viernes, 27 noviembre 2020
15:54
, última actualización
Local

Bellavista pide la vez

El mismo año que la Feria dejaba el Prado, Bellavista levantaba un mercado provisional que ha durado 36 años. La vieja plaza de abastos que ha visto envejecer a sus tenderos y crecer a los hijos de éstos tiene las horas contadas. En febrero, con dos años de retraso, el nuevo edificio recibirá las primeras compras.

el 15 sep 2009 / 21:18 h.

TAGS:

El mismo año que la Feria dejaba el Prado, Bellavista levantaba un mercado provisional que ha durado 36 años. La vieja plaza de abastos que ha visto envejecer a sus tenderos y crecer a los hijos de éstos tiene las horas contadas. En febrero, con dos años de retraso, el nuevo edificio recibirá las primeras compras. ¿Quién da la vez?

El proyecto en papel que anuncia el nuevo mercado amarillea sobre la pila de cajas de tomates y limones que se amontonan a la entrada. Desde 1973, este improvisado local de uralita acoge cada mañana la visita de los vecinos que, tirando del carro, se disponen a hacer la compra.

Dolores Aparcero y María Isa Ortiz entran reliadas en bufandas y mantoletas de lana. Lo hacen como si fueran a una estación de esquí: "Aquí hace mucho frío, pero nosotras seguimos viniendo. El día que abran el nuevo mercado, ¡cualquiera nos echa!", bromean en su rally por las ofertas de los 16 puestos, de los cuarenta originales, que han sobrevivido en este exilio crónico, cuya provisionalidad estaba prevista en un principio por un año.

Las condiciones "tercermundistas" del lugar no han acabado con la ilusión de los placeros que, como el pescadero Luis Macías, prepara el traslado al nuevo edificio, justo al lado, entre las calles Pamplona y Miguel Ángel. Estos días el trabajo se multiplica. Hay que adecentar los nuevos puestos, sin desatender las ventas. Francisco Tornay, presidente de la asociación de comerciantes Mercado Bellavista, asegura que "todo está listo a la espera de recibir los suministros de luz y agua".

"Queremos que lo inaugure el alcalde el 28 de febrero, Día de Andalucía, pues es un día muy importante para este barrio de trabajadores", apunta Tornay. Desde la Delegación de Salud y Consumo del Ayuntamiento se trabaja para que la inauguración sea "durante el mes de febrero", aunque no se precisa fecha. Fuentes municipales afirman que la obra civil está terminada y que todo depende de recibir las conexiones de luz y agua. La primera piedra se puso en junio de 2006 con un plazo de siete meses.

Los comerciantes achacan la demora a que la constructora entró en quiebra. No obstante, Tornay se muestra satisfecho con el resultado del edificio, de 2.500 metros cuadrados, "más del doble que el actual". En total, albergará 22 puestos, seis más que los que existen en las actuales instalaciones.

Entre los nuevos servicios del mercado figuran el sistema de calefacción en invierno y refrigeración en verano, un puesto de ropa y calzado, otro para consigna y reparto a domicilio, una zona de carga y descarga, el bar-cafetería, una sala de reunión y otra de elaboración.

En el solar de la vieja plaza, los vecinos han solicitado a Urbanismo el derribo del provisional y la construcción de un aparcamiento rotatorio en superficie sobre el solar. El presidente de la entidad vecinal Unidad de Bellavista, Dámaso Lombardo, explica que Urbanismo ha dado "el visto bueno".

Ahora vecinos y comerciantes esperan que el nuevo mercado abra en un mes. Entonces, dicen, se sentirán "recompensados" por tantos años de espera. "Por lo menos va ser antes que el de la Encarnación", se consuelan. Y es que los más antiguos procedían de la cooperativa de la Encarnación, que se segregó en 2002 para crear la de Bellavista.

  • 1