Cae en Marbella un líder de la Mocro Maffia por blanquear 6 millones de la droga

La investigación no está cerrada y la Policía sigue buscando a más personas implicadas para tratar de erradicar por completo la presencia de la organización en España.

25 ene 2024 / 14:29 h - Actualizado: 25 ene 2024 / 14:34 h.
"Investigación","Narcotráfico","Funcionarios","Barcelona","Málaga","Policía Nacional","República","Tráfico de drogas","Cocaína","Delincuencia","Joyas","ESO","Armas","Bandas"
  • Imagen de archivo de las sirenas de un coche del Cuerpo Nacional de Policía. EFE/Mariscal
    Imagen de archivo de las sirenas de un coche del Cuerpo Nacional de Policía. EFE/Mariscal

La Policía Nacional ha detenido en Marbella (Málaga) a un histórico narcotraficante de la Costa del Sol, considerado uno de los principales líderes de la Mocro Maffia, una de las bandas criminales más importantes de Países Bajos, por presuntamente blanquear seis millones de euros procedentes del narcotráfico internacional.

Junto a él han sido arrestadas otras cinco personas en la provincia de Málaga y en la ciudad autónoma de Melilla a lo largo de la pasada semana, también por su supuesta implicación en el blanqueo de capitales y su pertenencia a la organización, ha informado la Dirección General de la Policía.

Se trata de Karim Bouyakhrichan, neerlandés de origen marroquí y hermano de Samir Bouyakhrichan, asesinado en Benahavís (Málaga) en 2014 y de quien heredó el liderato de uno de los clanes más importantes de la Mocro Maffia, nombrado tras su apellido familiar.

Era el delincuente más buscado por las autoridades neerlandesas y considerado un histórico narcotraficante de la Costa del Sol, implicado en numerosas investigaciones policiales a lo largo de los últimos años pues funcionaba como punto de conexión de narcotraficantes latinoamericanos y europeos.

Entre el resto de arrestados se encuentra el ‘cerebro’ de la estructura de blanqueo, quien tiene amplios conocimientos mercantiles y testaferros de nacionalidad española, aunque la Mocro Maffia está compuesta principalmente por neerlandeses de origen marroquí.

La investigación no está cerrada y la Policía sigue buscando a más personas implicadas para tratar de erradicar por completo la presencia de la organización en España.

El operativo se ha saldado con 14 registros en Málaga (3) y Melilla (11), en los que se han intervenido 75.000 euros en efectivo, 10.000 euros en joyas y dos armas de fuego. También se han bloqueado 173 propiedades inmobiliarias y tres millones de euros alojados en 148 cuentas bancarias.

Karim Bouyakhrichan se encuentra en prisión provisional en la cárcel malageña de Alhaurín a la espera de ser juzgado en España por blanqueo de capitales. Es previsible que después sea extraditado a Países Bajos, que le reclama por tráfico de drogas.

Profesionales y peligrosos

La investigación de la denominada Operación Army ha sido llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y coordinada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Marbella y la Fiscalía Antidroga.

Tras el asesinato de Samir Bouyakhrichan, presuntamente motivado por la pérdida de un cargamento de cocaína, el clan familiar sufrió una reestructuración que permitió a la Policía obtener información relevante sobre la organización.

Eso posibilitó el inicio de la investigación en junio de 2018, cuando los agentes tuvieron conocimiento de su actividad, centrada en el tráfico de cocaína a gran escala y al blanqueo de capitales.

Para ello construyeron una sólida infraestructura con presencia en Málaga, Marbella, Barcelona y Melilla, además de ramificaciones societarias en Marruecos, República Dominicana, Países Bajos y Emiratos Árabes.

Llegaron incluso a emplear sociedades vinculadas a la embajada española en Tailandia para blanquear sus ingresos ilícitos, aunque nunca con la connivencia de los funcionarios, han explicado los investigadores en una rueda de prensa.

También blanqueaban comprando viviendas de lujo a través de testaferros y mediante el método de la ‘hawala’, un sistema informal de pago paralelo al bancario.

Así consiguieron blanquear hasta seis millones de euros, si bien los investigadores no descartan que la cifra pudiese ser más alta.

«Su profesionalidad ha superado lo que nos solemos encontrar en grupos criminales organizados», ha subrayado el inspector jefe de la UDEF.

Y aunque tenían a su disposición alta tecnología, como teléfonos encriptados, no dudaban en emplear una violencia «sin límites» en extorsiones, secuestros o ajustes de cuentas.

Los Bouyakhrichan también se han visto envueltos en enfrentamientos con los Taghi, el clan rival. Según la Fiscalía de Países Bajos, su líder, Ridouan Taghi -en la cárcel desde 2019-, organizó el asesinato del periodista de investigación neerlandés Peter R. de Vries, cuyo juicio ha comenzado esta semana.

La Mocro Maffia también está detrás de las amenazas sufridas por la princesa heredera de Países Bajos, Amalia, o su primer ministro, Mark Rutte.