martes, 15 octubre 2019
04:12
, última actualización
Cultura

'La Inmaculada' de Velázquez llegará hoy a Sevilla

No hay experto que, a día de hoy, rechaze frontalmente la autoría de Velázquez en la bellísima Inmaculada Concepción que llega esta tarde a Sevilla procedente de Suiza. El cuadro adquirido por Focus para su Centro Velázquez, sin embargo, despierta un profundo debate sobre su autoría. Aquí explican los especialistas sus disquisiciones.

el 15 sep 2009 / 22:26 h.

No hay experto que, a día de hoy, rechaze frontalmente la autoría de Velázquez en la bellísima Inmaculada Concepción que llega esta tarde a Sevilla procedente de Suiza. El cuadro adquirido por Focus para su Centro Velázquez, sin embargo, despierta un profundo debate sobre su autoría. Aquí explican los especialistas sus disquisiciones.

El joven Diego de Silva y Velázquez y Alonso Cano de Almansa, apenas dos años menor, "fueron discípulos de Francisco Pacheco al mismo tiempo en Sevilla; los dos entonces jóvenes pintores compartían hasta el mismo bote de pintura y los mismos pinceles". Esta recreación del ambiente artístico de la Sevilla del XVII, realizada por el profesor Alfonso Pérez Sánchez, director emérito del Prado, ejemplifica muy bien la delgadísima línea que puede separar las atribuciones que, más de cuatro siglos después, los expertos otorgan a las obras de arte.

En el caso de la Inmaculada Concepción que acaba de adquirir la Fundación Focus-Abengoa para su Centro Velázquez, se han invertido las opiniones de estos especialistas, cuyos veredictos de obras que nunca llegaron a ser firmadas determinan el futuro de un cuadro, su valor en el mercado y su interés mediático y museístico.

Jonathan Brown. De este modo, el renombrado Jonathan Brown, profesor de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y una de las voces más autorizadas en la obra del genio sevillano, es uno de los más acérrimos defensores de la autoría de Velázquez en esta desconocida Inmaculada, que afirma haber sido pintada en sus años de formación entre 1616 y 1618. "Es una auténtica obra de Velázquez y no veo a Alonso Cano en ella", ha explicado Brown que, sin embargo, nunca ha llegado a publicar en un ámbito científico sus conclusiones al respecto. Lo más curioso, no obstante, de esta defensa es que ha sido precisamente el profesor Brown el que, reiteradamente, se ha mostrado contrario a la autoría de Velázquez en Santa Rufina, el cuadro icono de Focus, defendido hasta la saciedad por su asesor científico, Benito Navarrete.

José López Rey. Este respetado estudioso velazqueño y uno de los historiadores del arte con más influencia de todo el país ha fallecido. Sin embargo, conoció la Inmaculada Concepción antes de morir, sobre la que en un principio se mostró escéptico en la autoría de Velázquez. Sin embargo, según asegura su empresa editora, el Wildenstein Institute, López Rey habría rectificado su parecer, pidiendo "que se incluyera ese cuadro en caso de que se hiciera una nueva edición de su catálogo razonado de Velázquez", sin duda alguna el inventario de piezas del genio sevillano más prestigioso del mundo.

Zahira Veliz. Experta en pintura antigua española, fue la encargada de la restauración de este cuadro, un trabajo que duró más de tres meses y que le llevó a tomar las siguientes conclusiones: "Es exactamente la obra de un maestro. Los trazos del dibujo, las correcciones que se pueden encontrar en las radiografías no ofrecen la menor duda. Es el trazo perfecto, seguro, de Velázquez, que probablemente la pintó hacia 1619-1620. La utilización de los tonos marrón tierra, no sólo en el cielo, sino en la propia túnica de la Virgen, es una técnica muy velazqueña, de esa primera etapa de juventud".

Alfonso Pérez Sánchez. El director emérito del Museo del Prado, asesor científico del Centro Velázquez de la Fundación Focus y mentor del profesor sevillano Benito Navarrete, es el único de esta lista que se posiciona como defensor de la autoría de Alonso Cano. "Yo estoy convencido de que esta Inmaculada Concepción fue pintada por Cano porque guarda una estrecha relación, tanto en la figura, como en la composición y el colorido, con otras Inmaculadas Concepciones que pintó Cano a lo largo de su vida, e incluso con sus esculturas del mismo tema, más que con las que hizo Velázquez".

El interés mediático y científico sobre esta pieza, pues, está servido. Mientras, Benito Navarrete es partidario "de respetar la opinión de los dos sectores de expertos". "Lo que es indiscutible", explicó el director del centro, "es que esta obra de arte tiene un valor incuantificable".

  • 1