CONTENIDO PATROCINADO

¿Es necesario hacer cardio si voy al gimnasio?

  • ¿Es necesario hacer cardio si voy al gimnasio?

En el mundo del fitness y del ejercicio físico, una pregunta común entre los fans del gimnasio es si es necesario incorporar el cardio en sus rutinas. Aunque el objetivo principal pueda estar en el entrenamiento de fuerza, integrar ejercicios cardiovasculares puede ofrecer beneficios todavía mayores. Sin embargo, para maximizar estos beneficios y minimizar las posibles interferencias, es básico entender el concepto del entrenamiento concurrente.

Entrenamiento concurrente: equilibrio entre fuerza y resistencia

El entrenamiento concurrente es aquel que logra la combinación de ejercicios de fuerza y resistencia en un mismo programa de entrenamiento​​. Si bien puede parecer la estrategia perfecta para mejorar la condición física general, es importante considerar los pros y contras de combinar estos métodos. Pero antes de seguir avanzando, es necesario conocer cuál es el fenómero de la interferencia. Podemos describirlo cómo diferentes estímulos físicos en el mismo programa que pueden limitarse o perjudicarse mutuamente​​. El entrenamiento de fuerza se enfoca en adaptaciones neuromusculares, mientras que el entrenamiento de resistencia, como correr una larga distancia, se centra en adaptaciones cardiovasculares​​.

El entrenamiento concurrente no debe sustituir a otra rutina de ejercicios del gimnasio, pero sí puede complementarlo. Se trata de un tipo de entrenamiento muy recomendable que aportará gran cantidad de beneficios al que ya hagamos de manera habitual.

Factores que marcan un entrenamiento concurrente

Debemos tener en cuenta una serie de pautas para que el entrenamiento concurrente nos aporte los mayores beneficios, que no son precisamente pocos.

En primer lugar, el orden en que se realizan los ejercicios determina su efectividad. Los ejercicios realizados primero reciben mayor enfoque o concentración, pudiendo limitar los que siguen​​. Por eso, debemos tener muy claro por dónde vamos a empezar. Igualmente, la realización de ejercicios de resistencia antes de los de fuerza puede ser un limitante en las adaptaciones de hipertrofia y de la propia fuerza.

Por supuesto, en cualquier rutina de entrenamiento el descanso entre estímulos series va a influir de manera efectiva en el entrenamiento, no respetar estos periodos es un error de principiantes que no lleva más que a no aprovechar bien en entrenamiento y a aumentar la posibilidad de lesiones.

También tenemos tener en cuenta cuál es nuestra condición física de manera previa. Si estamos a un alto nivel, vamos a requerir ejercicios más concretos, y esto puede llevar a un aumento de la interferencia. Pero en la realización de un entrenamiento concurrente debidamente pautado se perfila como un complemento perfecto a las propias rutinas que ya hagas en el gimnasio.

¿Cuáles son los beneficios del entrenamiento concurrente?

Integrar el entrenamiento concurrente en tu rutina tiene una serie de beneficios asociados. Estos son los principales:


Ahorro de tiempo: si combinamos entrenamiento de fuerza y resistencia, se puede reducir el tiempo total de entrenamiento​​. Es decir, empleamos, menos tiempo y es más efectivo.
Pérdida de grasa corporal: cuando realizas estos entrenamientos combinados la pérdida de gracia corporal se acentúa. Ideal para quienes deseen poner su cuerpo a punto en un tiempo razonable.
Efectos de interferencia limitados: estos efectos no afectan igualmente a todos los grupos musculares, siendo menos significativos en la parte superior del cuerpo​​.

¿Necesito el cardio en el gimnasio?

Aunque no es estrictamente necesario, el cardio ofrece beneficios complementarios al entrenamiento de fuerza. La integración de ejercicios cardiovasculares puede ayudar en la pérdida de grasa, mejorar la resistencia cardiovascular y contribuir a una mayor eficiencia en el uso de la energía.

Cómo integrar cardio y fuerza para sacar el máximo provecho

Evita el típico error de querer hacerlo todo de golpe, para ello debemos hacer una planificación cuidadosa que asegure que el cardio no interfiera con los objetivos marcados en el entrenamiento de fuerza. Para ello, si tu objetivo principal es aumentar la fuerza, realiza ejercicios de este tipo antes de los de cardio. Además, debes realizar un cuidado, se ajuste entre la intensidad y duración, algo a lo que pueda ayudarte tu entrenador personal. Así evitarás el agotamiento y podrás aprovecharte al máximo de todos los beneficios que conlleva entrenar de esta forma. Igualmente, debes diversificar los tipos de cardio para encontrar aquel que mejor se adapta a tus necesidades y estilo de entrenamiento. Tienes muchas opciones a tu disposición.

El entrenamiento concurrente es el complemento perfecto que puede ayudarte a mejorar de manera notable tu forma física y tu salud. Cuando se integran el cardio y el entrenamiento concurrente, estamos apostando por un enfoque holístico y equilibrado en nuestros entrenamientos. Es una manera de sacar el máximo provecho a todo lo que haces.

No cabe duda de que todo lo que hagas por tu cuerpo va a tener una mejora notable en tu estado de salud general, haciendo que te conviertas en alguien con menor tendencia a cansarse, a tener un buen estado de forma y a disfrutar de todas las ventajas de un estilo de vida saludable. A medida que vaya integrando el entrenamiento concurrente en tu rutina de ejercicios, verás que los beneficios no se hacen esperar.

Comparte