sábado, 24 octubre 2020
23:10
, última actualización
Deportes

Oliveira ya es jugador del Betis

Manuel Ruiz de Lopera cerró a las once y media de la noche de ayer, media hora antes de la finalización del plazo, el fichaje de Ricardo Oliveira como nuevo jugador del Betis a cambio de 8.977.000 euros por el 50% de su pase. Lo último que se desbloqueó, el finiquito del futbolista.

el 15 sep 2009 / 21:59 h.

Manuel Ruiz de Lopera cerró a las once y media de la noche de ayer, media hora antes de la finalización del plazo, el fichaje de Ricardo Oliveira como nuevo jugador del Betis a cambio de 8.977.000 euros por el 50% de su pase. Lo último que se desbloqueó, el finiquito del futbolista.

Ahora sí, Ricardo Oliveira es nuevo jugador del Betis para las próximas cuatro temporadas después de que cerca de la medianoche de ayer el conjunto bético y el Zaragoza llegaran a un acuerdo definitivo para el fichaje del brasileño. "He tenido que abrir un banco", dicen que afirmó Lopera a sus íntimos, esos que estuvieron todo el día de ayer trabajando en una operación aparentemente interminable y que sólo se desbloqueó después de que Lopera aceptara pagar 8.977.000 euros al Zaragoza por el 50% del pase del futbolista, y hacerlo además en efectivo según destacaban fuentes verdiblancas.

Oliveira debe llegar hoy a Sevilla, aunque no se sabía a última hora de ayer si acudiría esta tarde al Ruiz de Lopera.

Todo un culebrón. Fue en el pasado mes de diciembre cuando Francisco Chaparro le puso encima de la mesa a Lopera una lista con los delanteros con los que deseaba reforzar el equipo en el actual mercado de invierno. En el número uno de esa lista se encontraba Oliveira, atacante que reunía todas las condiciones que los técnicos (entrenadores y dirección deportiva) consideraban necesarias para el equipo. Rapidez, desborde, verticalidad y gol son los avales de este futbolista que regresa al Betis después de su marcha el verano de 2006. Por el camino quedaron intentos como los de Hugo Almeida, Zigic, Balotelli u Obinna.

Oliveira llegó al Betis en el verano de 2004. Curiosamente ya fue pretendido en el verano de 2003, con Víctor Fernández en el banquillo, pero el Valencia anduvo más rápido y se lo llevó. Un año después, Oliveira había marcado 8 goles en 21 encuentros y Lopera y Serra Ferrer, entonces hermanados por el bien del Betis, insistieron en el fichaje del brasileño. Cuatro millones de euros costó entonces al Betis el pase de Oliveira y el resultado fue espectacular. Primero, porque abanderó un equipo magnífico que conquistó la Copa y se metió en la Liga de Campeones (23 goles en 37 encuentros) y en segundo lugar porque un año después tras una tremenda lesión en la rodilla, Lopera lo vendió al Milan después de una cesión al Sao Paulo por 17,5 millones y Vogel (aquel suizo que vino al Sevilla a divertirse).

Tras su paso por Milan y Zaragoza, Oliveira regresa al Betis para ser el revulsivo que necesita el conjunto verdiblanco en esta aciaga temporada. La afición ya tiene a su ídolo.

  • 1