Menú
La aventura del misterio

Misterios en la Hacienda San Lorenzo de Miravalle o Ibarburu

Se trata de uno de los grandes lugares del misterio, una explotación agropecuaria abandonada que es, hoy día, un ejemplo de arquitectura de olivar. Un conjunto de edificios cuyos orígenes se remontan al siglo XVII.

27 ago 2022 / 05:46 h - Actualizado: 26 ago 2022 / 10:47 h.
"La aventura del misterio"
  • Misterios en la Hacienda San Lorenzo de Miravalle o Ibarburu

Se trata de la Hacienda Ibarburu o San Lorenzo de Miravalle, propiedad de Lorenzo Ignacio de Ibarburu que fue su dueño en 1702 al comprarla por 22.800 reales de vellón. En 1672 pasó a ser propiedad de Brito Prato siendo un olivar y viñedos llamado «Vargas-Santaren«.

Sus dueños actuales son los marqueses de Pickman, en una propiedad venida a menos debido la construcción a unos de sus márgenes de la carretera de Cádiz; está totalmente abandonada dejando su esplendor en otro tiempo aunque guardando el vestigio de su grandeza.

Sobre las especulaciones de presuntos enterramientos en la misma la familia Pickman confirmó que en el terreno no se enterró a nadie. Se habla de presencias en su interior y de voces del «más allá« que podrían tener una explicación en su pasado más desconocido.

Historia la Hacienda Ibarburu

Es una hacienda que no deja indiferente a nadie, se color almagra le da un toque singular y especial, diferente. Es excepcional y aún se puede contemplar, en su interior, toda la parte de almacén, la almazara de aceite, las caballerizas así como la vivienda de la persona.

También tiene una zona para el ganado así como para los depósitos de aceite. La hacienda gira en torno a un patio central que remata una fuente o la techumbre de vigas de madera con columnas de mármol.

La zona más sobresaliente es la del señorío, donde pasaban largas temporadas los señores, con una doble alquería, o su torre mirador de planta cuadrada y que es de notable factura.

A finales del siglo XVIII pasa a Antonia de Ibarburu casada con Juan Ignacio de Esquivel, el hijo de ambos, primer marques de Esquivel, sería su propietario en el siglo XIX.

El segundo marqués de Esquivel la vendió, para hacer frente a unas deudas contraídas, así pasó a manos de José María Benjumea y de este a Joaquín Mesa y, con posterioridad al que sería cuarto marqués de Pickman.

Misterios en la Hacienda San Lorenzo de Miravalle o Ibarburu

La hacienda está considerada como BIC (Bien de Interés Cultural) aunque lo cierto es que está abandonada desde el año 2017 y se ha expoliado siendo irrecuperables como lo que es la vieja capilla o la balconada exterior del edificio. Desde el año 2021 está en la llamada «Lista Roja del Patrimonio».

Fenómenos paranormales

En su interior se han descrito todo tipo de fenómenos extraños, desde la grabación de psicofonías hasta la detección de presencias en su interior, presencias que se verían en forma de sombras que vagan por distintas zonas de la hacienda y que hacen que sea especialmente inquietante permanecer en ella, sobre todo al caer la noche.

Algunos de los investigadores que han entrado en su interior afirman que se debe a un viejo guardés que habría sido enterrado en su interior, en otra época e, incluso, a un sacerdote que murió en el edificio.

Es complejo de saber allá donde familias como la Ibarburu, Benjumea o Pickman han pasado por allí en siglos pasados y que su historia es amplia aunque es dudoso que se mantuviera un punto de enterramientos allí, lo normal es que se trasladara al cementerio de Dos Hermanas, aunque en cuestión de leyendas son muchos los que prefieren creer en ellas a los datos contrastados.

No obstante si se pudieron producir muertes, por diferentes motivos, que son las que impregnan este lugar y que serían las responsables de los fenómenos paranormales que acontecen en su interior, aquellas presencias que quedan vinculadas al lugar por un lazo emocional o sentimental.

La investigación

En investigación personal en este sitio pudimos captar voces de niños jugando en las proximidades de la vivienda principal, del señorío, voces captadas con la «Spirit Box» y que resultaban impactantes en tanto allí, en ese momento no había nadie. Reinaba el silencio y si pudimos captar a esos niños jugando... ¿De dónde surgían esas voces?

Igualmente el detector de campo EMF mostró valores muy elevados, extremos para un punto en el que no hay ningún tipo de elemento que perturbe el funcionamiento del mismo.

También pudimos captar con la «Spirit Radio» voces que nos decían: «Ayuda», «muerto», «soldado», «tengo miedo» o «vete», todo ello resultaba especialmente curioso en un punto donde ya habíamos captado esas mismas voces de niño de nadie.

Destaco también la investigación en este punto de mis compañeros José David Flores y Selena quienes captaron diferentes psicofonías en su interior y que también su rem-pod (detector múltiple) saltó en diferentes ocasiones como captando a alguien que, en ese momento, era invisible.

Como dato curioso destacar que este punto, la «Hacienda Ibarburu» se relaciona con la Alquería del Pilar de Dos Hermanas en la presencia que se ve en el edificio oficial de la localidad nazarena, en pleno parque, y que es un sacerdote que baja las escaleras y se dirige a un punto del salón de actos para señalar un cuadro, un cuadro que es, precisamente, el de la «Hacienda Ibarburu», incluso de una niña, una “niña de nadie”.

También destacar las visitas que hizo a este sitio la literata Cecilia Böhl de Faber, «Fernán Caballero», sobre la que pesa la leyenda -tal vez realidad- que se manifiesta en aquellos lugares con lo que tuvo relación en vida como ocurre en la calle San Luis de Sevilla, el palacio de Monsalve, la Facultad de Bellas Artes o la propia Alquería del Pilar. ¿Otro sitio marcado por su presencia?

José David Flores, en su investigación en el lugar, también habla de la presencia de un niño que se pasea por este sitio, en forma de sombra... ¿Tal vez es el responsable de las voces infantiles que se escuchan en su interior?

Son fenómenos paranormales que tienen lugar entre sus muros color almagra, fenómenos que resultan del todo punto inexplicables, que hay que ir con sumo cuidado pues, por las condiciones en las que se encuentra, puede ser peligroso, sobre todo para aquellos que no respetan unas normas básicas de visita al interior de estos lugares. Igualmente pudo ver a una «persona», no material aunque visible que lo impresionó mucho y del que no había rastro... ¿Quién era? nadie, técnicamente.

En nuestra investigación en el lugar quedamos muy sorprendidos... Detectores que saltan solos como captando «algo» invisible, registro de psicofonías, bajas abruptas de temperatura y la visualización de una sombra que conforma del núcleo de sucesos sobrenaturales que se pueden vivir dentro de la misma y que hoy por hoy es uno de los santuarios del misterio en la provincia, santuario que hay que respetar.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos