sábado, 23 octubre 2021
11:03
, última actualización
La vida del revés

Abucheos para Pedro Sánchez, ovación para el Rey

Image
12 oct 2021 / 15:05 h - Actualizado: 12 oct 2021 / 15:28 h.
"Opinión","La vida del revés","Pedro Sánchez","Rey Felipe VI"
  • Pedro Sánchez. / EFE
    Pedro Sánchez. / EFE

Antes y después del desfile militar del 12 de octubre celebrado en Madrid, los asistentes han abucheado a Pedro Sánchez, han pedido que dimita y alguno le ha insultado gravemente. Personalmente, me resulta desagradable que se utilice una jornada tan preciosa y tan evocadora como esta para intentar lavar trapos sucios, echarse las cosas en cara o montar el numerito por parte de unos y otros. Pero entiendo que estas cosas sucedan (los insultos sobraban y resultan obscenos cuando se gritan lejos de la barra de la tasca). Lo entiendo porque, hoy en el Paseo de la Castellana de Madrid, se celebraba lo que somos¸ nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro; se celebraba que somos un país extraordinario poblado por gente capaz de conseguir cualquier cosa que se proponga. Y si eso es lo que se celebraba hoy, ya me contarán cómo un presidente del Gobierno que coquetea con los que piensan justo lo contrario, un presidente del Gobierno que hipoteca el presente y el futuro de los españoles para garantizar el de los que quieren una España quebrada, un presidente sectario que parece representar solo a una parte de la sociedad (la que le vota); ya me contarán, decía, cómo justifica su presencia en el acto. ¿Cómo puede presentarse a celebrar la Hispanidad el mismo que pacta con los que apoyan a los asesinos de militares, guardias civiles o policías? ¿Cómo puede ser que el presidente del Gobierno español se siente con los que hoy no han tenido la decencia de asistir al acto sin excusa alguna?

Los soldados que han desfilado por el Paseo de la Castellana madrileño son los mismos que han rescatado a más de 2.000 personas en Kabul y Pakistán; son los mismos que nos ayudaron a superar Filomena, los incendios que asolan España y que trabajan sin descanso en estos instantes para que los daños sean los menos posibles en La Palma. Los guardia civiles y policías nacionales son los mismos que han velado por nuestra seguridad durante la pandemia, los que cada día trabajan para que España sea un país seguro y próspero. Han desfilado en Madrid las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que son nuestro máximo orgullo. En este momento, más de 2.000 hombres y mujeres militares sirven en misiones humanitarias y de paz repartidas por todo el mundo. Y eso es muy importante para millones de españoles que votan de forma diferente, que entienden la realidad de forma diferente, que piensan de forma diferente, pero que se sienten españoles hasta la médula de la misma forma.

Pedro Sánchez ha sido abucheado porque parece que lo prioritario es su presidencia y no la unidad de España, porque trata de blanquear lo que fue el terrorismo en España para poder pactar de forma cómoda con sus sucesores en el País Vasco, porque entrega los fondos de todos para que se beneficien los que no se consideran iguales al resto. Sea como sea, el Día de la Hispanidad no debe ser momento de disputas y malos modos; hay que dejar las cosas claras en las urnas; no hay que pedir dimisiones sino desalojar con los votos. Las reglas del juego son estas y no las podemos perder de vista; ni eso ni los modales.

No hace falta decir que los aplausos y vítores a favor de Felipe VI contrastan con todo lo demás. Y es que representan dos formas antagónicas de pensar un país.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla