miércoles, 02 diciembre 2020
08:11
, última actualización
Economía

Millones de europeos afrontan sin calefacción la brutal ola de frío

Millones de europeos tienen que enfrentarse a la peor ola de frío en dos décadas sin calefacción por la guerra del gas. Rusia y Ucrania continúan con su pelea, aunque ambos países se han comprometido con la UE a someter a verificación internacional su disputa. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 20:51 h.

Millones de europeos tienen que enfrentarse a la peor ola de frío en dos décadas sin calefacción por la guerra del gas. Rusia y Ucrania continúan con su pelea, aunque ambos países se han comprometido con la UE a someter a verificación internacional su disputa. La dependencia energética, en el punto de mira.

Las grandes superficies de media Europa se llenan en los últimos días de personas que buscan aparatos con los que combatir el crudo invierno a falta de calefacción. La guerra del gas entre Rusia y Ucrania, que ya ha afectado a varios países del continente, ha reavivado la alarma sobre la dependencia energética que la UE tiene del exterior, especialmente de Rusia, y la dificultad de poner fin a esta situación.

En plena ola de frío, drástica reducción del suministro de gas ruso hacia Ucrania a raíz de una disputa de precios entre ambos países inquieta en la UE, que compra a Rusia un 25% del gas natural que consume.

Bulgaria, que depende por completo de las importaciones rusas -que representan más del 90% de su consumo energético-, ha sido el país más perjudicado hasta ahora, pero Hungría, Rumanía, Grecia, Polonia, Rumanía, República Checa, Eslovenia, Eslovaquia, Austria, Alemania, Italia y Francia también han registrado recortes. La UE lo tiene difícil para terminar con su dependencia del exterior "debido a su escasez de recursos y su limitada capacidad de almacenamiento", indicó Marie-Helene Fandel, una analista del European Policy Centre, un centro de estudios con sede en Bruselas.

Del gas que la UE importa del exterior (un 60%), el 42% viene de Rusia, que envía el 80% de sus exportaciones a través de Ucrania y el 20% vía Bielorrusia. Rusia es también el principal proveedor de petróleo a la UE, con un 33% de sus importaciones, y de carbón, con un 26% de sus compras al exterior.

Los estados bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría y República Checa dependen de las importaciones rusas de gas en más de un 70%, mientras que otros como España, Irlanda y el Reino Unido no están tan expuestos a la crisis.

Observadores. Por otro lado, las autoridades de Rusia y Ucrania se han comprometido con la UE a someter a verificación internacional su disputa sobre el tránsito de gas ruso hacia países europeos, cuya interrupción ha creado ya en varios estados europeos una situación de emergencia. En Bulgaria, por ejemplo, millones de personas se preparaban ayer para pasar la segunda noche sin calefacción, con temperaturas de hasta 20 grados bajo cero.

El presidente de turno de la Unión, el checo Mirek Topolanek, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, anunciaron ayer ese compromiso contraído por los primeros ministros de Rusia y Ucrania, tras una serie de contactos telefónicos. "Es una luz al final del túnel", afirmó el primer ministro Topolanek, quien se expresó no obstante con extrema cautela sobre los resultados prácticos.

Según explicó, los dos máximos responsables europeos, la presidencia de turno checa y la CE han invitado a representantes de los monopolios estatales del gas de Rusia y Ucrania a una reunión "técnica" hoy en Bruselas, en la que se decidirán las condiciones del envío de la misión.

Se trata de comprobar a qué obedece la interrupción del flujo de gas ruso que debería transitar por Ucrania hacia Europa. Según Barroso, que habló tanto con el primer ministro ruso, Vladímir Putin, como con la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, ambas partes aseguran estar cumpliendo sus contratos.

  • 1