sábado, 19 octubre 2019
15:38
, última actualización
Local

De 'shopping' para ayudar a buena causa

Los voluntarios de Nuevo Futuro volvieron a tomar ayer el hotel Los Lebreros para recordar que hay quien necesita ayuda. El rastrillo solidario regresa un año más a Sevilla -y ya van 23- con el propósito de recaudar fondos para los hogares de la asociación en los que viven niños tutelados por la Junta de Andalucía desde que nacen hasta que son capaces de valerse por sí mismos.

el 15 sep 2009 / 22:31 h.

TAGS:

Los voluntarios de Nuevo Futuro volvieron a tomar ayer el hotel Los Lebreros para recordar que hay quien necesita ayuda. El rastrillo solidario regresa un año más a Sevilla -y ya van 23- con el propósito de recaudar fondos para los hogares de la asociación en los que viven niños tutelados por la Junta de Andalucía desde que nacen hasta que son capaces de valerse por sí mismos.

Después de meses de trabajo, los voluntarios de la asociación comprobaron ayer -día de la inauguración- que de nuevo su iniciativa contó con el respaldo de personalidades como el cardenal Carlos Amigo Vallejo o la Infanta Doña Pilar de Borbón, que no quisieron perderse el primer día de rastrillo, pero también de ciudadanos anónimos dispuestos a colaborar con su causa.

Nuevo Futuro ha transformado los salones del conocido hotel en un improvisado mercadillo con más de una treintena de puestos en los que se puede encontrar casi de todo. Antigüedades, artículos de segunda mano, vestidos, bisutería... que aportan un buen número de empresas y también particulares.

En el rastrillo no se para desde primera hora de la mañana. Una de las zonas más concurridas es El Zacatín, "uno de los puestos más antiguos", cuenta Lola Prieto y donde venden mantelerías, toallas y sábanas que son "los artículos más demandados cada año".

Con tanta oferta no es de extrañar que se pasen por el rastrillo "jóvenes, mayores y gente de todo tipo", como explica Masayo Martínez de Villareal. Lo importante es que cuando acabe se haya recaudado lo máximo posible porque, al fin y al cabo, es por una buena causa.

La gente de Nuevo Futuro ha pensado en todo y hasta han abierto una cafetería donde tomar un buen chocolate para coger fuerzas y seguir comprando. Desfiles de flamenca y ropa infantil, una tómbola... Toda imaginación es poca para garantizar que haya un número 24.

  • 1