lunes, 30 noviembre 2020
10:58
, última actualización
Local

El Anatómico Forense se ampliará al mudarse en julio a San Jerónimo

El Instituto Anatómico Forense estrenará en julio las nuevas instalaciones en el tanatorio de San Jerónimo. La Junta va a invertir casi 360.000 euros en el alquiler del semisótano por cuatro años y en las obras de adaptación, que permitirán ampliar las dotaciones del actual servicio.

el 15 sep 2009 / 21:35 h.

TAGS:

El Instituto Anatómico Forense estrenará en julio las nuevas instalaciones en el tanatorio de San Jerónimo. La Junta va a invertir casi 360.000 euros en el alquiler del semisótano por cuatro años y en las obras de adaptación, que permitirán ampliar las dotaciones del actual servicio.

El Servicio de Patología Forense (conocido como Instituto Anatómico Forense) abandonará en julio las obsoletas instalaciones que en la actualidad posee en el edificio de la Facultad de Medicina, en la avenida Sánchez Pizjuán, para estrenar la nueva sede que estará ubicada en la planta semisótano del tanatorio de San Jerónimo. La Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía ya cuenta con la licencia de obras para ejecutar el proyecto, con lo que la previsión es que en breve se inicien los trabajos de reforma y adaptación.

La empresa que en la actualidad gestiona el tanatorio, Servicios Especiales S.A. (Servisa), será la encargada de ejecutar los trabajos en el semisótano del edificio, que permitirán ampliar en 200 metros cuadrados más la actual superficie, quedando en 787,6 metros cuadrados, que se dividirán en diferentes despachos. Una vez concluidos los trabajos, Servisa alquilará el semisótano a la Junta durante cuatro años, el tiempo suficiente mientras se aborda la construcción de la Ciudad de la Justicia, por un valor de 359.832 euros, en los que se incluye el importe de la obra, y que se abonarán a lo largo de la duración del contrato, según fuentes de la Consejería de Justicia.

Las nuevas instalaciones doblarán en servicios a la actuales, ya que en lugar de una sala de autopsia habrá dos, una de ella general y otra para contaminados. De igual modo, se doblará el número de cámaras frigoríficas al pasar de las 12 actuales (número insuficiente, ya que algunas veces se ha encontrado en la situación de tener más cadáveres que cámaras) a 25, dividas en congelación y refrigeración.

También habrá una sala especial de radiología de cadáveres y otra para el reconocimiento de las víctimas por parte de los familiares, lo que permitirá ganar en intimidad. Asimismo, los médicos forenses -que han participado en el proyecto- contarán con amplios despachos para desarrollar su labor en mejores condiciones, pues en el edificio actual tienen que compartir un espacio de dos ó tres metros cuadrados.

En este sentido, la propia consejera del ramo, Evangelina Naranjo, reconoció que las instalaciones actuales "están fatal", pues la "situación no aguantaba más", ni para el personal que desarrolla su labor en las instalaciones ni para los familiares de las víctimas que "casi no tienen ni espacio para esperar el resultado de las autopsia y tienen que hacerlo en la calle".

Para la consejera, que tras su toma de posesión acudió en visita privada a la sede de la avenida Sánchez Pizjuán, "lo más importante es la dignidad de las familias, que están pasando un mal momento y que necesitan privacidad", a lo que añadió que el hecho de que el servicio forense esté en el tanatorio "no quiere decir que los familiares tengan que usar los servicios del mismo, sino que, como ahora, pueden elegir dónde llevar a sus fallecidos". Además, destacó que los médicos forenses contarán con la tecnología adecuada y los medios para ampliar su labor de investigación, pues "muchos de ellos colaboran con revistas de investigación internacionales", recordó la consejera.

El Instituto Forense tendrá dos accesos distintos para el personal, que estará situado en la esquina del edificio más próxima a San Jerónimo, y la de los familiares, que será por el interior del edificio. De igual modo, los coches fúnebres tendrán una entrada directa por la parte trasera del inmueble.

Además de la dotación presupuestaria para las obras y el alquiler, la Consejería invertirá entre 60.000 y 90.000 euros en mobiliario y renovación del instrumental. Por su parte, Servisa sufragará elementos como la climatización, las cámaras frigoríficas o las mesas para las autopsias.

  • 1