miércoles, 16 octubre 2019
02:27
, última actualización

Díaz blinda su póliza de estabilidad con C’s en plena ofensiva sanchista

La presidenta insiste en centrarse en su gestión en la Junta como vía para reforzar al PSOE a nivel nacional. Los partidarios de Sánchez ven poca voluntad de acuerdo en el aparato andaluz

24 may 2017 / 17:08 h - Actualizado: 24 may 2017 / 18:11 h.
  • Díaz blinda su póliza de estabilidad con C’s en plena ofensiva sanchista

Cariño. Después de una de sus semanas más amargas a nivel político, Susana Díaz recibió ayer mimos de sus consejeros en la Junta de Andalucía y de casi todos sus diputados del grupo socialista en el Parlamento andaluz. Puestos en pie y con aplausos recibieron a la presidenta de la Junta cuando se abrió paso entre los periodistas a su entrada en la sala de comisiones habilitada para la cita. Fueron 46 de 47 parlamentarios del PSOE los que dieron calor a su líder. Uno de ellos permaneció sentado, sin aplaudir y echando más cuenta al móvil que al paseíllo de Díaz. Algo parecido ya ocurrió cuando en enero la secretaria regional visitó la localidad del parlamentario en la precampaña de las primarias.

La jefa del Ejecutivo se presentó ante los suyos con la tranquilidad de haber renovado, unos minutos antes en San Telmo, su póliza de estabilidad con Ciudadanos. Díaz y el portavoz parlamentario, Juan Marín, se sentaron para valorar el pacto de investidura suscrito ahora hace dos años entre el PSOE-A y C’s, y cifrar su grado de cumplimiento. Para tranquilidad de la presidenta y de los socialistas andaluces la formación naranja ha vuelto a poner el semáforo en verde. El dirigente de C’s situó en un 66 por ciento el cumplimiento del acuerdo y salió de la cita con el compromiso de la Junta de poner fecha a los asuntos pendientes y dar prioridad a la reforma de la Ley Electoral en Andalucía y la eliminación de los aforamientos. Sin embargo, en la renovación del consejo de administración de la RTVA y el nombramiento del nuevo director no hay versiones similares: Marín apunta a un acuerdo entre PSOE y PP, que fue rápidamente desmentido por el portavoz del Gobierno.

Ciudadanos presionó a Díaz al día siguiente de las primarias, en un momento de debilidad de la presidenta y sabedor de que era el momento de armar algo de ruido en un momento en el que la lideresa y su partido necesitan silencio. «Espero que Susana Díaz se centre ahora en su trabajo como presidenta de la Junta. Ya no hay excusas. Tiene un problema de credibilidad», dijo el lunes. «El tiempo o no tiempo que le haya dedicado a Andalucía es una cuestión en la que nosotros no vamos a entrar. No he venido a hacer sangre», dijo el martes.

Minutos después de finalizar la reunión en San Telmo, Díaz recibió la ovación de los suyos y les expuso las líneas maestras de este nuevo tiempo político que se ha abierto después de su derrota ante Pedro Sánchez en las primarias socialistas. La presidenta de la Junta felicitó «a Pedro» y volvió a repetir el estribillo que le acompaña desde el domingo por la noche: «ahora toca trabajar por Andalucía». Insiste la sevillana en que centrarse en la Junta y en las políticas de izquierda es la mejor manera de fortalecer el PSOE a nivel nacional, «hay que redoblar esfuerzos, no perdamos un minutos», subrayó. Señaló el fortalecimiento de los servicios públicos (Sanidad y Educación) y el empleo con los grandes ejes en los que trabajará durante los próximos meses, al tiempo que adelantó que los datos del paro del mes de mayo serán buenos y que a final de año se habrá creado empleo por encima de las previsiones. «Hay que arrimar el hombro, tenemos que dejar de hablar de nosotros», instó a sus diputados.

La presidenta Díaz se centra en la Junta justo cuando la secretaría regional Díaz ve aparecer conatos de rebelión en su federación socialista. El núcleo duro de Pedro Sánchez volvió a recriminar ayer al aparato andaluz que esté poniendo palos en las ruedas para lograr esa unidad e integración de la que tanto se habla en estos días. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis reprochó la falta de colaboración del aparato del PSOE-A para presentar listas de integración en los congresillos que este fin de semana elegirán a los delegados que representarán a los socialistas andaluces en el Congreso Federal de junio. Su propuesta es que los sanchistas estén representados en proporción a los resultados obtenidos en las primarias (31 por ciento). Puso como ejemplo el acuerdo con la lista derrotada para presentar una lista unitaria al que se ha llegado en la agrupación sevillana Nervión-San Pablo, en la que venció Sánchez. Además reprochó a Juan Cornejo, secretario de Organización andaluz, su falta de interés en mantener un encuentro sobre este asunto.

Fuentes cercanas a la dirección del partido recordaron ayer que en este proceso de elección de delegados para el congreso intervienen las asambleas locales y las direcciones provinciales, sin que el partido a nivel regional pueda maniobrar. Pese a ello, apuntaron que la dirección regional «aplaude y aprueba la confección de listas unitarias». Sin embargo, apuntaron a que en este proceso son los votos de los militantes los que deciden la representación de las distintas provincias en el cónclave socialista. Por último, señalaron que Juan Cornejo «no desvela conversaciones privadas»


Todos los vídeos de Semana Santa 2016