Menú

«Cada sevillano tiene una Sevilla distinta en su cabeza»

Julio Vera García es el autor de ‘La Congregación de la Granada’, una de las novelas más vendidas en la pasada Feria del Libro

24 nov 2022 / 10:56 h - Actualizado: 24 nov 2022 / 11:00 h.
"Libros","Libros - Aladar","Entrevista - Aladar","Entrevista"
  • El autor posa con su novela en los Salesianos de Triana. / Antonio Puente Mayor
    El autor posa con su novela en los Salesianos de Triana. / Antonio Puente Mayor

Nacido en Sevilla y gran enamorado de su ciudad, Julio Vera García se formó en el Colegio Salesiano de San Pedro, en Triana, donde tras sus estudios universitarios ha venido desarrollando también su labor educativa, docente y directiva. Asimismo posee estudios superiores en Realización de Cine, Televisión y Espectáculos, lo que le ha llevado a escribir y dirigir cortometrajes como ‘La Ley Snell’, espectáculos musicales, videoclips de diversos artistas y documentales como ‘Luz y embrujo’ —sobre el escultor Luis Ortega Bru—, destacando la webserie ‘18.0’, con gran aceptación por parte del público y con la que obtuvo una mención especial en los premios andaluces Asecan. Hombre de familia, inculca a sus dos hijos el amor por su ciudad, al igual que sus padres hicieron con él desde pequeño, y desarrolla un minucioso trabajo de creatividad, profundización y documentación, con gran exigencia personal, en cada una de sus obras y proyectos. Amante de la cultura y de la historia, ahora nos sorprende con ‘La Congregación de la Granada’ (Editorial Almuzara), una de las novelas más vendidas en la pasada Feria del Libro que nos sumerge en un mundo de aventuras ambientado en Sevilla, donde el misticismo y el arte parecen estar obligados a encontrarse.

Lo primero que llama la atención de tu novela es el título, ‘La Congregación de la Granada’. ¿Puedes explicarnos brevemente cuándo y por qué surge esta sociedad?

Inicialmente, era un grupo espiritual que Gómez Camacho fundó en Lebrija allá por 1541, quien sufría visiones proféticas. Tras su muerte, le sucedió el jesuita Rodrigo Álvarez, quien también fuera confesor de Santa Teresa de Jesús, y posteriormente el padre Hernando de Mata tomó la dirección. Es entonces cuando se le comenzó a llamar la Congregación de la Granada, porque el padre Mata solía predicar desde un púlpito en el Patio de los Naranjos de la catedral del Sevilla, junto a la capilla de la Virgen de la Granada. Tenían una especie de director espiritual que se hacía llamar ‘el cabeza de la congregación’, quien se rodeaba de un grupo selecto, los ‘seis del particular espíritu’, quienes eran los únicos conocedores de un secreto que guardaba la Congregación de la Granada.

La trama arranca con un grupo de jóvenes que participan en una gymkhana cultural.

Se trata de un juego por las calles de Sevilla en el que cuatro jóvenes están tratando de desvelar unas pistas y acertijos cuando descubren un túnel escondido que les traslada a una leyenda ancestral. Allí se encuentran con otro tipo de enigmas y lo que parecía que era un simple juego de ficción les conduce a unas situaciones misteriosas y secretos que han estado ocultos en la historia de los últimos cuatro siglos de esta ciudad. Sin embargo, se entrelazan las vidas de otros muchos personajes, algunos de ellos con intereses comunes y otros contrapuestos, tanto en el presente, donde transcurre la mayor parte de la acción, como en el pasado, que nos ayuda a contextualizar a muchos personajes históricos.

A través de esa premisa se da mucha información histórica de zonas como Triana, San Lorenzo, la Alameda, etc. Se nota que antes de ponerte a escribir te has documentado bastante.

Toda la base histórica y documental es la que más tiempo me ha requerido para la confección de esta novela, pues quería enlazar distintos períodos de manera fidedigna para que, a su vez, el lector pudiera compaginar los momentos de aventuras y acción que viven los personajes en los lugares, plazas, iglesias y monumentos repartidos por las calles de la Sevilla actual y la pasada.

La novela contiene revelaciones sorprendentes, como que el símbolo del dólar estadounidense tiene origen español.

Ese es un buen ejemplo de la cantidad de símbolos y emblemas cuyo origen, con el tiempo, termina perdiéndose o incluso pasando desapercibido, muchos de ellos de uso ordinario y que los vemos casi a diario. Creo que el lector descubrirá muchas curiosidades y espero que les resulten, cuanto menos, asombrosas.

Los que crecimos con José María de Mena siempre soñamos con descubrir los túneles subterráneos que mencionaba en sus libros de historia de Sevilla. ¿Qué hay de realidad tras esto?

Hay otra Sevilla subterránea unos metros por debajo de la que nos asombra con su belleza cada día. Rara es la iglesia en esta ciudad que no tenga una cripta o unos pasajes en el subsuelo, algunos de ellos de pocos metros, ya que las construcciones modernas impiden conocer hacia dónde conducían. Cisternas romanas, galerías, calderas, pasajes, pasadizos que comunicaban distintas edificaciones, hay muchas evidencias de la existencia de varios de ellos, sobre todo desde la época de la reconquista.

Por el libro desfilan personajes célebres como Pedro Roldán, Martínez Montañés o Francisco Pacheco, pero también otros menos conocidos como Mateo Vázquez de Leca, Bernardo de Toro o Justino de Neve y Chaves. ¿Crees que obras como la tuya pueden servir para descubrírselos a la gente?

En cierta medida, espero que sí. Yo empecé a conocer algunos de ellos gracias a las calles que tienen sus nombres. Al investigar un poco, me di cuenta de que hicieron una solemne contribución a la historia de nuestra ciudad y que era desconocida por muchos, empezando por un servidor. Creo que ‘La Congregación de la Granada’ puede ayudar a recuperar de la memoria personajes que aportaron, asistieron y ayudaron en momentos muy significativos en el desarrollo del Siglo de Oro hispalense.

«Cada sevillano tiene una Sevilla distinta en su cabeza»

Tanto el ritmo como los diálogos son muy cinematográficos, algo a lo que se suman los capítulos cortos y los continuos saltos temporales. ¿Piensas que los escritores actuales deben agudizar más el ingenio para competir con la oferta audiovisual?

Hay muchos estilos de narrativa, el propio guion literario en el que se basa cualquier producto audiovisual es considerado un género literario. Sí que es cierto que me he surtido de recursos comúnmente presentes en la industria audiovisual para conseguir un buen ritmo en la evolución de la trama, con continuos nudos de acción para mantener al lector expectante. Creo que el estilo y los recursos que un escritor utilice en sus trabajos depende mucho de la tipología de la novela e incluso del lector al que esté destinado.

Uno de los asuntos que tratas es la fiesta de canonización del rey San Fernando, en la que los sevillanos se volcaron literalmente...

La documentación que tenemos sobre las fiestas de la canonización del rey San Fernando en 1671 es muy variada, tanto literaria como gráfica y artística, por lo que podemos conocer muchos detalles de todos los actos y festejos que tuvieron lugar en una ciudad, con una población que se echó a la calle para celebrar que su patrón ascendiera a los altares. Aparte de las celebraciones litúrgicas, hubo desfiles, procesiones, mascaradas... vamos que, desde antaño, cuando los sevillanos celebramos algo lo hacemos siempre a lo grande.

En el libro se deslizan frases en latín, detalles del urbanismo en los que no suelen reparar los ciudadanos de a pie, e incluso técnicas artísticas. Más allá de su función literaria, ¿es este un manual didáctico sobre la Sevilla histórica?

Cada sevillano tiene una Sevilla distinta en su cabeza, pero también hay muchos detalles que nos quedan por descubrir a pesar de pasar por delante continuamente. Todas las pinturas, libros, retablos, imágenes, o monumentos son reales, y las técnicas artísticas que se detallan son fieles a las utilizadas por entonces y ahora. Espero que ‘La Congregación de la Granada’ también sirva para que los lectores descubran otros detalles artísticos, historias y rincones maravillosos que esconde esta mariana ciudad de Sevilla.

'Las arras del Mestizo' es el subtítulo de la novela. ¿Esto quiere decir que estamos ante el inicio de una saga?

Es una posibilidad que está en marcha, aunque muchos factores dependerán de ello. Ahora lo más importante es que ‘La Congregación de la Granada’ cumpla las expectativas y sea del agrado de los lectores.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos