Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
El autor es ninguno
Actualizado: 23 nov 2023 / 19:06 h.
  • Foto: EFE
    Foto: EFE

Los sindicatos han desconvocado la huelga en Renfe y Adif que debía arrancar mañana, viernes, y por la que se iban a suspender unos 1.550 trenes, después de alcanzar un acuerdo con el Ministerio de Transportes.

Así lo han confirmado este miércoles a EFE fuentes de ambas partes, que han puntualizado que el acuerdo todavía debe ser tratado con más detenimiento con las empresas implicadas y firmado, pero los que los sindicatos ha decidido desconvocar los cinco días de huelga que habían planificado.

Los trabajadores de Renfe y Adif estaban convocados a una huelga de cinco días que empezaba esta medianoche contra la segregación de ambas empresas por el acuerdo para transferir a Cataluña Rodalies (Cercanías de esta comunidad autónoma) y la privatización de Mercancías.

Además de este viernes, los paros estaban convocados para los próximos 30 de noviembre, 1, 4 y 5 de diciembre, coincidiendo estos últimos con el puente de la Constitución, lo que ha obligado a cancelar casi 1.550 trenes de media y larga distancia y alta velocidad y otros 990 de mercancías.

Los Comités Generales de Empresa de Renfe y Adif (SEMAF, CCOO, UGT, SCF, CGT y SF) decidieron llevar a cabo estas movilizaciones a principios de noviembre, después del acuerdo alcanzado entre el PSOE y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para la transferencia del servicio de Rodalies, y la elección por parte de Renfe de un socio estratégico para el negocio de mercancías.

En virtud del acuerdo de Rodalies (Cercanías de Cataluña), la plantilla, así como las infraestructuras y vehículos pasarán a pertenecer a una tercera empresa con la Generalitat como socio mayoritario, con la finalidad de segregar la operación y la infraestructura de la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG), señalan los sindicatos.

Los comités de Renfe y de Adif se oponen a la segregación de ambas empresas porque va en contra de los derechos de los trabajadores, que dejarían de estar amparados por los convenios colectivos de ambas empresas, y la salida de la operación y las infraestructuras (vías y estaciones) de la RFIG, que pasaría a un modelo regional fuera del sistema europeo.