Las bajas por enfermedad equivalen a 709.000 empleados sin trabajar ni un día

29 dic 2022 / 09:56 h - Actualizado: 29 dic 2022 / 09:57 h.
"Física","Seguridad Social","Comunicación","Construcción","Hostelería","Accidentes laborales","Servicios Sociales","Limpieza","Gripe","Pandemia"
  • Las bajas por enfermedad equivalen a 709.000 empleados sin trabajar ni un día

Las bajas laborales por enfermedad común registradas entre enero y agosto acumulan 170 millones de días de baja, equivalentes a la jornada anual de 709.000 trabajadores asalariados, el 4 % del total de afiliados al régimen general de la Seguridad Social, de acuerdo con un informe de la mutua Asepeyo.

El «Observatorio de contingencias comunes» de Asepeyo, elaborado a partir de datos propios y de la Seguridad Social, destaca que en el periodo analizado se iniciaron casi 4,4 millones de bajas con una duración media de 38,74 días.

Esta cifra da una media de 548.845 bajas iniciadas cada mes, lo que supone un crecimiento de 28,9 % interanual, que el director el director territorial del área centro de Asepeyo, Constantino Perea, considera acorde a la mejora de la actividad económica.

En declaraciones a EFE Perea explica que el absentismo suele acompañar al ciclo económico, de forma que crece en momentos de bonanza y cae en recesión, como ocurrió en 2020, año de la pandemia en el que las bajas por enfermedad común cedieron el 21,6 % (la baja por covid-19 se asimiló a accidente de trabajo a efectos de la prestación).

No obstante, el incremento de las bajas hasta agosto (28,9 %) es significativamente superior a los registrados en otros años de recuperación como 2021 (16,5 %) o 2019 (15,6 %).

Navarra y Cataluña son las comunidades autónomas con mayor incidencia media mensual, con 49,68 y 44,54 bajas por cada mil trabajadores, mientras que Extremadura se sitúa en el otro extremo con 19,25 casos por cada mil trabajadores.

Sin embargo, en las comunidades con menos bajas, la incapacidad tiene una duración mayor, con 64,50 días de media en Extremadura, frente a los 25,97 días en Navarra, cuestión que tiene que ver con el tipo de actividad, la edad media del trabajador y las listas de espera para especialistas, entre otros factores.

LA PATOLOGÍA PSIQUIÁTRICA, LA MÁS FRECUENTE Y LA QUE MÁS DURA

La patología psiquiátrica es la que tiene una mayor incidencia y duración, con el 10,04 % de los casos y 113,10 días de media de baja, por delante de la patología de columna lumbar (9,28 % de los casos) que en 2019 se situaba en primer lugar, un cambio en el que ha podido influir la pandemia, según Perea.

También llama la atención la subida en incidencia de la gripe y las enfermedades de vía aérea superior, un 4 % más frecuentes que en 2021, aunque son las de menor duración media, con 7,60 días de baja.

Todas las patologías que tienen que ver con el sistema musculoesquelético (columna lumbar, tendinosa, osteoarticular y fracturas) suman el 28,64 % de los casos de baja, con duraciones medias que van de los 69 a los 98 días.

SERVICIOS AUXILIARES, EL SECTOR CON MAYOR INCIDENCIA

La mayor incidencia se registra en las actividades administrativas y los servicios auxiliares, con 29.810 casos por cada 100.000 trabajadores, según los datos de Asepeyo, que destaca que en este ámbito se incluyen las empresas de limpieza, seguridad o mantenimiento, donde las edades son más avanzadas y la actividad física es importante.

La segunda mayor incidencia de la baja por enfermedad común es para las actividades sanitarias y de servicios sociales, con 27.823 casos por cada 100.000 trabajadores.

En sentido contrario, destacan la construcción y la hostelería con el menor número de casos (16.271 y 19.677 por cada 100.000 trabajadores, respectivamente), si bien Perea recuerda que son sectores donde tienen una mayor incidencia los accidentes laborales.

EL 3 % DE LOS AFILIADOS ACUMULAN EL 22 % DE TODAS LAS BAJAS

De acuerdo con Asepeyo, el 3 % de los trabajadores afiliados al régimen general acumulan el 22 % de todas las bajas, con dos o más bajas por cada empleado.

Perea asegura que el 85 % de estas bajas son de corta duración, lo que permite intuir «problemáticas personales o laborales» en muchos de esos casos, «que podrían solucionarse con una mayor comunicación entre empresa y trabajador».

El perfil más común es el de una persona de 31 a 50 años, con antigüedad en la empresa inferior a 3 años, con una baja de corta duración que se suele iniciar a principios de semana.

A juicio de Perea, el dato positivo a destacar es que el 83 % de los trabajadores no ha tenido ninguna baja, una tasa que se suele mantener entre el 80 y 85 % de los afiliados.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos