jueves, 19 septiembre 2019
15:40
, última actualización

Nuria Rial, una voz rutilante y celestial

La Barroca de Sevilla volvió al Maestranza, esta vez acompañada de las incomparables voces de la soprano Nuria Rial y el oboísta Josep Domènech (****)

20 feb 2019 / 09:38 h - Actualizado: 20 feb 2019 / 09:47 h.
  • Nuria Rial. / El Correo
    Nuria Rial. / El Correo

Nada suena mejor que cuando lo hace en el Maestranza. Su milagrosa caja acústica hace que la música brille más y mejor, y de eso se benefician conjuntos como la espléndida Barroca de Sevilla que anoche revalidó su presencia allí, envolviendo con su magisterio y excelencia la rutilante voz de Nuria Rial, una de las sopranos rendidas al rigor historicista que más y con mayor justicia ha triunfado en los últimos años en el escenario nacional e internacional. Junto a ella brillaron también el violín de Stefano Barneschi, que ejerció también como director, siempre ligado a su decisivo paso por Il Giardino Armonico, y el oboe de Josep Domènech, de nuevo arropado por el conjunto hispalense.

El Concierto nº 4 para teclado de Bach, reconstruido para oboe d’amore, sirvió para arrancar la velada, con un Domènech rendido a su pulcra caligrafía, logrando tal ligereza y trasparencia que parecía una pluma de cristal flotando sobre el conjunto, muy en sintonía. Las agilidades de los allegros extremos se conjugaron a la perfección con la delicadeza del larghetto, enriquecido con amplias y muy melódicas frases que el oboísta desgranó con un control absoluto de la respiración y un gusto exquisito por el fraseo y la ornamentación. Por su parte, Barneschi evidenció cierta rusticidad, traducida en un sonido áspero y seco, en sus primeras intervenciones como solista, incluida la Obertura de la Suite nº 1 de Johann Bernhard Bach, primo de Johann Sebastian y compañero de Telemann, cerrando así el círculo de compositores invocados en los atriles. Pero a partir del exquisito Air su sonido se volvió más dulce y envolvente, logrando intervenciones tan rutilantes como la voz de Nuria Rial a la que acompañó en diversos pasajes de la Cantata BWV 202 de Bach.

La soprano catalana imprimió de ternura y compasión sus arias de Telemann, que ella misma ha recuperado en su grabación con la Orquesta de Cámara de Basilea, muy especialmente Komm o Schlaf de Germanicus, donde se evidenció una facilidad extraordinaria para recorrer diversos registros y proyectar la voz con absoluta naturalidad y generosa potencia. Su timbre dulce, controlado y esmaltado logró embelesarnos en páginas como el aria Verstumnt, ihr holden Saiten de la Cantata bachiana BWV 198, y sobre todo en una exuberante BWV 202, cantata nupcial en la que estuvo acompañada por el tutti orquestal en sus pasajes extremos, y por un continuo excepcional (Ruiz, Múlder, Rico y Casal) en el resto, además de la impagable, ágil y equilibrada intervención de Domènech. El único pero que ponemos es que se trató una vez más de un concierto demasiado vaporoso, echándose de menos una pizca de empuje, rabia y fogosidad, claro que el programa elegido no daba para muchos aspavientos. Eso sí, lo que hubo fue incontestablemente hermoso.

La ficha

OBS & NURIA RIAL ****
Temporada 2018/2019 de la Orquesta Barroca de Sevilla. Nuria Rial, soprano. Josep Domènech, oboe. Stefano Barneschi, director-concertino. Programa: Concierto para oboe d’amore BWV 1055r, Aria de la Cantata BWV 198 y Cantata BWV 202, de Bach; Arias de Emma und Eginhard y Germanicus, de Telemann; Suite nº 1 de Johann Bernhard Bach. Teatro de la Maestranza, martes 19 de febrero de 2019


Todos los vídeos de Semana Santa 2016