viernes, 24 septiembre 2021
10:28
, última actualización
Local

La nueva plaza de abastos ultima los trámites para acoger a sus inquilinos

El nuevo mercado sólo está a falta de que sea ocupado por los comerciantes. El pleno municipal aprueba esta tarde el pliego de cláusulas para instalar los 32 puestos con los que contará la plaza de abastos, que irá en el antiguo edificio de Sevillana Endesa. El PA pedirá que se prime la antigüedad al conceder los puestos.

el 15 sep 2009 / 20:02 h.

TAGS:

El nuevo mercado sólo está a falta de que sea ocupado por los comerciantes. El pleno municipal aprueba esta tarde el pliego de cláusulas para instalar los 32 puestos con los que contará la plaza de abastos, que irá en el antiguo edificio de Sevillana Endesa. El PA pedirá que se prime la antigüedad al conceder los puestos.

De momento, los comerciantes que se ubican en el antiguo mercado de la calle Gandul ya han tenido la oportunidad de visitar el edificio y ver de primera mano cómo son los puestos que ocuparán dentro de poco. Tras esta visita, han manifestado su deseo de trasladarse "lo más pronto posible" al nuevo mercado, pero con la reserva de que todavía desconocen en qué condiciones podrán acceder a estos puestos, ya que hasta el momento el equipo de Gobierno municipal todavía no las ha dado a conocer.

En este sentido, el portavoz del PA, Francisco Rubio, explicó que su grupo pedirá en el pleno municipal que en el pliego de condiciones para acceder a un puesto del mercado "se recoja la trayectoria de los actuales comerciantes", con objeto de dar prioridad o más facilidades a la hora de acceder a las instalaciones.

El nuevo mercado cuenta con dos plantas que albergarán un total de 32 puestos que, unido a los espacios de ocio, la terraza y el parking subterráneo pretende conformar un modelo diferente de plaza de abastos. Entre sus bazas figura la dotación de este parking, con más de 200 plazas, que quiere mitigar las graves carencias para aparcar en el centro.

Retrasos. El responsable de Carpanel S.L., Juan Hurtado, encargado del proyecto de la obra, ha asegurado que los trabajos para la culminación del nuevo inmueble se han sufrido algunos retrasos debido a que "ha habido algunas complicaciones por estar situado en un espacio histórico, por lo que se ha tenido que desarrollar trabajos específicos de rehabilitación para preservar la estructura". A pesar de ello, el arquitecto se ha mostrado orgulloso con el trabajo realizado ya que "ha permitido crear una amplia superficie de puestos y dar la posibilidad de conectar el recinto con el proyecto colindante facilitando accesos peatonales".

Con un original código de colores, en la planta baja se ubican un total de 25 puestos, los dedicados a la carne y los ultramarinos -decorados con unos tonos anaranjados-, y los dedicados a las verduras -llevan las paredes en tonos verdes-. Esta planta de 724 metros cuadrados cuenta, además, con un vestíbulo que se crea con una cubierta ligera, con lucernarias a lo largo de los dos edificios principales y fachadas acristaladas en los laterales que permiten la entrada de luz.

Mientras tanto, la planta alta, a la que se accede por unas escaleras mecánicas, cuenta con una superficie total de 307 metros cuadrados y tiene siete puestos que se han construido con paredes en tonos azules, que se destinarán al negocio del pescado.

Almacenes. Los puestos son independientes unos de otros y cada cual lleva su toma de agua, de electricidad y su cámara correspondiente, que tendrá que ubicar y adquirir cada dueño del puesto. Otra de las ventajas del nuevo edificio está en el sótano donde se ha construido un almacén para cada uno de los puestos, un montacargas que comunica con las dos plantas superiores.

El presupuesto de ejecución de la obra es de 2,1 millones de euros. Según precisó la concejal de Comercio, Eva Cristina Hortelano, "con la actuación del mercado de abasto, unido al edificio comercial y el aparcamiento, se facilitará a los alcalareño la resolución de los servicios establecidos.

  • 1