Menú

La Cara Oculta- Feria del libro de Fráncfort 2022

El gran evento europeo del mundo del libro.

21 oct 2022 / 21:40 h - Actualizado: 21 oct 2022 / 21:42 h.
"Libros - Aladar","Literatura - Aladar"
  • La Cara Oculta- Feria del libro de Fráncfort 2022

Franfour, Francort, Franfull, Franfur... no os creáis que es fácil pronunciar bien el nombre y menos para los españoles con este oído y lengua de trapo que la providencia nos ha dado. No es por generalizar, pero todos sabemos que un poco sí, y esto hace que las azafatas de facturación pongan cara rara ante los palabros y todo el mundo se apañe gracias a los códigos QR de las tarjetas de embarque, que son muy feos pero útiles.

En fin, la Frankfurter Buchmesse , sarao multinacional del libro sólo superado (o más a o menos a la par) por la mexicana de Guadalajara.

Es más que una feria del libro ya que en ella se tocan todos los palos de proceso digestivo de la literatura, hay autores, editores, ilustradores, traductores distribuidores, agentes, libreros, pasantes, productores e, incluso, algún lector.

También ministros de culturas, representantes de asociaciones culturales, alcaldes y todo eso que se puede llamar personalidades o fuerzas vivas, que es una expresión en desuso pero que a mí me gusta mucho.

Se supone que lo que va a estar en las librerías el próximo año se decide en este salón, ya sea de temas de ficción o no ficción, ensayo, obra gráfica o poesía.

Este año hay mucho acentazo español intentando hablar en inglés, cosa que está muy bien porque todo el mundo se entiende en inglés entre sí excepto cuando hay que hacerlo con un angloparlante materno, pero bueno. En la edición en curso, España, con sus luces y sombras, es el país invitado de honor.

La iniciativa gubernamental patria se ha englobado bajo el título «Creatividad desbordante», algo que veo yo muy acertado porque aquí creatividad tenemos a chorros; déficit de lectores, también; carencia de una ley de mecenazgo, sí; los creadores dejados a su suerte con poquito apoyo institucional, dos tazas; un mercado abierto que nada quiere saber de protección de los productos que se realizan dentro de sus fronteras, vale, pero aquí hemos venido a enseñar lo bonito de la labor del Instituto Cervantes por el mundo y a que el ministro Iceta (“la aceituna rellena de rica anchoa” que le dice Jiménez Losantos según algunos), hable de sus cosas de ministro.

Hay unos doscientos autores españoles y una jartá de periodistas, todos peleándose por el bufet y con las tarjetitas de acreditados muy presentes al cuello. A los juntaletras íberos nos ha representado Irene Vallejo (monísima siempre y requetebien hablada), que estuvo estupenda junto a un señor que se llama Juergen Boos, con buena planta, y que es el director de la feria.

La Cara Oculta- Feria del libro de Fráncfort 2022

Como españoles literatos todos venimos a proclamar nuestro mensaje de bibliodiversidad, innovación, pluralidad lingüística, igualdad de género y sostenibilidad (esto último creo que se refiere a facturar como autónomo, pero no lo tengo claro). El neologismo inventado de bibliodiversidad es complicado de explicar, así que mucha gente no lo está incluyendo en su discurso. Allá ellos con su conciencia. En cambio, se repite mucho lo glorioso del Barroco español, que el Nobel de literatura no dado a Marías será siempre recordado; y que se va a gastar pasta gansa en el tema de las traducciones al idioma de Goethe y de Hitler.

Lo de Hitler no es gratuito, que el sábado hay una lectura dramatizada de «Bajo el signo de la esvástica», de Manuel Chaves Nogales, que en estas latitudes cobra un significado relevante.

En el programa de la organización hay muchas primeras espadas, ya habló Pérez- Reverte, pero Julia Navarro y Santiago Posteguillo tienen una conferencia bajo el título «La Historia en la novela», y están Bernardo Atxag, Elia Barceló, Carlo Padial, Jaume Ripoll, Dolores Redondo, Antonio Colinas, Antònia Vicens, Eduardo Mendoza, Fernando Savater, Luis Mateo Díez, Luz Pichel, Miguel Sáenz, Rosa Montero, Javier Cercas...

En el campo de cómic destaca la presencia de María Hesse, Núria Tamarit, Elisa McCausland, Antonio Altarriba, Nadia Hafid o Álvaro Pons.

Pero, ojo, que esto es en la oficialidad, que esto es un xoxo de zoco moro (pero muy germano en la alineación) con autoeditados, dibujeros, plumillas, publicistas, un grupillo que van de tapaos pero que se les ve a la legua que son de Netflix, y editores de cosas de zombies o de tebeos a la caza de una licencia maja que llevar a la piel de toro.

A mí me interesaría saber qué tal les va a la inversa, me refiero a los sellos españoles que intentan colocar sus propuestas en otros mercados e idiomas.

Si alguien me hubiera preguntado, yo hubiera metido más globos y brilli-brilli, más cosas gratis (aunque fueran bolsas de tela), salchichas gordas (recordemos lo de Frankfurt) y más azafatos macizos, pero yo soy un ser muy básico y apegado a mis instintos.

¿Es este texto lo que se espera de una crónica de un evento? Definitivamente: no, nenas y nenes, pero es lo bueno de ser una firma fuera de lo institucional y sobre todo, escribir simplemente para entretener a los lectores e informar de una manera diferente.

Para discursos ya hay otros escaparates.

Además, que ya tenéis todos los datos para marcaros una machada el lunes a la hora del café al sacar el tema de conversación de la Frankfurter Buchmesse con un comentario en plan:

“Enorme estuvo Ray Loriga dentro del marco de diálogo del Rastlose Leben, Loriga es que es asín”.

Y recordad: Die macht der zuneigung und wege der vergangenheit, que no tengo ni repajolera idea de qué significa y parece que se ha paseado un gato por el teclado, pero queda muy propio para cerrar esta entrega de La Cara Oculta.

Besos de carmín.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos