lunes, 27 septiembre 2021
22:03
, última actualización
La aventura del misterio

¿Es posible hablar con los muertos?

Hay dos fenómenos que atraen sobremanera, son las denominadas «voces del misterio» o «voces del más allá». También hay confusión entre las parafonías y las psicofonías

25 jul 2021 / 04:00 h - Actualizado: 25 jul 2021 / 04:00 h.
"La aventura del misterio"
  • ¿Es posible hablar con los muertos?

En la investigación paranormal, dos fenómenos que atraen sobremanera, son las denominadas «voces del misterio» o «voces del más allá»; algunos lo identifican con la de seres fallecidos tratándose de comunicar, otros -quizás más cautos- desconocen su origen.

Hay aún alguna confusión entre dos fenómenos que se pueden captar: las parafonías y las psicofonías. Les explicamos cada uno de ellos:

Las parafonías serían un fenómeno de EVP (electronic voice paranormal) en la cual, a diferencia de las psicofonías, pueden ser escuchadas por el receptor en el momento en el que se produce.

Su explicación, al igual que en el fenómeno psicofónico, es esquivo y difícil de razonar. En España uno de los grandes impulsores en la investigación psicofónica fue Germán de Argumosa, el cual acuñó este curioso término y fue el responsable de algunas de las grabaciones psicofónicas y parafónicas más interesantes de la primera etapa de la investigación de este tipo de fenómenos.

Algunos usan erróneamente el término parafonía como sinónimo de psicofonía, sin embargo no se trata del mismo fenómeno aunque si tienen punto comunes.

Las psicofonías son sonidos, frases, palabras, aparentemente inteligentes, grabadas en una grabadora (bien de audio o de video) en formato analógico o digital, que bajo unas determinadas condiciones de seguridad no parecen haber sido ni creadas ni originadas por la voz humana.

Son llamadas también como EVP, y constituyen uno de los misterios más enraizados en el mundo de lo paranormal.

Las voces grabadas pueden ser diversas y variadas, desde la voz de un niño hasta la de una persona de edad avanzada.

Normalmente son voces de origen desconocido que responde a una pregunta realizada por el investigador, siendo así de un origen “inteligente”. Sin embargo el que se registre un fenómeno de este tipo no significa que estemos ante un suceso de origen paranormal, si ante un suceso de origen desconocido.

Las psicofonías son detectadas y escuchadas a posteriori de producirse, son inaudibles para el receptor.

Igualmente se han registrado sonidos de animales, ruidos de forma e intensidad muy diversa y también sonidos musicales.

Sonidos de muchas características, en el caso de los que reproducen la voz humana con una característica muy especial: no tienen un perfil de sonido, o sonograma, que se corresponde con el humano...

La explicación para un fenómeno tan interesante puede ir desde el fenómeno paranormal, las voces de los seres fallecidos, hasta simples fenómenos de ventriloquia inconsciente, fraudes o interferencias. Igualmente se aboga por la fuerza de la mente o subconsciente de las personas.

Ambas pueden darse en una investigación paranormal, o de corte paranormal, y ambas pueden ser registradas, lo complicado es determinar el origen de las mismas.

Investigación paranormal

En muchas ocasiones se pregunta al investigador sobre la metodología al investigar un caso inexplicado, a veces paranormal y otras anormal. Cada investigador, o grupo de investigación, tiene la suya propia, muchas veces confluyen, otras no.

Una investigación paranormal no es ir a un determinado lugar hacer un barrido fotográfico y tratar de captar psicofonías -con la idea de decir aquello de «aquí he estado yo»-, tampoco es realizar una ouija o desplazar a un médium que canalice, tampoco es hacer una sesión de Spirit Box, aunque algunas de las citadas -fotografías, psicofonías y Spirit Box- pudieran servir como una primera toma de contacto, una aproximación al escenario de los fenómenos descritos.

La investigación paranormal debe partir por la primera información del testigo que nos pone en antecedentes de hechos o episodios extraños sucedidos en un determinado lugar. A ese testimonio deberán de seguir horas de «interrogatorio» al testigo a fin de determinar la certeza y veracidad de lo descrito. Igualmente se debe tratar de localizar a más testigos e ir documentando históricamente tanto los relatos recabados como la investigación histórica del lugar, sea un edificio público o privado, sea un lugar accesible o no.

Tampoco es investigación paranormal ir todos los días a un lugar nuevo a investigar, investigación paranormal es ir una y otra vez a un mismo lugar para tratar de obtener resultados, sin caer en el tedio o la monotonía.

Igualmente se deben pedir las autorizaciones pertinentes para comenzar la investigación en caso de necesitarse -por escrito preferiblemente-, una vez en el interior del edificio o inmueble se dispondrá de optimizar el tiempo de la mejor forma posible, así es conveniente que todos los miembros de un grupo sepan su rol en el mismo y que impere el silencio.

En nuestras habituales investigaciones somos cinco personas, extensivas a siete, se hacen los trabajos de recopilación de testimonios y archivo sobre la Historia del lugar, tratando de obtener pistas sobre la presunta manifestación. Da igual investigar a las tres de la tarde que a las tres de la mañana, los fenómenos no tienen reloj y tienden a hacerlo en cualquier momento, no obstante el silencio de la noche ayuda a que no haya ruidos indeseados o alteraciones como vibraciones originadas por tráfico rodado, bullicio de otras personas o clientes/usuarios, equipos electrónicos y otras circunstancias. Igualmente hay modernas linternas -cargadas de funciones- que meten ruidos e interferencias a las grabaciones, se deben evitar. Se realizarán frecuentes barridos fotográficos y grabación en vídeo, con cámaras fijas de los puntos calientes del lugar, allá donde más manifestaciones se originen.

Como equipo complementario solemos llevar cámaras con opción de grabación nocturna y cámaras termográficas que recogen la huella calórica/térmica del lugar, este equipo es costoso y normalmente hay empresas que lo alquilan, en otras ocasiones ceden a la investigación con su posterior devolución. Se dispone también de focalizadores de sonidos, detectores de campo electromagnético, estaciones meteorológicas profesionales -de barrido cada 0,1 segundo, no sirven las normales de barrido cada 60 segundos-, detectores de presencia, útiles para detectar cualquier intruso físico o animal en un lugar -contra lo que se pudiera creer estos aparatos no fueron diseñados para «detectar fantasmas»-. Igualmente punteros térmicos para saber posibles flujos o corrientes de aire (caliente o fría) en un lugar. Grabadoras de audios, mesas profesionales de sonido e, incluso, algún viejo aparato de bobina abierto para cubrir todos los apartados, digital y analógico...y, recalco: mucho silencio.

Capítulo aparte merecen las nuevas tecnologías, así la denominada Spirit Box está bien para una primera toma de contacto que aporte datos interesantes o indicios, pero jamás puede sustituir a una investigación con rigor, para primeras tomas de contacto va bien, luego sede su lugar a otras técnicas. Hemos de tener en cuenta que la Spirit Box no deja de ser una radio abierta que recibe todo tipo de señales en AM o FM, como tal es susceptible de recibir/emitir mensajes e interferencias, que en unos casos -por coherencia con la pregunta- puede ser significativo y en otras no deja de ser casual. Es importante saberlo: no es un conducto abierto con el «más allá«, sólo se usan los principios básicos de transcomunicación para usar el ruido blanco generado entre frecuencias «vacías» como portadora de un sonido «paranormal» que, a veces, no lo es.

La Ovilus III es igualmente subjetiva, este «traductor» de energías en «palabras» es especialmente sensible de utilizar, curiosos los resultados que de él se obtienen, pero como la Spirit Box, subjetivo y cuestionable. No obstante cualquier elemento que pueda ayudar a una investigación paranormal aunque sea registrando indicios -que luego serán descartados o no- es siempre bienvenida.

Todo ello debe llevar una metodología, en nuestro caso recogida en 8 folios de cuestionarios donde se van anotando puntualmente todo lo que sucede a lo largo de la misma. ¿El objetivo? Siempre es tratar de captar el fenómeno paranormal, en vídeo preferiblemente, aun a sabiendas que cuando eso suceda de forma positiva habrá quién cuestiones con escepticismo toda la investigación y su metodología, pero en cuestión de Ciencia... Nuestro equipo de investigación fue el único que entró autorizado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla en sus instalaciones realizando un trabajo compartido luego con una de sus facultades de Ciencia, igualmente colabora con las fuerzas de seguridad del Estado y otras instituciones públicas así pues es el reconocimiento a un trabajo que, creemos, está bien hecho.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla