Menú

Enel invertirá 8.600 millones en España y Portugal para impulsar las renovables y salir del gas

Así, Endesa recibirá esta inyección de su matriz en tres años, tras difundir el grupo italiano su plan estratégico para el trienio 2023-25

22 nov 2022 / 19:14 h - Actualizado: 22 nov 2022 / 19:26 h.
"Mercados","Energía","Distribución","Energía nuclear","Gas"
  • Sede de Endesa en Madrid.
    Sede de Endesa en Madrid.

Enel, la mayor eléctrica europea, prevé inyectar en Endesa 8.600 millones de euros en 3 años para impulsar su actividad renovable y salir del negocio del gas, al tiempo que abandonará Argentina y Perú como parte de un plan de desinversiones por 21.000 millones y un recorte de casi el 18 % de las inversiones. Así, Enel invertirá 37.000 millones de euros en el periodo 2023-2025, un 17 % menos que en su previsión para el trienio 2022-2024, y concentrará sus inversiones en Italia, con el 48 % del total, e Iberia (España y Portugal, donde opera a través de Endesa), donde invertirá 8.600 millones de euros, el 23 % del total.

Al difundir este martes su plan estratégico para el trienio 2023-25, el grupo italiano, principal accionista de la española Endesa, ha detallado que prevé ganar entre 7.000 y 7.200 millones de ganancias en 2025, lo que supone entre un 36 y un 40 % más que la horquilla de 5.000-5.300 con la que espera cerrar este año.

Asimismo, estima que su resultado bruto operativo (ebitda) ascienda a entre 22.200 y 22.800 millones en 2025, más de un 16 % que el calculado para este año (19.000-19.600 millones).

La firma, de capital mayoritariamente público y con importante presencia en América Latina, se ha propuesto vender activos por 21.000 millones y salir de mercados como Perú, Argentina o Rumanía para reducir su deuda (que se busca que ronde los 51.000-52.000 millones al final de 2023) y centrar su actividad en Italia, España, EE.UU., Brasil, Chile y Colombia. En 2022 ya vendió todos sus activos de generación en Rusia.

La empresa quiere acelerar ese proceso de desinversiones y aspira a que el grueso de ellas estén ejecutadas para finales de 2023 (unos 12.000), con la intención de contar cuanto antes con una estructura más ágil, que centre sus inversiones en los citados mercados estratégicos.

El dividiendo se elevará al menos un 7,5 %, hasta los 0,43 euros por acción.

Salida del gas en España y a la espera del nuevo impuesto

En rueda de prensa, el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, ha señalado que la venta del negocio del gas de Endesa en España no tiene nada que ver con el marco regulatorio del país o por lo que vaya a hacer el Gobierno con la tarifa del gas, sino con el progresivo proceso de electrificación.

Respecto al impuesto que se va a aprobar en España para gravar los ingresos de las energéticas por los beneficios extraordinarios que están obteniendo, ha dicho que Endesa "está gestionando bien este tema" y que en cuanto se conozcan los detalles tomará la "decisión correcta" desde el punto de vista regulatorio y jurídico.

El directivo es partidario de poner un tope a "los precios de locura" del gas en Europa, ante la volatilidad del TTF holandés, el índice de referencia europeo. De hecho, espera que cuanto antes se establezca para evitar negociaciones como la que tuvo que impulsar con Argelia.

En este sentido, dicen no entender las preocupaciones de algunos países europeos, porque en su opinión, los elevados precios del gas perjudican también a Alemania y al resto de Europa.

En cuanto a posibles inversiones en energía nuclear, Starace, que ha recordado que, en España, Endesa participa en la gestión de siete centrales, ha señalado que lo único que estudia el grupo en estos momentos es la nuclear de cuarta generación.

Reducción de inversiones y concentración de negocios

En conjunto la firma prevé invertir 37.000 millones en 2023-25 (el 50 % para generación y el 40 % para redes), un 17,7 % menos que en su previsión para 2022-24, y las concentrará en Italia (48 % del total), y en la Península Ibérica, donde invertirá 8.600 millones de euros a través de Endesa (23 % del total y un 14,6 % más que en el trienio actual).

En Latinoamérica invertirá el 15 % (5.600 millones), concretamente en Chile, Colombia y Brasil, ya que abandonará Argentina y Perú. En esa región el ebitda caerá un 23 % desde los 5.600 millones previstos para este año a 4.300 en 2025.

El consejero delegado ha explicado concretamente sobre Perú, que allí Enel no puede "invertir mucho más", aunque ha defendido que es un lugar fiable y hay mucho interés en la compra de los activos en los que Enel va a desinvertir.

En España, las mayores inversiones se concentrarán en renovables (4.300 millones) y en redes (2.600) y se espera que el ebitda llegue a 5.300 millones este año y 5.400 en 2025.

También intentará aprovechar el contexto del mercado para "cristalizar" (vender) el valor de la cartera de gas que Endesa tiene en España y vender también los activos en Ceará (Brasil) para enfocar sus redes de distribución a grandes ciudades como Río de Janeiro y Sao Paulo.

De cara a 2024, Enel también prevé desprenderse de activos en EE.UU. y de Enel X Way, aunque, según ha explicado el consejero delegado, Francesco Starace, en este caso la decisión podría cambiar, pues lo que se pretende es trasladar al mercado el valor de lo que se ha creado en ese país.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos