genuino CODE. El COnversor de DEsafíos –CODE– tiene la habilidad de transformar la adversidad en felicidad porque, al igual que para llegar a las perlas hay que sumergirse hasta las profundidades marinas, cuando el COnversor de DEsafíos está inmerso en las aguas de la adversidad, lejos de naufragar, sus tres perlas se esfuerza en encontrar: el ingenio, la fortaleza de carácter y un mejor criterio, un magnífico tesoro solo al alcance de aquellos que, de excusas, no estén ebrios.

Como en las profundidades de la adversidad está oscuro –muy oscuro–, el emprendedor necesita de una linterna para sentirse seguro. Más que necesitarla, lo único que le hace falta es activarla porque es inherente a su propia naturaleza, ¡la lleva de serie! el COnversor de DEsafíos sigue su propio CODE (curiosamente, en inglés code significa código), es decir, el código de la COmpetitividad DEcente, ¡he ahí la linterna! Llama la atención que cuando se busca en Google el término COmpetitividad DEcente el buscador te contesta: «quizás quisiste decir competitividad docente» y te redirige la búsqueda... Esto es, ¿hasta internet piensa que no existe el juego limpio entre los competidores? ¿realmente hay que redirigir la búsqueda porque no existe el término COmpetitividad DEcente? Afortunadamente, el emprendedor, nuestro singular COnversor de DEsafíos, piensa y actúa diferente.

La decencia supone dignidad en los actos y en las palabras, conforme a la calidad de la persona, si no tienes esto claro... acabas pasando por el aro y así... ¡ten por seguro que no te coronas! porque sin dignidad, tu negocio y tu vida entran en coma (y, por tanto, el beneficio no asoma). Ya lo advertía Quevedo: «Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra», de ese modo, se acaba mandando todo a la porra... Un profesional sin honor carece del más elemental VALOR (¿recuerdas al entrenador del emprendedor?), ya no podrías decir VAmos a LOgrar Resultados porque sin honor, sin dignidad, en el mar de la adversidad te habrías ahogado y terminarías calificado en esa categoría de personas, en lugar de sentirte y saberte una persona de categoría (una pista: lo contrario a esta última está cerca de la porquería...). El COnversor de DEsafíos sabe que cuando sales a navegar, hace frío y la forma de entrar en calor es aportar un VALOR sólido a partir del mejor de los códigos: la COmpetitividad DEcente (esa que no salía en Google...).

La COmpetitividad DEcente se basa en tres pilares que garantizan el juego limpio (para ti y para tus rivales): ser buena gente, ser diferente y mantener encendida la llama de lo excelente.

-Ser buena gente: como bien dice la letra de la popular sevillana, «eso de ser buena gente, no se compra con dinero... Que vivan las buenas gentes, esas que nunca traicionan, esas que nunca se venden...». Se pueden adquirir bienes y servicios, lo que no se puede comprar son los principios. Ser buena gente significa saber ser persona, así es como llegarás a la LOMA empresarial, porque siendo persona se obtienen LOgros MAduros, de esos que están listos para saborear y disfrutar; si no sabes ser persona, lo que demuestras es que no vales un duro... La buena gente es la que simpatiza con la condición humana, la que, con sus principios, crea hoy un mejor mañana. Hay quienes asimilan ser «buena gente» con ser inconsciente (con ser tonto perdío, vamos), cuando la verdadera insconsciencia es vivir en la indecencia.

-Ser diferente: Para ser competitivo, es imperativo que seas atractivo y ¿cómo te conviertes en sexy empresarialmente? marcando las distancias con lo corriente, lo regular, lo medio... Cuando eres extraordinario, brillas con luz propia y destacas entre tus adversarios. Recuerda que el TÚ (Talento Único) es tu activo más potente: ¡ahí radica el secreto del ser diferente!

-Mantener encendida la llama de lo excelente: Alcanzar una calidad superior, ya es síntoma de VALOR, pero mantenerse en ella es lo que la excelencia sella. Para conseguirlo, no hagas pellas de la innovación, de la diversión, del aprendizaje continuado porque... ¡así es como VAmos a LOgrar Resultados! El mantener encendida la llama de lo excelente te granjea el aprecio de la gente, obteniendo una categoría superior a la de clientes: fans.

Ya lo sabes, tú eres un potencial COnversor de DEsafíos, si quieres transformarte en todo un referente (profesional y humano) ¡A la COmpetitividad DEcente dale la mano!


  • 1