Medicina
  • Esto es lo que debes considerar para escoger un buen cirujano plástico

Una cirugía estética es una decisión muy importante en nuestra vida, por lo que tener dudas al momento de escoger al profesional de la salud es muy frecuente. Nuestra elección tendrá un efecto en nuestra imagen, por lo que debemos elegir un cirujano acreditado que nos genere confianza en todo momento.

Antes de iniciar de lleno en las claves para escoger tu cirujano, debes tener en cuenta la situación actual posterior a la pandemia; aunque se haya levantado la cuarentena, es importante que no dejes de emplear los mecanismos para prevenir el contagio de Covid-19.

También debes asegurarte de que la clínica a la que acudirás, tenga sus propias medidas de prevención, como citas programadas, consultorios a los que se les realice asepsia después de la visita de cada paciente, personal y médicos con indumentaria adecuada, etcétera.

Si tu cirujano plástico cumple con esto, vas por buen camino. Aunque también debes tener en cuenta otras consideraciones más generales para asegurarte de estar tomando la elección correcta.

Tu cirujano debe contar con la acreditación necesaria

Éste es quizá un punto muy claro, pero a la vez, suele ser pasado por alto, y en algunos casos con resultados no muy buenos. Para asegurarte de estar ante un profesional, el mismo debe estar especializado en cirugía plástica, estética y reconstructiva.

Una forma sencilla de verificar esto es accediendo a la base de datos de la SECPRE, allí se encuentran todos los profesionales acreditados para ejercer la cirugía plástica en españa. En caso de que no se encuentre en el listado, es un buen momento para empezar a desconfiar.

Valora la relación médico/paciente

No solo es necesario para garantizar que se está haciendo una buena elección, sino que además, en muchos casos de esto dependerá el éxito de la intervención.

Como pacientes, debemos exponer nuestro caso con todo detalle, desde nuestras inquietudes hasta nuestras necesidades.

Por su parte, el cirujano debe prestar mucha atención y ser sincero en todo momento, explicar si será posible o no cumplir con las expectativas, y por supuesto, informar detenidamente acerca de la intervención y cuáles son sus recomendaciones. Pautas claves al momento de una operación estética.

Comprueba su experiencia y operaciones realizadas

Primero, y de la mano con el punto anterior, no te olvides de hacer todas las preguntas que consideres necesarias, recuerda que estás a punto de someterte a una operación estética y debes tener una respuesta para todas aquellas cuestiones que generan inseguridad.

Algunos cirujanos exhiben sus trabajos en internet, redes sociales y páginas webs, de esta forma tendremos grandes ejemplos de su historial profesional y de lo que el médico es capaz de hacer.

En ocasiones resaltan los casos más complejos, y si han hecho un gran trabajo podremos sentirnos más relajados al saber que actuará de la mejor manera ante cualquier posible complicación en medio de la intervención.

También debemos tener en cuenta la opinión de otros pacientes que previamente hayan pasado por la misma intervención con el mismo cirujano.

Las instalaciones son un reflejo de la calidad de su trabajo

Lo más importante es que la cirugía se lleve a cabo en una clínica que cuente con todos los recursos necesarios para intervenir en caso de que algo no salga según lo esperado en medio de la operación.

Por otra parte, también debe garantizar altos estándares de higiene y de seguridad, indispensables para que no existan complicaciones en el postoperatorio.

Algunos pacientes acostumbran a solicitar a su cirujano, información acerca de la clínica o el hospital, esto hace que se familiaricen con el espacio y les aporte algo de calma al saber que están en un ambiente profesional.

El documento de consentimiento no puede faltar

Toda clínica profesional te hará firmar un documento donde des tu consentimiento para ser sometido a la cirugía.

Sin embargo, antes de firmarlo, debes asegurarte de que todo el procedimiento previo haya estado a la altura, es decir, que hayas sido atendido por tu cirujano desde el primer momento, que se te han hecho estudios previos para comprobar tu estado de salud y que todas tus dudas hayan sido resueltas por completo.

Una vez hecho todo esto, estarás listo para entrar al quirófano y dejar que el médico haga su trabajo de forma eficaz.