lunes, 25 enero 2021
22:02
, última actualización
Local

El asesino del Pumarejo ingresa en prisión con 57 arrestos a su espalda

Juan Luis G.G., de 46 años, que supuestamente asesinó el martes a José Lorenzo Vázquez en El Pumarejo, ha ingresado ya en prisión sin fianza. A este hombre "violento y amenazante" le constaban ya 57 detenciones anteriores.

el 15 sep 2009 / 20:26 h.

TAGS:

R. Velis / C. Rengel

Juan Luis G.G., de 46 años, que supuestamente asesinó el martes a José Lorenzo Vázquez en El Pumarejo, ha ingresado ya en prisión sin fianza. A este hombre "violento y amenazante", como lo definen los vecinos, le constaban ya 57 detenciones anteriores. Hacía pocas semanas que había salido de la cárcel.

Según informaron ayer desde la Comisaría Superior de la Policía Nacional en Sevilla, el detenido, natural de la capital hispalense, ha ingresado en prisión acusado de un delito de homicidio tras clavar supuestamente un destornillador de grandes dimensiones en el cuello de José Lorenzo, onubense de nacimiento y de 44 años, mientras bebía y atendía a sus perros en El Pumarejo, el día 23. La orden de ingreso la ha dado el juzgado de Instrucción número 2, que se ha inhibido en favor del número 20, que era el que estaba de guardia de incidencias el día de los hechos y que fue el que procedió al levantamiento del cadáver y, por tanto, se hizo cargo inicialmente de la investigación.

Al arrestado le constaban en los archivos policiales 57 detenciones previas por delitos de robo, robo con violencia, amenazas y tráfico de drogas, entre otros, y también "numerosísimas" requisitorias judiciales. El detenido, según fuentes policiales, había salido de prisión hacía pocas semanas. Los vecinos de El Pumarejo sostienen que fue vecino de la zona durante muchos años, pero que desde hacía dos no se le veía; tras ese tiempo, hace un mes comenzó a merodear de nuevo por la plaza, provocando a las personas con las que se cruzaba y amenazando con golpearlas. Juan Luis G.G. fue arrestado minutos después de encararse con José Lorenzo, al que pidió bebida de forma imperativa. Al negarse, comenzó a golpearle en las piernas, en las que tenía una minusvalía, y, tras tirarle al suelo, le clavó en la base del cuello un destornillador. Los testigos aseguran que permaneció junto al herido con total calma y sólo comenzó a correr al ver a la Policía Nacional. Los agentes lo interceptaron muy cerca del Pumarejo y aún llevaba en su poder el punzón con el que supuestamente cometió el ataque.

La víctima, por su parte, recibió ayer sepultura a las 13.00 horas, un adiós en el que estuvo arropado por numerosos amigos y vecinos de su barrio, en el que residía desde hace tres décadas. Parado, con un hijo, a José Lorenzo Vázquez le constaban también cuatro antecedentes policiales por delitos contra la salud pública, aunque entre sus convecinos tenía una imagen "tranquila, pacífica y amigable": "No se metía con nadie y era muy colaborador", sostienen sus conocidos y el presidente de la asociación de vecinos y comerciantes, Ángel López Hueso.

  • 1