Lola Flores, mujer empoderada, hoy es doctrina para «muchos, muchas y muches»

21 ene 2023 / 05:04 h - Actualizado: 21 ene 2023 / 05:04 h.
"Teatro","Arte","Patrimonio","Me gusta","Youtube","Entrevista","Sexo","Cruzcampo"
  • Lola Flores, mujer empoderada, hoy es doctrina para «muchos, muchas y muches»

Musa en vida de transformistas que sacaban las plumas a riesgo de acabar con los huesos en la cárcel, Lola Flores, que mañana cumpliría 100 años, pronunció frases como «los mariquitas, que me quieren mucho» o «¿eres hemosesuá o mariquita?», se ha convertido en un icono «involuntario de la lucha feminista y el activismo LGTBIQ+».

«Con el paso del tiempo Lola Flores se ha convertido en un icono gay», dice este viernes a EFE Carlos Barea, coordinador del libro «Flores para Lola», que califica a la artista como una mujer «tradicional-pop».

«Lola Flores ha sido muy gay, muy gay. Los camerinos de Lola Flores fueron los primeros clubes gais que existieron», dice Juan Díaz, «el Golosina», amigo personal de la jerezana, en «Flores para Lola».

Lola Flores hizo varias defensas públicas en favor del colectivo LGTBIQ+, entre ellas cuando en el programa Cantares le dijo a Lauren Postigo: «Cuando me muera, me gustaría que me embalsamaran, con las manos así graciosas, mi carita... y que me pusieran en el teatro de mis éxitos, el Teatro Calderón para que me vieran los mariquitas que me quieren mucho».

Otro mensaje importante fue durante su programa «Ay, Lola, Lolita, Lola», cuando presentó a cuatro mujeres trans por las que mostró un gran respeto de forma pública: «Quiero que tengan un respeto imponente por estas personas porque han sufrido muchísimo y yo soy una admiradora y las trato con mucho respeto».

Famosa es su frase «¿eres hemosesuá o mariquita?», le preguntó Lola Flores a Antonio Amaya en una entrevista, recuerda Barea (Granada, 1987).

En relación al lesbianismo, Barea aclara que la frase «¿Quién no se ha dado un pipazo con una buena amiga?» es un mito. «Todo el mundo la da por buena, pero no está documentada. Me gusta pensar que a lo mejor lo dijo en una fiesta privada y ha ido de boca en boca».

«Lola fue la inventora de las ‘fake news’ bonitas, era generadora de titulares que a ella la convenía para su fama», cuenta Barea para quien la cantante de «La zarzamora» tenía duende mediático, «era muy inteligente e hipnótica».

La cantante de «Que me coma el tigre» tenía un discurso tradicional, «pero actúa con libertad, era disfrutona», añade Barea que considera que la artista hizo lo que le dio la gana y luchó para ser libre e independiente, «una mujer empoderada».

«’Lo hago todos los días’ llegó a decir en una entrevista en una época en la que una mujer no hablaba de su vida sexual si no quería ser tachada de puta», cuenta Barea que considera que ese adjetivo a Lola Flores tampoco le importaría demasiado, ya que llegó a protagonizar una portada acompañada de un «Para puta, yo».

Es más reconoció en el programa «El coraje de vivir», en Antena 3 en 1994, «haber mantenido sexo a cambio de dinero al comienzo de su carrera», añade Barea

Lola Flores no interpretó ningún personaje abiertamente LGTBIQ+ ni feminista, pero en sus movimiento corporales, en su fuerza, en su propia personalidad y en su propio relato «consiguió difuminar las caderas», dice Pepa Blanes.

Para las nuevas generaciones la protagonista de «María de la O» es un «icono pop», se la conoce por Youtube y redes sociales. «La gente flipa con ella, se sorprende de su capacidad para romper las normas», apunta Barea quien señala que la artista «tiene una fuerza arrolladora, incluso después de muerta».

La generación Z también conoce a «la Faraona», más desde que el anuncio de Cruzcampo «resucitara su figura», recuerda Barea que asegura que la coplera sigue estando presente en el escenario travesti y drag, «Lola es una inagotable fuente de inspiración y de ideas».

«Y es que Lola es patrimonio nacional. Es España, esa España bonita que no separa ni divide, sino que une con más fuerza y es el lugar común en el que poder encontrarnos», concluye Carlos Barea.

«No fue solo una artista, fue muchas cosas más. Su nombre, de hecho, es ahora una doctrina que muchos, muchas y muches, la hemos adoptado como nuestra, cual feligrés que sigue ciegamente a su profeta», concluye.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos