jueves, 22 noviembre 2018
04:13
, última actualización

Una lucha intensa y sin cuartel

El cáncer de mama es la patología que más se estudia en la sanidad pública andaluza, con un notable protagonismo de los tres hospitales sevillanos

19 oct 2017 / 07:24 h - Actualizado: 19 oct 2017 / 07:38 h.
  • Valme, Virgen del Rocío y El Tomillar trabajan coordinadamente en la micropigmentación mamaria, punto final de la reconstrucción. / El Correo
    Valme, Virgen del Rocío y El Tomillar trabajan coordinadamente en la micropigmentación mamaria, punto final de la reconstrucción. / El Correo
  • Luis de la Cruz, experto oncólogo del Virgen Macarena. / El Correo
    Luis de la Cruz, experto oncólogo del Virgen Macarena. / El Correo
  • Manuel Ruiz lidera los ensayos en el Virgen del Rocío. / El Correo
    Manuel Ruiz lidera los ensayos en el Virgen del Rocío. / El Correo
  • Los doctores Santiago Velázquez y David Muñoz lideran un proyecto basado en oncología radioterápica. / El Correo
    Los doctores Santiago Velázquez y David Muñoz lideran un proyecto basado en oncología radioterápica. / El Correo

Si bien la supervivencia a cinco años de las pacientes de cáncer de mama supera ya el 80 por ciento, lo cierto es que sigue siendo una enfermedad muy letal entre las mujeres: más de 6.215 fallecidas en España al año es una cifra alarmante y que justifica plenamente que sea la patología oncológica más investigada en la sanidad pública andaluza, por encima de otros tumores como el de pulmón, el hematológico, el colorrectal y el de próstata.

La investigación es sin duda un imprescindible aliado para seguir avanzando en la lucha contra el cáncer en Andalucía. Actualmente, se encuentran en activo 21 proyectos financiados con más de 1,1 millones de euros en el sistema sanitario público andaluz. Proyectos en los que participan más de una decena de centros, entre ellos los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena de Sevilla.

En la actualidad hay en la comunidad andaluza 95 estudios clínicos activos que investigan el cáncer de mama, de los que 84 son ensayos clínicos y 11 estudios observacionales, muchos de ellos multicéntricos. Asimismo, entre 2012 y 2016 se han producido más de 250 publicaciones en revistas indexadas en los Journal Citation Reports sobre cáncer de mama, con especial protagonismo de las provincias de Granada y Sevilla.

INMUNOTERAPIA, EL ‘MANÁ’

Un ejemplo de esta ingente labor investigadora es el ensayo multicéntrico nacional liderado por Luis de la Cruz, jefe de Servicio de Oncología Médica del hospital Virgen Macarena, que lleva aparejado un ambicioso plan de estudios traslacionales para determinar potenciales biomarcadores predictivos de respuesta, denominado Perfil de respuesta inmune en tejido y sangre periférica de pacientes con cáncer de mama avanzado tratadas con terapia sistémica combinada del ensayo Geicam/2015-04 PANGEA-breast.

Un estudio de investigación dirigido a encontrar nuevos tratamientos activos contra esta enfermedad, que ha recibido recientemente la donación de 12.000 euros por parte de la Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama (Amama).

Una parte de este trabajo se desarrollará en la unidad de Investigación de Oncología y en el departamento de Bioquímica Médica y Biología Molecular del citado centro, aunque también colaboran en el proyecto otros organismos nacionales, europeos e incluso americanos.

Este ensayo multicéntrico tiene como fin abrir nuevas opciones de tratamiento en las mujeres con cáncer de mama metastásico. Y es que en Sevilla se diagnostican alrededor de 1.200 casos de cáncer de mama: en torno al 85 por ciento de ellos se curan; sin embargo, el 15 por ciento restante recae, y es este grupo al que va dirigido el proyecto de investigación, que emplea un esquema de combinación con inmunoterapia. El objetivo es analizar el perfil inmunológico de las muestras basales de pacientes con cáncer de mama y su evolución durante el tratamiento quimio-inmunoterápico. Los datos obtenidos serán comparados con muestras de sangre periférica de mujeres sanas.

MUCHOS ENSAYOS CLÍNICOS

En el hospital Virgen del Rocío celebraron el pasado día 10 el octavo foro de participación de profesionales y pacientes sobre cáncer de mama, organizado por la unidad correspondiente del centro junto a la Fundación Actitud Frente al Cáncer y liderado por los doctores Ana Casas y José de León.

En el Virgen del Rocío hay en marcha unos 80 ensayos clínicos en Oncología, de los que más de una veintena están destinados a pacientes con cáncer de mama. Detrás de muchos de ellos se encuentra Manuel Ruiz, vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Oncología Médica, miembro de la junta directiva de la Geicam (Grupo Español de Investigación del Cáncer de Mama) y coordinador de la unidad de mama del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

«Estamos viviendo una etapa bastante positiva en cuanto al desarrollo de nuevas aproximaciones terapéuticas en todos los campos de la Oncología Médica», explica el doctor Ruiz, para el que «la punta de lanza tiene que ver con la individualización del tratamiento, de manera que sea cada vez más personalizado. Para ello trabajamos en la introducción de fármacos más específicos, esto es, fármacos diana dirigidos a sitios concretos de manera que con menos toxicidad obtenemos mayor eficacia», añade.

Para este oncólogo, el cáncer de mama es «una enfermedad muy frecuente y eso justifica que el volumen del trabajo destinado al cáncer de mama sea tan grande. La mayor parte de los pacientes que participan en los estudios y ensayos son mujeres con cáncer de mama».

Las líneas de investigación van enfocadas a tres entidades diferentes: en el caso de pacientes con receptores hormonales positivos «los fármacos se dirigen al núcleo celular»; en el de los pacientes con receptores HER2 positivos, «los fármacos están teniendo bastante éxito a la hora de vencer la resistencia»; y en el de los pacientes triple negativo «estamos tratando de identificar unas dianas que aún no tenemos».

La participación de mujeres es clave: «Junto con el Val d’Hebron somos el servicio con más pacientes en ensayos clínicos, en la actualidad unas 120 que podrían ser a final de año entre 140 y 150. Una cifra monstruosa, exageradamente grande», admite Ruiz. A través de la Red Andaluza de Ensayos Clínicos (Raeco) se facilita información a toda la comunidad autónoma, de modo que «cualquier mujer puede acceder a través de su oncólogo a un ensayo clínico, incluso si ese ensayo no está disponible donde vive. De hecho, tenemos muchas pacientes de fuera de Sevilla».

La reticencia a participar en estos ensayos es escasa. «La clave es saber explicar bien al paciente qué es lo que se pretende, en qué fase del tratamiento se encuentra y qué es lo que se le ofrece. Si es un cáncer ya avanzado y ya ha pasado por otras terapias convencionales igual es más fácil que acceda, mientras que si es un cáncer precoz es más complicado porque hay otras alternativas», recalca este oncólogo, que tiene muy claro que «en todo caso, el ensayo clínico es siempre la mejor opción, ya que como mínimo te aporta las mismas oportunidades que con los tratamientos convencionales. La mujer se beneficia de un fármaco que no se habrá comercializado hasta diez años después. Además, la metodología de trabajo de los ensayos es muy estricta y se podría decir que alcanzan un nivel de excelencia», concluye Ruiz.

RECONSTRUCCIÓN COMPLETA

La mastectomía es sin duda una terrible consecuencia de este tipo de tumor, y la reconstrucción completa de la mama, un alivio. Del que se pueden beneficiar las sevillanas desde el pasado mes de julio, cuando empezó a funcionar una nueva prestación pública que se acaba de incluir en la cartera de servicios: la micropigmentación mamaria. La Unidad de Patología Mamaria del Hospital Universitario de Valme ha asumido la coordinación este servicio dirigido a completar el proceso de reconstrucción de la mama en aquellas mujeres que han sufrido un proceso oncológico, suponiendo un aumento de su autoestima y una mejora de la calidad de vida a través de la recuperación de su imagen corporal. La micropigmentación permite devolver a la paciente la areola y el pezón perdidos por culpa de esta cruel enfermedad.

Esta prestación recién incorporada a la red sanitaria pública provincial implica un dispositivo multidisciplinar que lidera la Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia de Valme, que encabeza la cirujana Carmen Delgado, si bien colaboran otros centros: la unidad de Cirugía Plástica del Virgen del Rocío y la consulta de Micropigmentación que se ha abierto en el hospital El Tomillar, donde se realiza este tatuaje terapéutico que permite a muchas mujeres zanjar una pesadilla e iniciar una nueva vida.

RADIOTERAPIA DE VANGUARDIA PARA SUSTITUIR A LA CIRUGÍA

La radioterapia de vanguardia es otro de los campos que avanzan en la lucha contra el cáncer de mama. Un buen ejemplo es el procedimiento desarrollado por el servicio de Oncología Radioterápica y Física Médica del hospital Virgen del Rocío, cuyo investigador principal es el doctor David Muñoz, especialista en Oncología Radioterápica con amplia experiencia en cáncer de pulmón, cerebral y de mama.

Este proyecto de investigación pretende a través de imágenes de resonancia magnética y un acelerador lineal de última generación, en una única intervención no invasiva, sustituir a la cirugía en el tratamiento del cáncer de mama. La técnica es conocida como SABR (del inglés Stereotactic Ablative Body Radiation), que viene a significar ablación estereotáctica a través de radiaciones. Con ella se consigue una alta dosis de radiación al tumor de mama, con una alta precisión geométrica de la dosis, utilizando una sola sesión de tratamiento, administrada en un solo día con procedimiento de esterotaxia. SABR permite hacer mas visible el tumor de mama al propio sistema inmune de la paciente.

El equipo de investigación clínica tiene un enfoque multidisciplinar en el que acompañan al doctor Muñoz otros especialistas como María José Ortiz, jefa del servicio de Oncología Radioterápica, y el radiofísico Santiago Velázquez. Juntos combinan la oncología y las simulaciones matemáticas de los procesos oncológicos, lo que permite dar un enfoque sistémico a los tratamientos locales reduciendo enormemente las posibles toxicidades y secuelas de los tratamientos que se utilizan hoy día.

David Muñoz coordina los cuidados y esfuerzos terapéuticos en relación a este proyecto de investigación novedoso en España y pionero en un sistema público sanitario. La SABR en cáncer de mama es una realidad ya al tener el potencial de desafiar el paradigma actual del tratamiento y proporcionar un camino más hacia adelante en la investigación del cáncer de mama, evitando la intervención quirúrgica, los postoperatorios y sus complicaciones derivadas.

En definitiva, a la cirugía convencional se han unido otros tratamientos como la quimioterapia, la radioterapia, la inmunoterapia, los fármacos diana, la reconstrucción mamaria... todo vale en esta lucha multidisciplinar, intensa, sin cuartel.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016