Menú
Local

Un calefactor calcina un piso de estudiantes cerca de la Macarena

Completamente calcinado, excepto la cocina. Así quedó un piso de estudiantes de la cuarta planta del número 10 de la calle Otoño, que ardió en la mañana de ayer.

el 15 sep 2009 / 20:17 h.

TAGS:

Completamente calcinado, excepto la cocina. Así quedó un piso de estudiantes de la cuarta planta del número 10 de la calle Otoño, que ardió en la mañana de ayer. Las primeras hipótesis, realizadas por bomberos y policías, señalan a un calefactor eléctrico como causante del incendio, encendido durante toda la noche en una habitación.

Los intensos ladridos de un perro, que regresaba a casa junto a su amo después del primer paseo de la mañana, y un fuerte olor a quemado generaban el pánico en el bloque de vecinos situado en el número 10 de la calle Otoño -paralela a la avenida de San Lázaro, cerca de la Macarena- a las 8.00 horas de ayer.

Restos de cristales y persianas caídas en la calle y las huellas negras de las llamas, que tiznaban el descansillo y la terraza del inmueble, indicaban la dimensión de un incendio originado en la cuarta planta del edificio. "Y pudo ser peor", como manifestó el presidente de la comunidad, José Manuel González, visiblemente nervioso.

El sobrecalentamiento de un calefactor eléctrico, encendido durante toda la noche en una de las habitaciones de un piso de estudiantes -según la Policía Local-, provocó un incendio en la letra c de la última planta del bloque, cogiendo por sorpresa a tres chicas jóvenes que dormían en el momento del inicio de las llamas.

El fuego se propagó de inmediato por toda la vivienda, dejándola completamente calcinada, aunque no alcanzó de lleno a la cocina, que fue lo único que se salvó. La rápida actuación de los 18 efectivos desplazados hasta el lugar, entre bomberos, 061, Policía Local y agentes del Cuerpo Nacional de Policía, propició la pronta evacuación de las chicas, contabilizándose sólo daños materiales.

El piso, en el que viven cuatro chicas estudiantes, es propiedad del padre de dos, que son hermanas.

Ambas se encontraban en el interior de la vivienda, la tercera era una amiga que se había quedado -ocasionalmente- a pasar la noche con ellas, pero que no vivía habitualmente allí. Las dos restantes se encontraban fuera cuando se produjo el siniestro. Los servicios de emergencia prestaron atención a una de las afectadas, con quemaduras y heridas superficiales en la cara y en las manos, y fue trasladada al hospital Virgen Macarena. Mientras, las otras dos fueron al mismo centro al precisar oxígeno por inhalación de humo.

El presidente, junto a un vecino más, se encargó de informar al vecindario de lo ocurrido. Sin embargo, el nerviosismo era evidente en él, que explicaba desde la calle los desperfectos provocados por el fuego en la fachada del bloque. "Mira como ha quedado la terraza y la ventana de una de las habitaciones. Las llamas han estado a punto de llegar a la tubería del gas. Hemos estado a punto de saltar todos por los aires".

  • 1