viernes, 24 mayo 2019
20:19
, última actualización

Vecinos al borde del éxodo

14 may 2018 / 21:14 h - Actualizado: 14 may 2018 / 23:21 h.
  • Vecinos al borde del éxodo

Durante las últimas semanas parece que haya vuelto a brotar otro de los debates en los que esta ciudad necesita encarecidamente enroscarse para tener un tema de conversación. Ahora toca hablar y quejarse sin pausa sobre un problema que de repente parece molestarle a todo el mundo, cuando se trata de un fenómeno que lleva años manchando la estética del Casco Antiguo y, lo que es mucho más grave, incordiando a los vecinos del centro.

Me sorprende enormemente que Twitter se inunde de comentarios quejándose de esta situación porque es algo que viene de largo, y que además tiene difícil solución, pero al menos hay que intentarlo. Lo que sí es cierto es que el Casco Antiguo de la ciudad está bastante más demacrado de lo que parece y su aspecto dista mucho del que gozan otras grandes ciudades.

Por un lado, los famosos e innumerables gorrillas continúan siendo los dueños de la ordenación del tráfico en las calzadas de las principales vías donde se puede estacionar, y por si fuera poco, este año, el distintivo de la zona azul para los residentes carece de identificador físico (pegatina) para el vehículo. Ahora el gorrilla se ve con mayor derecho aún para amenazar y reclamar al vecino en cuestión la supuesta moneda que se le debe.

Por otro lado, y además de las despedidas de soltero, el botellón continúa haciendo la vida imposible a los vecinos de la Alfalfa. Ha llegado el buen tiempo y los más jóvenes se adueñan de la calle Pérez Galdós para pesadilla de los que intentan dormir a una hora razonable.

Por último, pero no por ello menos grave, se puede añadir al deterioro del centro de la capital de Sevilla el éxodo que está provocando a los vecinos del centro que buscan una vivienda familiar el auge de los pisos turísticos y los precios astronómicos de los alquileres y de la compra de vivienda. Dos hechos constatados que expulsan a muchos al Aljarafe y a otros barrios porque es imposible dar con un inmueble con un precio asequible sin que el edificio se caiga a pedazos.

El debate sobre el estado actual del centro de Sevilla está últimamente en boca de todos, pero es una realidad que lleva años anclada en la ciudad que hace cada vez más difícil la convivencia para los vecinos que viven en el centro y que no quieren que su barrio sea un parque temático para turistas y jóvenes en vacaciones permanentes


  • 1