Menú
Local

'Jugar con petardos es tan peligroso como llevar un arma'

Prácticamente tiene su brazo derecho inutilizado, y todo, porque hace dos años recibió el impacto de un cohete. Ese fatídico 25 de diciembre de 2006 ha marcado para siempre la vida de María Isabel Arjona.

el 15 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

Prácticamente tiene su brazo derecho inutilizado, y todo, porque hace dos años recibió el impacto de un cohete. Ese fatídico 25 de diciembre de 2006 ha marcado para siempre la vida de María Isabel Arjona. A la espera del juicio de su caso, su letrado pide al Ayuntamiento más control.

"Dentro de poco tendrá que volver a someterse a una nueva intervención quirúrgica", y eso que el pasado 25 de diciembre se cumplieron dos años del lamentable accidente que le cambió la vida. María Isabel Arjona recibió el impacto de un cohete de varilla en su brazo derecho, casi a la altura del hombro, cuando paseaba con su perro por la calle Fernández de Ribera (en Nervión) y desde entonces ha sufrido un calvario de intervenciones y tratamiento que de poco le han servido, pues "tiene secuelas irreversibles y prácticamente ha perdido la movilidad, pues no tiene masa muscular en el hombro", explica el letrado de la mujer, Álvaro López-Masjuán.

En estos 731 días ha tenido que saber adaptar su día a día a las limitaciones que le imponen las lesiones "con mucho esfuerzo y la ayuda de su familia", pero aún así hay tareas que no puede hacer, pues "no puede coger peso y el brazo no lo puede mover". Además, ella estaba plenamente dedicada al cuidado de su hermana para lo que ahora "necesita también ayuda", dice su abogado.

Precisamente, el demostrar esta inutilidad del brazo es lo que ha demorado la vía judicial hasta el punto de que dos años después, las dos personas detenidas por estas lesiones aún estén sin juzgar. "Nosotros pedimos cinco años de prisión para los dos acusados, por un delito de lesiones y otro de omisión del deber de socorro", pues los dos jóvenes se dieron a la fuga, en un BMW, cuando vieron lo que el cohete que habían lanzado había impactado a una mujer. Poco después fueron detenidos muy cerca del lugar de los hechos, en Ramón y Cajal. El fiscal pide para ellos tres años de cárcel, ya que sólo le imputa un delito de lesiones.

López-Masjuán recuerda, como corroboran las pruebas practicadas por especialistas de la Policía Nacional, que el cohete "fue lanzado en posición horizontal y no vertical, y en dirección hacia un parque, donde había niños jugando, con el consecuente peligro". Por eso, el letrado ha sostenido siempre la "intencionalidad", pues lanzando de esa forma el artefacto "se corre el riesgo de que impacte a alguien. Riesgo que asumieron y lamentablemente ocurrió". Por el contrario, la defensa de los jóvenes ha venido reiterando que fue un hecho "accidental".

Para María Isabel y su familia "la gamberrada" de unos jóvenes (uno de ellos tenía 25 años en el momento de los hechos) le ha costado "muy cara". Por eso, su letrado ha pedido "más control por parte de la Policía Local", pues aunque sólo hay siete establecimientos autorizados a la venta de petardos y cohetes, "en estas fechas es fácil encontrarlos en muchos sitios".

López-Masjuán no sólo se conforma con el control estricto, sino que pide que se intensifiquen las campañas de concienciación, "que se conozca bien el peligro y el daño que se puede provocar por jugar con estos artefactos". Es más, él asegura que "jugar con petardos es como llevar un arma" porque un mal uso "puede traer consecuencias muy negativas".

Él espera que una "sentencia ejemplarizante" en este caso sirva para que muchos chavales, algunos incluso menores", "se lo piensen antes de jugar con un petardo o un cohete de varilla, mucho más peligroso", porque "pueden dañar o matar a alguien y terminar en la cárcel". Ahora, tras una larga instrucción, "que pudo ser más breve", sólo confía en que el caso llegue pronto a un juzgado de lo Penal y se fije pronto el juicio.

  • 1