lunes, 27 mayo 2019
12:53
, última actualización

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

16 dic 2018 / 16:32 h - Actualizado: 16 dic 2018 / 16:34 h.

Ciertamente llevo algún tiempo escuchando de manera permanente el murmullo de la ignorancia, esa que no se si de manera inocente o no converge en tertulias de café y salón para hablar con sapiencia certificada en la universidad de las fake news de temas como los de la inmigración. Y es que, son muchos y diferentes los argumentos que salen de la boca de personas que diciéndose de izquierda o centro ahora proclaman los vítores de la xenofobia, la discriminación y la desigualdad como justificación en la defensa del patrimonio exiguo que con miedo piensan que el inmigrante les va a robar. Ya sean en derechos, pensiones o puestos de trabajo, esos que como se defienden en esas charlas son primero para quienes somos españoles de pedigree. Argumentos todos ellos que hacen a estos obreros de izquierda, empresarios de centro o jóvenes apolíticos sin ideología defender como salvadores de una España en ruinas a ese nuevo partido formado por una hornada de hombres y mujeres justos, auténticos -léase mi ironía- que forman parte de VOX. Y es que, la generación de mitos y leyendas sobre la inmigración impulsada desde esta formación política ha servido para construir un relato que ha calado de manera profunda en gran parte del espectro social de votantes de esta formación.

Pero analicemos entre todos estos argumentos, el primero de ellos y que con más potencialidad se repite en redes sociales, conversaciones y cafés de intelectualidad de la nueva ultraderecha son aquel que habla del beneficio que recibe población inmigrante en forma de prestaciones y ayudas. Así, y referente a este tema habría que diferenciar entre el concepto de persona refugiada e inmigrante en sí, siendo el primero benefactor de dos acciones concretas en el marco del convenio europeo de derechos humanos y del marco de apoyo al refugiado en Europa. Cabe señalar que tiene esa consideración aquella persona que huye de una guerra o conflicto y además puede ser perseguida por razón de política, religión o raza. Pero ¿Cuáles son las ayudas a este tipo de personas? Fundamentalmente su acogida en los centros de atención durante seis meses y el apoyo necesario para formarse y aprender herramientas que le hagan posible su incorporación en la sociedad. Pero en absoluto dinero en forma de prestación fija sine die a costa de las costillas de la españolidad o el dinero del erario público español, máxima además cuando los propios fondos para dichos centros provienen directamente de la UE y para dicho fin.

Pero junto a este hecho, debemos y tenemos que analizar en este artículo lo relativo a la normativa que regula la concesión de las ayudas sociales en España, esa que establece en nuestro país criterios basados en las circunstancias particulares de la persona o familia receptora de las mismas, y que no se otorgan por tanto en función de su nacionalidad. Es decir, que para el acceso a la mismas se necesitan cumplir unos requisitos económicos y/o personales que harán posible recibir dichas prestaciones sociales y, en ningún caso, por lo tanto, vienen a determinarse según la nacionalidad. Y junto a estos datos, las cifras, esas que no admiten dudas y que dejan en muy mal lugar las leyendas y mitos enarbolados por VOX y que en esta caso dicen algo claro : sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes frente al 91,4 % de la población española.

Como podemos ver, mentiras que expuestas con altavoces y enroladas en banderas patrimonializadas como propias quieran hacer desde Vox del populismo el mensaje efectista de la captación de votos en los caladeros de la derecha pero también de la izquierda, del voto obrero cansado y hastiado y que con miedo mira su futuro con incertidumbre.

Y junto a este argumento, dos más, el de la utilización de la sanidad pública por la inmigración ilegal y el del robo de los trabajos a españoles por parte de la población inmigrante. Sobre el primero, los datos vuelven a no engañarnos y es que, según un estudio de La Caixa, la población migrante consulta un 7 % menos al médico de cabecera que la los españoles. Mientras el 57,7 % de los españoles han acudido al menos una vez en el último año, sólo el 12,7 % de la población inmigrante lo hizo. Es más, Los inmigrantes representan en el 12,2% de la población española, pero únicamente representan el 6,8% del gasto en servicios sociales, aportando más con sus cotizaciones a la sanidad pública que lo que solicitan de la misma, no por menos suelen ser población joven con poca necesidad de atenciones medicas

Y sobre el segundo de los argumentos, el del robo de los puestos de trabajo, en este ámbito las cifras vuelven a no engañarnos: Así,de los más de 17 millones de personas que trabajan en España, sólo 1 de cada 10 es extranjera. La crisis no está provocando sustitución de trabajadores españoles por trabajadores extranjeros, de manera que en casi todas las ocupaciones en las que los españoles pierden empleados, también los pierden los extranjeros. Es más, según el último estudio Inmigración y Mercado de Trabajo, los españoles no han ocupado los puestos de trabajo que perdían los inmigrantes. Asumiendo además tareas en nuestro país que no son asumidas por la propia población española.

En definitiva, mensajes falaces y de odio que sembrando la xenofobia calan hoy en la España que a descubierto en Andalucía la cara de la ultraderecha de Vox, esa que ha logrado 400 mil votantes en las tierras rurales, obreras y de izquierda del sur de España. Sería bueno recordar que la población inmigrante hoy aporta en España más de 5500 millones de Euros al PIB, sirve al rejuvenecimiento de nuestra sociedad y al mantenimiento de nuestra capacidad de desarrollo como país. El tiempo dirá si las verdades claras servirán para destapar la estrategia de un partido como el de VOX liderado por un persona como Santiago Abascal, adalid de la lucha contra las redes clientelares y los cargos en la vida pública pero que por el contra desde su adolescencia sólo ha vivido de este modelo al que parece querer volver por la puerta grande del discurso radical y el voto de la ignorancia de un pueblo ,cansado y fácilmente manipulable por las consignas del miedo, el odio y la esperanza de la llegada de salvadores patrios.


  • 1