martes, 25 junio 2019
23:01
, última actualización

¡Lo REAL es genial!

La gente REAL debiera estar prescrita como la receta oficial de la buena salud (física, mental y emocional). Son genuinos REpartidores de Alegría. Ser REAL es un modo estupendo de estar presente

María Graciani m_graciani /
11 nov 2017 / 22:47 h - Actualizado: 11 nov 2017 / 22:50 h.
  • ¡Lo REAL es genial!

Me encanta la gente REAL. Mi madre siempre me decía que los sitios los hacen las personas, ¡cuánta razón!, puedes tener un planazo, que si no estás en buena compañía... se convierte en agonía, y puedes tener un plan normalito, hasta estar en el sofá de tu casa, que si la compañía es la adecuada... ¡te parecerá estar viviendo un cuento de hadas!

La gente REAL debiera estar prescrita como la receta oficial de la buena salud (física, mental y emocional) porque con las personas de pega... ¡muy lejos no se llega! Imagínate que estás en una joyería y que el dinero no fuese un problema, ¿con que te quedarías: con el diamante o con la imitación? Está claro que no hay comparación... Con las personas pasa lo mismo: hay gente REAL y la hay de pega, ¿con cuál de las dos crees que te enriqueces más?, ¿con cuál de las dos crees que tu aprendizaje se eleva? Sin duda, la gente REAL es la que te otorga mayor calidad vital. Cuando hablo de personas de pega, no me refiero ya a lo físico, es decir, tetas, pestañas o uñas postizas (es legítimo que cada cual exteriorice sus valores y gustos como mejor le parezca) sino que voy un paso más allá: la frivolidad de la esencia, de quién eres en realidad, el fingimiento de los cimientos, la falsedad del carácter... esto es lo que lleva verdaderamente a ofuscarte, a esto me refiero cuando hablo de personas de pega: falsedad en la forma de ser. Seguramente habrás oído alguna vez la expresión «dar gato por liebre» (que viene a decir que te han engañado), pues las personas de pega son justamente eso: PErfectos GAtos, se enrollan en lo anecdótico, en los datos, y así la «verdá», el feeling, la conexión... se perdió hace rato y, claro está, el trato no es grato.

La gente REAL se encuentra en las antípodas de las personas de pega. Afirmaba Mark Twain que «la mejor manera de alegrate es intentar alegrar a alguien», ¡así es como se consigue que las cosas cambien! (a mejor) ¿O no has sentido cómo creas valor cuando logras que desaparezca la tristeza de la expresión de un amigo? Y es que cuando eres REAL provocas un convencido: «¡yo te sigo!», porque la persona que tienes enfrente capta que no te estás mirando el ombligo, sino que efectivamente llenas de significado el «¡aquí estoy, contigo!». La gente REAL son genuinos REpartidores de ALegría, cuando eres REAL estás experimentando al 100% tu momento, eres totalmente consciente de tu existencia, de tu circunstancia y de tu presente, así como desarrollas la habilidad de transmitir a tu entorno ese poderoso nivel de consciencia, ¿con qué finalidad?, para que los demás tengan pleno conocimiento de su singularidad, de que no hay otra persona como ellos (con sus habilidades y áreas de mejora) y de que no tendrán otra oportunidad de vivir el día de hoy. Mañana sale el sol de nuevo, pero ten la certeza de que va a ser un día completamente distinto al de hoy, por lo que tienes el derecho y el deber de hacerte a ti mismo y hacer a los demás lo más felices posible. Ser REAL es un modo estupendo de estar presente. La alegría es una forma de mostrar gratitud por todas las cosas buenas que hay en tu vida; la gente REAL lo es por partida doble: tanto a nivel de presencia como de esencia, esto es, los REpartidores de ALegría conjugan la vida en presente, su existencia es más verdadera, están más presentes tanto en su día a día como en el de su gente (las personas de pega siempre están como ausentes) y por otra parte, también este tipo de personas podríamos decir que pertenecen a la «realeza humana», pues llevan por naturaleza el sentido de la personal nobleza: son buenas personas, sin dobleces, llenas de energía...

La filosofía DIAMANTE

Como auténticas joyas humanas, la gente REAL se caracteriza porque comparten la filosofía DIAMANTE, se DIvierten AMAN y siempre intentan ayudarTE:

–Se DIvierten: las personas REALes, ¡son divertidas!, por lo tanto, ¡nunca estarán perdidas! (literalmente) ya que divertir viene del latín divertere que significa «llevar por varios lados», de modo que ante un problema ¡no temas!, una persona REAL que se sabe divertir siempre encuentra más de una buena salida hacia la que te puedas dirigir.

–AMAN: las personas REALes son apasionadas y apasionantes ¡así es como consiguen llenar de sentido cada instante! Ten en cuenta que el campo electromagnéctico del corazón es 5.000 veces más potente que del cerebro, de modo que las personas que aman ¡son las que ganan! La persona REAL sabe aprovechar todo ese potente campo electromagnético en favor de la humanidad creando, a cada oportunidad, pequeñas parcelas de alegría: en eso consiste la felicidad.

–Siempre intentan ayudarTE: Un genuino REpartidor de ALegría resulta ser un certero guía vital porque conoce el verdadero significado de echar una MANO, porque sabe mantener la Mente Abierta a las Necesidades de los Otros, no intenta venderte la moto sino que propicia que te des cuenta de que ya te ha tocado la loto: ¡tienes un amigo incondicional, que no es poco!

Ya lo avisaba Erasmo de Róterdam: «No existe posesión de mayor precio que un amigo de veras», si quieres crear en invierno tu propia primavera, ¡no te relaciones con personas de pega!, aquellas que parecen salidas del Museo de Cera y cuyo mantra cotidiano es el «espera, espera» (pero nunca llegan, porque nunca están). Quédate con la autenticidad porque... ¡lo REAL es genial!

María Graciani es speaker, escritora, asesora de la felicidad, creadora del #GEFE.


  • 1