Facebook Twitter WhatsApp Linkedin
Actualizado: 31 ene 2024 / 05:05 h.
  • Presentación del cartel de Salustiano para la Semana Santa de Sevilla
    Presentación del cartel de Salustiano para la Semana Santa de Sevilla

No hay duda de que la polémica del cartel de la Semana Santa de Sevilla, entregado por Salustiano García en formato de caja de luz, ha alcanzado dimensiones internacionales. Medios de comunicación de todo el mundo se han unido para ampliar el debate generado por el retrato de Horacio García, su hijo, que representa, según el artista sevillano, a un Jesús Resucitado “hermoso y puro” sobre fondo «rojo Salustiano».

En situaciones de revuelo informativo, no es la primera vez que el Consejo de Hermandades y Cofradías opta por el silencio como respuesta.

A nivel local, la polémica artística comienza a desinflarse, ya le queda poco recorrido. El proceso y el original se expondrán en la sede central de la Fundación Cajasol en Sevilla. El cartel funcionará como un anuncio, y por qué no, un reclamo en bares, comercios, puestos de mercados e incluso oficinas y redacciones.

¿Por qué guarda silencio el Consejo?

El Consejo se ha visto superado y, según múltiples voces del mundo cofrade consultadas por este medio, cobra fuerza la necesidad de profesionalizar la gestión y la comunicación de una institución que no logra adaptarse al siglo XXI y que maneja un presupuesto anual de cuatro millones de euros.

No es la primera vez que desde la calle San Gregorio muestran un perfil amateur en términos de las relaciones de la institución con los medios. Tampoco es la primera ocasión en la que el Consejo de Cofradías, en caso de polémicas, no realiza declaraciones. Así actuó, por ejemplo, sobre la queja del Gran Poder por tener que alargar su recorrido en la Madrugada.

Ahora, sobre el cartel firmado por Salustiano, el arzobispo no ha querido pronunciarse, tampoco el presidente del Consejo, Paco Vélez, pero al menos Sainz Meneses ha querido lanzar un mensaje: “Hay que centrarse en Cristo”, palabras trasladadas a través de su perfil oficial en Twitter, conocida su afición a las redes sociales.

¿Es el artístico el único motivo por el que Paco Vélez declina ofrecer declaraciones?

La reciente gestión del encargo y presentación del cartel de Salustiano García, que tuvo lugar el pasado sábado, ha dejado entrever -una vez más- tensiones en el seno del Consejo de Cofradías de Sevilla.

Fuentes cercanas a la Junta Superior y a la Asamblea de hermanos mayores ofrecen perspectivas diversas sobre las fisuras surgidas en el seno del Consejo y la erosión en la reputación de la institución agravada por esta polémica.

La situación actual supone, de facto, un paso atrás respecto a la declaración del presidente a su llegada al cargo en 2018. Entonces expresó: «Vengo a recuperar la confianza, el cariño y la autoridad moral de las hermandades y de la ciudad de Sevilla hacia esta institución, que hoy en día está falta de ello».

Pero la realidad es que hoy el lienzo original está en casa del pintor y será para su hijo, Horacio García, modelo en esta pintura; que el Consejo sólo cuenta en su poder con una copia de la obra en formato retroiluminado y que debe resolver cómo exponer esta pieza junto al imponente cartel de Daniel Franca, que lo precedió como cartelista para la Semana Santa de 2023.

«Un artista internacional nos ha desnudado, eso debería preocuparnos más que las interpretaciones sugeridas por el cartel», expresó un miembro de la asamblea de hermanos mayores que ha pedido mantener su anonimato.

Otro hermano mayor, que también ha pedido no comprometer su identidad, ha comentado a este medio que la situación se percibe como «una campaña de marketing perfecta, digna de estudio en la UPO (Universidad Pablo de Olavide)». Además, esta misma fuente, sugiere la necesidad de «revisar legalmente la situación de cara al futuro» de la gestión integral del Consejo.

Una fuente cercana al presidente Vélez va más allá: «No vamos a poner dos veces la misma mejilla si en el futuro el Consejo vuelve a tratar con un artista de renombre internacional. De esta experiencia, los primeros que han tomado buena nota son los pintores sevillanos».

La polémica ya roza el símil futbolero. «Vamos a pedir el VAR», bromea una fuente muy cercana a la institución que se encuentra fuertemente cuestionada estos días.