Menú
La cara oculta

La Cara Oculta - Cómic (VIII)

Vamos de viñetas, que se acumulan en el escritorio los álbumes. Muy variado y con mucha gente

01 jul 2022 / 16:25 h - Actualizado: 01 jul 2022 / 16:32 h.
"Libros","Cómic","Libros - Aladar","La cara oculta"
  • La Cara Oculta - Cómic (VIII)

Chocozombie apocalíptico, de Samir Karimo, Miguel Ángel Sanchez y Felipe Arambarri Camprovín. Páginas: 42. P.V.P: 2,99€ Autoeditado

Con toda sinceridad confieso es que he decidido hacer esta reseña al enterarme de que este título había sido nominado a los premios Ignotus como mejor tebeo. Os aseguro que no pretendo ser destructiva con este texto, pero es que me parece una tomadura de pelo.

El apartado gráfico corre a cargo de Miguel Ángel Sánchez; el diseño y la maqueta son de Felipe Arambarri. Ambos exponen sus curriculums en los créditos y eso me resulta más sangrante aún. Con esto quiero decir que si «Chocozombie» me lo venden como la iniciativa de dos nenes que hacen su primer fancine, es posible que pudiera mirarlo desde otro ángulo, pero es que lo firma gente con pelos en el bigote y que además se supone que sabe lo que hacen. De verdad, es un insulto a la profesión pretender hacer pasar esto como un trabajo serio, y no me refiero a una interpretación, un gusto, una inclinación subjetiva; es que no hay narrativa, no hay arte, no hay más que una estética que, en cierta manera, podría recordar a dibujos pueriles de mal gusto.

Hablar de secuencia, de composición, de mensaje... es algo imposible. Mirad que hay una máxima que dice que todo con dibujos queda mejor, (es lógico, entra por el ojo y eso te lleva a leer y que la palabra entre al cerebro), pero en este caso los textos de Sami, que tenían su aquel de morbo erótico, de porno literario sucio, quedan sepultados por una maquetación vergonzosa, unas ilustraciones que no son tales, y por unos motivos que pretenden ser soeces pero que de tan malos en ejecución resultan ridículos.

Si el objetivo del arte es el de generar un sentimiento, este tomito lo consigue y no es el de provocación, rechazo, repulsa o escándalo, es el de vergüenza ajena.

Yo no me atrevo a sacar una obra integral porque sé que no dibujo una mierda, y como amante del cómic; alguien con cierto respeto al tema de contar historias, y también a los premios Ignotus, tengo que escribir estas líneas.

Esto es como si yo redactase así: “Aigo teveos d asion pro no m Los conpran X la sensura” y tuviera los santos ovarios de hacerlo público.

Adaptación (por decir algo) de seis historias de alto contenido sexual que en los relatos de Karimo que no estaban mal en origen, pero que estas viñetas destrozan.

La Cara Oculta - Cómic (VIII)
La Cara Oculta - Cómic (VIII)

Las mil caras de Jack el Destripador, de Antonio Segura y José Ortiz. Páginas: 84 P.V:P: 23,95 sla de Nabumbu

Muchas aventuras para que este tomo llegue por fin a manos de los lectores. La presentación de Isla de Nabumbu es (una vez más) impecable a nivel edición y de remozado del material que, en mi memoria (recuerdos difusos de la infancia,) preservaba con la tinta corrida o las líneas superpuestas por fallos de impresión.

La recopilación se abre con una introducción de Javier Alcázar, quien ya me tiene acostumbrada a su buen oficio en estas lides y me da documentación, datos y ejemplos sin olvidarse de hacer amena toda esta información, además de soltar pequeñas gotas de nostalgia reivindicativa al hablar de todos esos artistas españoles ahora olvidados pero que este sello está resucitando en su catálogo.

En el contenido vamos a encontrar nueve historias cortas, autoconclusivas pero unificadas por el personaje de Jack el Destripador tras ser Jack el Destripador. Esto quiere decir que hay alguien en el Londres del XIX que afirma y ser el asesino Whitechapel y copia sus métodos. Porque lo de sacar las entrañas ha creado escuela y a muchos les da por esta curiosa afición.

Los argumentos de Segura cobran fuerza en el conjunto y tienen esos giros de sorpresa o espectacularidad que ahora mismo pueden parecer un poco inocentes. No obstante, otros siguen funcionando y, gracias al dibujo de Ortiz, mantienen suficiente fuerza como para tocar la sensibilidad del lector moderno.

Por otra parte, y más teniendo en cuenta el trabajo artesanal de la época, es admirable el detalle y el acabado en las viñetas, eh, que esta gente producía y cobraba por página, y eso no resta un ápice a la calidad del dibujo o al mimo en sombrear a plumilla (y a golpe de muñeca) cada rincón de los suburbios de Londres.

Me ha gustado especialmente la historia que cierra el álbum titulada «La primera vez» que me ha inspirado; me ha estimulado el gusanillo de autora y me lleva a pensar: “Jo, esto lo desarrollo yo con mucho gusto”.

En resumen, creo que es una buena propuesta.

La Cara Oculta - Cómic (VIII)

Noche Negra en Brest, de Bertrand Galic, Kris y Damien Cuvillier, Páginas:80 PV.P:22€. Cartem Comics

Esto es una licencia que me tomo con vosotros y con esta sección al no tratarse de un cómic de autoría española o latinoamericana, pero es que tiene muchos puntos que me han llevado a traerlo por aquí:

1-Es de la colección cómics de la editorial salamantina Cartem, y eso es hablar de lujo.

2-La temática es muy española y creo que posicionar la guerra civil dentro de un panorama internacional es interesante.

3-Es un cómic excepcional en cuanto a su calidad.

Se trata de la adaptación de la novela «Noche franquista en Brest» de Patrick Gourlay, que os confieso que no he leído porque me cansa mucho leer en francés, así que no os puedo decir nada sobre la traslación, pero la participación en el tomo del autor con un epílogo, cargado de documentación, supongo que es prueba del beneplácito al paso de su prosa a las viñetas por parte de Kris y Galic .

La premisa argumental parte de que en el año 37 un submarino español (yo no tenía ni idea de que la segunda República contaba con submarinos) llega a la Bretaña causando un pequeño conflicto diplomático, ya que lo que pasara por aquí no interesaba en Europa (excepto para trincar). La diplomacia va muy de la mano del espionaje, y ambos generan relaciones humanas muy estrechas para crea una trama la mar de emocionante y que conmueve (la analepsis del personaje de Mingua, al descubrir lo que el mundo de los hombres espera de ella, me ha parecido genial).

Cuvillier en lo gráfico está enorme. La página cuatro, con la ascensión del submarino, demuestra la fuerza del arte secuencial bien hecho que es capaz hasta de evocar sonidos con imágenes sin ni siquiera necesidad del uso de onomatopeyas.

El color, la planificación de página (con hasta una docena de cuadros sin que cause agobio), esos planos generales cargados de personajes, la atmósfera global, los silencios que guían la lectura con paisajes tanto naturales como arquitectónicos... Es de estos cómics que te tienes que leer mínimo tres veces porque la cabeza no te da para apreciar tanto detalle bueno.

Está claro que los franceses saben hacer bien tres cosas: Decapitar gente; hacer tebeos y la restante ya os la contaré cuando seáis mayores.

La Cara Oculta - Cómic (VIII)

Cuentos de Bribones, de varios autores. Páginas: 167. PV.P:22€ Karras Cómics

Me llega esto en edición PDF de mil megas y una definición que casi hace estallar del esfuerzo a mi pobre tablet. Ahí, a todo lo que dé, para demostrar que Karras se lo curra. Y no sólo en conversión de archivos, es que desde el principio esto se ve que es un producto de calidad, una apuesta firme por el formato digital, aunque para el público sólo está disponible la versión en papel. Me encanta la portada de Pablo M Collar que imita los estilos de todos los participantes en el tomo; me ha enamorado la ilustración de Bea Gutiérrez para los créditos; y me parece ingenioso el gancho de la frase “Las historias que El Torres no podía contar”. Esto en las tres primeras láminas. Luego me encuentro con que cada historia tiene su propia portadilla, con un aire vintage a comic book de Fórum, que enternece mi sentimental corazón de mujer. Si es que hasta se han molestado en dar un efecto de avejentado y arrugado para evocar esas grapas que se compraban a ciento cincuenta pesetas.

Abre «Fuga de Hall- katraz», con Ertito Montana en lo gráfico. El estilo de Montana no es muy de mi agrado, demasiado plano, demasiado de animación Cartoon Network, pero funciona en dinamismo y expresividad (gracias en buena parte al color de Lindom) para un guión de Roberto Corroto que no decepciona con su objetivo de comedia.

Sigue «Los límites del juego», que digo yo: “Hostia, Pascual Ferri”, pero es sólo en la portada. Eh, sin problemas que los interiores son de Sollero y de Aguilera y eso está mejor que bien con su estilo USA. Al guión... ¡Bressend! , tan mona, tan pelirroja (uuuuh, las pelirrojas) tan buena en lo suyo de lo de escribir. Me mezcla géneros, referencias (Pokemon, Zelda, Super Mario) y saca una gallina. Me vale.

«Bribones got talent»: Dibujo de Manuel Díaz con sus línea clara, (casi diría que flojita) que casa a la perfección con la portada de Stefano Martino. Colorea Thöne, y marca la diferencia JOS con un guión lleno de humor y bastante mala leche que demuestra que no hay nada más expresivo que un “¡Mieeerda!” bien tirado para imprimir el tono inicial de una escena de acción y violencia con sirenas y tritones.

Irene Roga se encarga de dibujo y guión de «La espada del cielo», su manga de corte clásico (siempre siempre serán, felices Juana y Sergio) es precioso, pero su historia, (que no está mal ojo), queda un poco fuera del tono general del volumen. Le falta el toque de humor y se sale de la ambientación. Se apoya en el color en Maria Pedrosa, Ana Melendo y Carolina Almuedo, que cumplen con discreción y poco más.

Encuentro de nuevo a Montana (que ya os digo que ñiec) en «Los atajos del destino», asistido al pantone por los hermanos Rodrigues. Escriben David Abadía y Pablo Durá a quienes se les nota el oficio y urden la trama más elaborada del recopilatorio. Muy graciosa, utilizando a los secundarios para comerse a los protagonistas, además es hermoso encontrar el recurso clasiquísimo del Coro como articulación de las transiciones escénicas.

Y por último «¡Silencio, se roba!» con El Flores en el arte y con quien me pasa un poco como con Montana: que me debe pillar a mí mayor ese estilo cartoon. No digo que no esté trabajado (ejemplo de labor es la página viñeta de la escalera de caracol) o que no cumpla, pero, simplemente, a mí no me gusta. Me vale para diseño o ilustración, pero en viñeta...

José Luís Vidal plantea una historia de robos, catacumbas, y retrospectiva a la biografía de los protagonistas que me ha divertido con su balance entre secuencias mudas y diálogos ocurrentes.

¿Es este tomo algo más que una comida de pol...., digo, de un homenaje a Juan Torres y a Juan José Ryp, creadores de los Bribones Bram y Weasel? Sí, no es un in memorian, ni mucho menos, y los equipos creativos han sabido combinar su conocimiento de la obra madre con una visión propia. ¿Es esto algo más de un portafolio de gente buena que tenemos por aquí? Otro sí, cierto es que valdría para ser movido en ferias de derechos como una muestra de CV, pero cada historieta tiene su estructura, su mensaje, su tono y recorrido propio como narración unitaria.

Gran idea la de esta antología y un muy más que notable resultado.

La Cara Oculta - Cómic (VIII)

He escrito un montón esta semana, nenas y nenes. A menos que os haya aburrido, ya sabéis que nos vemos en La Cara Oculta.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos