miércoles, 15 agosto 2018
21:11
, última actualización

El acuerdo alemán tranquiliza Europa

09 feb 2018 / 23:45 h - Actualizado: 09 feb 2018 / 23:45 h.
  • El acuerdo alemán tranquiliza Europa

Alemania es un país fundamental para el proyecto europeo. Eso es una evidencia que no se le escapa a nadie. Cada movimiento político, económico o social, que se produce en Alemania, puede provocar reacciones en el resto de Europa y del mundo; todo lo que sucede en Alemania termina siendo un hecho relevante aunque, en principio, pudiera parecer que la importancia de algo en concreto es relativa.

Que Angela Merkel y Martin Schulz hayan llegado a un acuerdo es una buena noticia que se ha recibido como alivio a las tensiones que la incertidumbre estaba provocando en los distintos países de la Unión Europea.

Se producirán giros tan esperados como previsibles en este momento. El superávit alemán se convertirá, sin duda, en capital suficiente para llevar a cabo políticas de inversión que sustituyan a esas otras de austeridad que tanto se han criticado durante los últimos años y que arrastraron a los países de la UE a un sistema de recortes brutales y contrarios al estado de bienestar de las personas. Sirva esto como ejemplo de una serie de cambios que se irán produciendo con el tiempo.

Sin conocer el alcance real del acuerdo y sin conocer lo que dirán los militantes del SPD en las urnas, el hecho de saber que existe una posibilidad seria que lleve a un pacto de gobierno a las partes es una buena y tranquilizadora noticia.

Según las encuestas, los resultados electorales que obtendrían estas formaciones, si se produjeran elecciones hoy, serían mucho peores y la posibilidad de gobierno se difuminaría de inmediato. Eso sería un verdadero desastre para los alemanes y para el resto de los europeos. Si alguna vez fue necesaria cierta estabilidad para poner rumbo hacia un futuro común europeo, es ahora.

La gran coalición alemana, además de necesaria y balsámica, debería servir para que los políticos españoles se convencieran de que los intereses nacionales están muy por encima de los de cada partido. De eso y de que las diferencias ideológicas pueden salvarse si es el futuro lo que está en juego. Unas ideologías tan vacías como las que se manejan actualmente no pueden ser excusa para no llegar a acuerdos que permitan una vida mejor a todos los españoles. Los pactos de Gobierno, que tanto miedo provocan en los políticos españoles, son posibles y necesarios.


  • 1