miércoles, 26 julio 2017
14:54
, última actualización

La ballena varada

02 jul 2017 / 21:41 h - Actualizado: 02 jul 2017 / 21:41 h.

Cada vez que llega a casa la compra de la semana, me entran unos sudores fríos de culpabilidad, pues sobre el suelo de la cocina va creciendo una montaña informe de cartones y plásticos, los que envolvían los alimentos y productos de limpieza –del hogar, de la familia- que, a su vez, llegan en el interior de otros envases de cartón y plástico, como en un infinito grabado de Escher, en el que los ojos del espectador no son capaces de llegar al remate de una eterna línea de fuga. El volumen de los detritos de plástico y cartón son la Montaña Mágica, inacabable como el novelón de Thomas Mann, apasionante y tedioso a un mismo tiempo, en el que el lector tiene la sensación de que las páginas se reproducen al ritmo que uno las lee, como si fuese imposible alcanzar el punto y final.

He visto la fotografía de un ballenato varado en una playa filipina. Una vez se destetó para entregarse al nado solitario de los cetáceos, confundió el krill alimenticio con las botellas de dos litros, las compresas, las palas y los rastrillos de los niños, las colillas, las bolsas del Mercadona y toda suerte de porquerías que las mareas arrastran desde las playas hasta la mitad del océano. Con ellas se llenó la panza, como si fuera el camión de la basura que pasa, puntual, frente a nuestra vivienda. La ballena no sabía que su jugo gástrico no es capaz de disolver los derivados del petróleo, ni que los envases de la Coca-cola se repiten en burbujas picantes, ni que un puñado de compresas apelmazado en el fondo del píloro provoca un tapón irrompible. Por eso el pobre animal aleteó hasta la playa del país del mundo en el que se lanzan más vertidos contaminantes al mar.


  • 1