Menú
La vida del revés

Amancio Ortega, Pedro Sánchez y el impuesto para las grandes fortunas

Image
27 sep 2022 / 16:31 h - Actualizado: 27 sep 2022 / 17:01 h.
"Opinión","Impuestos","La vida del revés","Pedro Sánchez","Amancio Ortega"
  • Amancio Ortega, Pedro Sánchez y el impuesto para las grandes fortunas

Según este Gobierno, los ricos son los causantes de todos los problemas de este mundo, los bichos malos que nos traen por la calle de la amargura, los monstruos que pisotean la dignidad de las personas. Y, por eso, van a crear un impuesto a las grandes fortunas. Para ellos, por ejemplo, un empresario que ha arriesgado y sigue poniendo en juego su patrimonio para generar empleo y riqueza para el país, es un delincuente sin escrúpulos. Para este Gobierno los ricos merecen ser castigados. ¿Todos los males del mundo son causados por los ricos? ¿No serán los políticos los que generan problemas a todo crear y son parte de todos y cada uno de ellos?

Lo primero que debemos preguntarnos es quién es rico, dónde ponemos el límite. ¿Un millón de euros? ¿Pablo Iglesias e Irene Montero son ricos (o lo fueron antes de separarse)? ¿Heredar un piso que hace 50 años costó una miseria y hoy, por cosas del destino, se ha revalorizado y tiene un valor importante, te hace rico? ¿Qué es ser rico?

El impuesto se ha planteado con una duración de dos años prorrogables y entraría en vigor el próximo mes de enero. Si la guerra no acaba, durará un poquito más y con él se trata de sufragar los gastos originados por la crisis energética. Afectará al 1 por ciento de los contribuyentes. Eso si no se van de España puesto que será un impuesto sin igual en toda Europa.

Ya existe el impuesto de Patrimonio que gestionan las Comunidades Autónomas y eso significaría que la nueva carga impositiva sería, casi seguro, inconstitucional. Pero a nuestro Gobierno le da igual. Lo importante es señalar y fracturar la sociedad, crear enemigos identificables para que, así, la atención se centre en otros y no en ellos.

Ese nuevo impuesto no arreglará nada; es posible que la nueva tasa empeore todo. Si al inversor, si al capital, se les persigue, terminan huyendo y eso no es bueno para España. Tener dinero no convierte a las personas en seres mezquinos o malignos. Existen pobres muy perversos y ricos que dedican grandes esfuerzos a echar un cable. Para ilustrar todo esto, un ejemplo: Si Amancio Ortega dona una millonada a la Seguridad Social es un rico malo y debemos hacer lo posible para arruinarle; si Pedro Sánchez dona una millonada (impuestos que hemos pagado entre todos) a la fundación de uno de los tipos más ricos del planeta es un héroe y un presidente maravilloso. Ese es el nivel y explica eso de los ricos malos, de la injusticia que supone que existan empresarios y esas idioteces. La pregunta es ¿quién es el mezquino al donar? Pues eso.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos